Samantha Vallejo-Nágera

AR - - SUMARIO - Tex­to: SONIA MURILLO

Nos des­cu­bre su par­ti­cu­lar uni­ver­so.

Em­pre­sa­ria des­de los 25 años, co­ci­ne­ra, im­pli­ca­da en cau­sas be­né­fi­cas, pre­sen­ta­do­ra, ‘it wo­man’ y, so­bre to­do, ma­dre. La chef Samantha Vallejo-Nágera nos abre las puer­tas de su uni­ver­so per­so­nal y nos des­ve­la al­gu­nos de los se­cre­tos que le per­mi­ten lle­var su fre­né­ti­co rit­mo de vi­da.

Em­pe­zó co­ci­nan­do pae­llas en Nue­va York y hoy es la due­ña de uno de los ca­te­ri­ngs más pres­ti­gio­sos de nues­tro país, Samantha de Es­pa­ña. Es di­ver­ti­da, no tie­ne com­ple­jos y es in­ca­paz de es­tar un mi­nu­to sin ha­cer na­da. Samy, co­mo la lla­man en ca­sa y sus com­pa­ñe­ros de la te­le, se co­ló en nues­tras ca­sas gra­cias a Ca­nal Co­ci­na y, so­bre to­do, a su par­ti­ci­pa­ción co­mo ju­ra­do en el ta­lent show cu­li­na­rio más du­ro del mun­do: Mas­te­rChef. Den­tro de po­co, vol­ve­re­mos a dis­fru­tar de sus afi­la­das crí­ti­cas en la nue­va ver­sión del pro­gra­ma que pre­pa­ra RTVE, es­ta vez con fa­mo­sos en los fo­go­nes. Mien­tras tan­to, aca­ba de lan­zar su pro­pia web de es­ti­lo de vi­da, es­tre­na ca­nal en You­tu­be y pre­sen­ta un nue­vo li­bro so­bre su mé­to­do de or­ga­ni­za­ción. Por­que si Samantha tie­ne una ma­nía, es el or­den. Con cua­tro ni­ños pe­que­ños en ca­sa la dis­ci­pli­na es pri­mor­dial. Y en su aje­trea­da tra­yec­to­ria, la chef ha vi­vi­do en paí­ses co­mo Fran­cia, Ita­lia, In­gla­te­rra y EE.UU., pe­ro sus raí­ces es­pa­ño­las son más po­de­ro­sas: “Siem­pre que he es­ta­do fue­ra he in­ten­ta­do lle­var allí nues­tra cul­tu­ra, por­que creo que don­de me­jor se vi­ve es aquí. Me gus­ta el cli­ma, la gas­tro­no­mía, la ac­ti­tud po­si­ti­va que hay”. Y es que a Samantha le gus­ta ro­dear­se de co­sas di­ver­ti­das y sin­gu­la­res.

1 “Soy una mu­jer muy fa­mi­liar. Los míos son mi prio­ri­dad”

Samantha no con­ci­be un día ideal sin pa­sar, al me­nos unas ho­ras, con sus cua­tro hi­jos: Cloe (12); Pe­dro (11), Pa­trick (8) –al que to­da la fa­mi­lia lla­ma Ros­cón por­que na­ció el 5 de enero, “y con sor­pre­sa”, co­mo ex­pli­ca su ma­dre re­fi­rién­do­se al sín­dro­me de Down– y Die­go (5): “Nos ve­mos muy po­co, pe­ro cuan­do nos ve­mos es­ta­mos su­per­con­ten­tos. Me gus­ta ha­cer mu­chas co­sas con ellos: nos va­mos a sal­tar a la ca­ma elás­ti­ca o a ju­gar en los to­bo­ga­nes cuan­do ha­ce buen tiem­po; y en in­vierno a es­quiar, a la nie­ve, a la mon­ta­ña... Me gus­ta ju­gar con ellos, ver una pe­lí­cu­la, dar un pa­seo, ir a la pla­ya, can­tar, bai­lar, mon­tar en bi­ci y lle­vár­me­los al cam­po. Siem­pre es­ta­mos ac­ti­vos. Me pon­go his­té­ri­ca si los veo ju­gar con ma­qui­ni­tas o mu­cho ra­to en la te­le –nos cuen­ta la chef–. Los ni­ños me han cam­bia­do la vi­da. Pa­ra mí, es­tar con ellos es lo má­xi­mo”, con­clu­ye.

2 “La or­ga­ni­za­ción es muy im­por­tan­te en mi vi­da”

Samantha tie­ne mu­chos fren­tes abier­tos en ca­sa y en el tra­ba­jo. To­do ello re­quie­re de una gran ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción: “Ne­ce­si­to la ayu­da de gen­te ma­ra­vi­llo­sa en la que con­fío ple­na­men­te pa­ra lle­gar a to­do sin vol­ver­me lo­ca. Con cua­tro ni­ños y tan­to tra­ba­jo, se­ría im­po­si­ble ha­cer­lo so­la. En mi nue­vo li­bro, Fór­mu­la Samantha (Ed. Co­nec­ta) lo ex­pli­co mu­cho me­jor”.

3 “Me gus­tan los pla­tos sen­ci­llos y sa­nos”

“Mis hi­jos han ido a los cam­pa­men­tos de Mas­te­rChef y es­tán co­mo lo­cos con la co­ci­na, así que les en­se­ño co­sas, les co­rri­jo... La ba­se de la gas­tro­no­mía es­tá en una bue­na ali­men­ta­ción, y eso es al­go que les he in­cul­ca­do des­de pe­que­ños. Han ve­ni­do ha­cien­do re­ce­tas com­pli­ca­dí­si­mas. Lo mío es más nor­mal, yo ha­go co­mi­das sen­ci­llas y sa­nas: bue­nas en­sa­la­das, sal­sas, gui­so­tes y arro­ces”.

4 “Con mi nue­va web quie­ro acer­car­me más a la gen­te que me si­gue”

Samantha aca­ba de es­tre­nar nue­va web, sa­mant­ha­va­lle­jo­na­ge­ra.com. “En ella hay mu­cha co­ci­na, mu­cho uten­si­lio... y tam­bién una par­te de so­li­da­ri­dad que se lla­ma Down Adicts, en la que tra­to de orien­tar a los pa­dres con­tan­do có­mo fue mi ex­pe­rien­cia cuan­do na­ció mi hi­jo Ros­cón. La web tam­bién tie­ne una tien­da on­li­ne con co­sas di­ver­ti­das de co­ci­na y pie­zas que me lla­man la aten­ción, co­mo unos pen­dien­tes que hacen unos ar­te­sa­nos de Cá­ce­res”.

5 “Ad­mi­ro mu­cho al chef Ja­mie Oli­ver”

“Co­mo yo, es­te chef bri­tá­ni­co tie­ne un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, que es de co­ci­na tra­di­cio­nal y di­ver­ti­da. Otra de las per­so­nas que me ins­pi­ran es la es­ti­lis­ta y de­co­ra­do­ra ame­ri­ca­na Mart­ha Ste­wart, por­que ha sa­bi­do co­nec­tar con la gen­te y trans­mi­tir un es­ti­lo de vi­da muy per­so­nal”. Fue­ra de los fo­go­nes y de la te­le­vi­sión, la per­so­na a la que más ad­mi­ra es su ma­dre, “aun­que las dos te­ne­mos mu­cho ca­rác­ter y siem­pre cho­ca­mos, pe­ro lo he apren­di­do to­do de ella”.

6 “Me en­can­ta la co­ci­na asiá­ti­ca”

Uno de mis res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos es Gin­ger­boy, en el que ofre­cen co­ci­na tai­lan­de­sa con fu­sión. Es­tá en la pla­za de Ola­vi­de, en Ma­drid. Sin em­bar­go, mis res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos son Et­xe­ba­rri y El­kano, en el País Vas­co”.

7 “Me gus­tan mu­chos los per­fu­mes: lle­vo usan­do el mis­mo to­da la vi­da”

“Los olo­res que más me atraen son los del cam­po: el ai­re li­bre, el to­mi­llo, la la­van­da, el ro­me­ro... los aro­mas na­tu­ra­les a fru­ta y, tam­bién, los sin­té­ti­cos bien he­chos. Des­de que me fui a vi­vir a Fran­cia so­lo uso Mu­rê et Musc, de L’Ar­ti­san Per­fu­meur”.

8 “Pa­ra re­la­jar­me me voy a Pe­dra­za, en Se­go­via, los fi­nes de se­ma­na"

“Yo tam­bién me es­tre­so, co­mo to­do el mun­do. Ha­cer yo­ga me ayu­da mu­cho, pe­ro tam­bién me pa­re­ce muy im­por­tan­te sa­ber des­co­nec­tar. Me voy al cam­po los fi­nes de se­ma­na, a mi ca­sa

de Pe­dra­za, y me ol­vi­do de to­do. Sal­go con los ni­ños al cam­po, co­ci­na­mos, pre­pa­ra­mos la me­sa y lue­go nos pa­sa­mos ho­ras char­lan­do. Es lo me­jor pa­ra ol­vi­dar­se de to­do”.

9 “Prac­ti­co mu­chos ti­pos de de­por­te”

A Samantha le en­can­ta cui­dar­se y con­fie­sa que si al­gún día se sal­ta su ru­ti­na, se sien­te “al re­vés”: “Ha­go mu­chos de­por­tes di­fe­ren­tes, des­de lo más light has­ta otros más in­ten­sos: yo­ga, pi­la­tes, hi­po­pre­si­vos, co­rrer, mon­tar en bi­ci­cle­ta, pa­ti­nar, bo­xeo, zum­ba... Lo que sea. No ha­go lo mis­mo to­das las se­ma­nas. Voy cam­bian­do cons­tan­te­men­te”, ase­gu­ra.

10 “Co­la­bo­ro en el ca­len­da­rio de Pro­dis”

Por si fue­ra po­co, tam­bién co­la­bo­ra con cau­sas so­li­da­rias: “Aho­ra mis­mo es­toy con la Fun­da­ción Sín­dro­me de Down y con Ala­di­na, pe­ro tam­bién quie­ro ha­cer al­go so­bre la pa­rá­li­sis ce­re­bral con la Fun­da­ción Bo­bath. Hay mu­chas cau­sas, pe­ro yo es­toy siem­pre a sa­co con la Fun­da­ción Ga­rri­gou y con Pro­dis, que se de­di­can a la in­te­gra­ción de ni­ños con sín­dro­me de Down”.

11 “Ten­go pen­dien­te ir a Áfri­ca”

En su lis­ta de sue­ños por cum­plir hay un via­je: “Mis des­ti­nos fa­vo­ri­tos son los de pla­ya: Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Mé­xi­co... pe­ro sue­ño con ha­cer un sa­fa­ri en Áfri­ca. Me en­can­ta­ría ha­cer al­go so­li­da­rio allí, y es­toy en ello”, con­fie­sa.

1

3

2

4

6

5

8

7

10

11

9

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.