Per­so­na­jes

El juez bil­baíno ha dic­ta­do sen­ten­cia en lo que a su vi­da per­so­nal se re­fie­re. Su li­bro de me­mo­rias, ‘Ni pe­na ni mie­do’, es una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes, una oda a la va­len­tía pa­ra en­con­trar el pro­pio ca­mino sin mie­do.

AR - - SUMARIO - Tex­to: PABLO ARAGÓN Fo­tos: PABLO SARABIA

Una tar­de en ca­sa del juez Fer­nan­do Gran­de-Marlaska.

Ba­jo un sol de jus­ti­cia re­co­rro las ca­lles de Ma­drid pa­ra co­no­cer a un juez que ha ocu­pa­do cien­tos de por­ta­das, pe­ro que siem­pre ha si­do po­co da­do a con­ce­der en­tre­vis­tas. El car­go impone, ya que ac­tual­men­te es vo­cal del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial y pre­si­den­te de la Sa­la de lo Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal. Pe­ro al lla­mar al tim­bre, quien me abre la puer­ta es un hom­bre de 54 años ele­gan­te y en­can­ta­dor. Gran­de-Marlaska es tan co­no­ci­do por ha­ber ocu­pa­do la pri­me­ra lí­nea de ba­ta­lla con­tra el te­rro­ris­mo co­mo por ser el pri­mer juez en ha­cer pú­bli­ca su ho­mo­se­xua­li­dad, una ex­pe­rien­cia per­so­nal que ha de­ci­di­do con­tar en Ni pe­na ni mie­do (Ed. Ariel). En su mi­ra­da per­ci­bo la ilu­sión ca­si in­fan­til que tie­ne pues­ta en sus me­mo­rias, así que nos aco­mo­da­mos en es­te sa­lón, de­co­ra­do con buen gus­to y mue­bles clá­si­cos, de la ca­sa en la que re­si­de con su ma­ri­do, Gor­ka, pa­ra ha­blar de esa vi­da in­ten­sa que se re­fle­ja en el li­bro.

La tra­ve­sía del de­sier­to

En es­te re­la­to au­to­bio­grá­fi­co nos tras­la­da sus re­fle­xio­nes más in­ti­mas tra­ta­das con ex­qui­si­tez. Gi­ra en torno a lo que él con­si­de­ra el ar­gu­men­to de su vi­da: “Ni pe­na ni mie­do”. Un le­ma de re­sis­ten­cia que el juez tie­ne ta­tua­do en su bra­zo y que ha­bla de que el mie­do a las con­se­cuen­cias de nues­tros ac­tos no pue­de pa­ra­li­zar nues­tras de­ci­sio­nes. Se tra­ta de una obra, pla­ga­da de in­for­ma­cio­nes iné­di­tas y re­fle­xio­nes per­so­na­les, en la que ha­bla de su in­fan­cia, su fa­mi­lia, su tra­ba­jo co­mo juez y su orien­ta- ción se­xual, he­cho es­te úl­ti­mo por el que ha afron­ta­do si­tua­cio­nes do­lo­ro­sas que le han con­ver­ti­do en al­guien más du­ro de lo que le hu­bie­ra gus­ta­do ser.

¿Có­mo crees que va a reac­cio­nar las per­so­nas de tu en­torno cuan­do lean es­te li­bro?

El en­torno más cer­cano me co­no­ce, creo que sa­ben lo que pien­so de ca­da co­sa de la que ha­blo en es­te li­bro. No se van a en­con­trar a un des­co­no­ci­do.

¿Es­cri­bir­lo ha si­do un de­seo que vie­ne de le­jos?

No. Me lo ofre­cie­ron, y en un prin­ci­pio me pa­re­ció un pro­yec­to com­ple­jo y muy se­rio, y lo de­jé pa­sar. Pe­ro me­ses des­pués lo vol­ví pen­sar y de­ci­dí acep­tar el re­to.

Ha­ce diez años, en una en­tre­vis­ta con la pe­rio­dis­ta Ro­sa Mon­te­ro, sa­lis­te pú­bli­ca­men­te del ar­ma­rio ha­blan­do de tu ho­mo­se­xua­li­dad. ¿Fue una de­ci­sión di­fí­cil de to­mar?

No, pa­ra na­da. Te­nía to­tal­men­te asu­mi­da mi con­di­ción, pe­ro no so­lo yo per­so­nal­men­te, sino tam­bién mi al­re­de­dor. Lo que yo lla­mo “la tra­ve­sía del de­sier­to”, ese mo­men­to de des­co­lo­ca­ción per­so­nal, ya ha­bía pa­sa­do. Creo que la en­tre­vis­ta fue un ‘re­ga­lo’, en cier­ta me­di­da. Cuan­do ya tie­nes to­do su­pe­ra­do y te ofre­cen una en­tre­vis­ta con una gran pe­rio­dis­ta, es un re­ga­lo.

¿Te con­si­de­ras un re­fe­ren­te?

No. En al­gu­na oca­sión, cuan­do al­guien se me ha acer­ca­do di­cién­do­me que me tie­ne co­mo re­fe­ren­te, me ha pro­du­ci­do cier­ta sa­tis­fac­ción. Pe­ro lue­go te ha­ce re­fle­xio­nar: es una res­pon­sa­bi­li­dad.

¿Si­gue ha­bien­do pre­jui­cios por la orien­ta­ción se­xual?

Sí, pe­ro ca­da vez me­nos. Los pre­jui­cios han exis­ti­do

siem­pre y si­guen exis­tien­do en la ac­tua­li­dad, pe­ro por­que a la so­cie­dad le ha gus­ta­do más un ti­po de gay o un ti­po de les­bia­na. A la so­cie­dad de hoy en día le da más mie­do un gay mé­di­co, bom­be­ro o fut­bo­lis­ta de pri­me­ra di­vi­sión que lo que tie­nen in­terio­ri­za­do: el mo­de­lo clá­si­co de hom­bre con plu­ma que se de­di­ca al es­pec­tácu­lo, más mu­jer que hom­bre. Y en el ca­so de la les­bia­na pa­sa igual: re­sul­ta más fá­cil acep­tar a la mu­jer ca­mio­ne­ra con apa­rien­cia de hom­bre.

¿La so­cie­dad mi­ra di­fe­ren­te la ho­mo­se­xua­li­dad fe­me­ni­na que la mas­cu­li­na? ¿Pue­de cam­biar gra­cias a re­fe­ren­tes co­mo San­dra Bar­ne­da?

Na­tu­ral­men­te, cuan­do ha­ya más. Aun así, es la pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la: pa­ra que ha­ya más re­fe­ren­tes, la so­cie­dad de­be evo­lu­cio­nar y ser un po­co más ama­ble, por­que al sa­lir del ar­ma­rio pue­des pa­gar un pea­je muy al­to. El con­cep­to de mu­jer les­bia­na to­da­vía es­tá muy es­te­reo­ti­pa­do.

Ha­blas en tu li­bro de que hay di­fe­ren­tes ti­pos de pre­sio­nes. ¿Có­mo fue la que tú vi­vis­te?

Yo no vi­ví una pre­sión so­cial por­que no de­jé que eso me ocu­rrie­se. Nun­ca he da­do un pa­so ha­cía atrás y he vi­vi­do mi vi­da con una cohe­ren­cia ló­gi­ca. En mi li­bro ha­blo de esas pre­sio­nes fa­mi­lia­res o so­cia­les que pue­de ha­ber, pe­ro yo, en ese as­pec­to, ya me ha­bía en­fren­ta­do a mi fa­mi­lia por es­te te­ma. No de­jé que na­die más me in­flu­ye­ra.

¿Siem­pre fuis­te cons­cien­te de tu orien­ta­ción se­xual?

Sí. Cuan­do eres un preado­les­cen­te in­ten­tas ob­viar­lo, in­ten­tas pa­sar por al­to esos sen­ti­mien­tos o atrac­cio­nes. Y con 17 o 18 años em­pie­zas a in­ten­tar re­pri­mir­lo.

¿Có­mo lo lle­vó tu fa­mi­lia?

Pri­me­ro lo su­pie­ron mis her­ma­nas y to­do fue bien. Cuan­do se en­te­ró mi ma­dre, sin em­bar­go, fue un clic que trans­for­mó a mi fa­mi­lia más cer­ca­na. Na­die en­ten­dió que se lo tu­vie­se que de­cir a ella.

Cuen­tas en el li­bro que es­tu­vo en ca­ma du­ran­te quin­ce días des­pués de de­cír­se­lo. ¿Có­mo vi­vis­te aque­llos días?

Yo creo que pa­ra ella fue un trau­ma. Con el tiem­po, cuan­do lo he re­fle­xio­na­do con cier­ta frial­dad, he lle­ga­do a la con­clu­sión de que ella te­nía mie­do a los pre­jui­cios so­cia­les y al mie­do a lo que me po­dían ha­cer a mí. Pen­sa­ba que mi orien­ta­ción po­día en­fren­tar­me a la so­cie­dad, que me po­día ha­cer la vi­da más di­fí­cil. Có­mo si yo es­tu­vie­se en un pre­ci­pi­cio y ella no pu­die­se evi­tar que yo ca­ye­se.

¿Y có­mo se re­sol­vió?

Esos quin­ce días es­tu­ve fuer­te, en­ten­dí que su reac­ción era agu­da y no po­día du­rar mu­cho tiem­po. Iba siem­pre a la ho­ra del ca­fé y sen­tí que era mi pe­ni­ten­cia. Has­ta que de­je de ir. Ella al fi­nal se le­van­tó de la ca­ma y, tras unos des­en­cuen­tros, sen­tí que la re­la­ción se ha­bía sus­pen­di­do. Me vi pri­va­do de mi ma­dre y, en con­se­cuen­cia, de mis her­ma­nas y de mis so­bri­nas. Vi­ví un au­tén­ti­co cas­ti­go por ser co­mo era. To­do es­to aca­bó cons­tru­yen­do quien soy: fue un pun­to de in­fle­xión en mi vi­da afec­ti­va. Ya no pi­do na­da en mis re­la­cio­nes per­so­na­les, por­que no quie­ro lle­var­me ba­ta­ca­zos.

En el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo del li­bro ha­blas de la muer­te de tu ma­dre. ¿Có­mo lo vi­vis­te?

Cuan­do mu­rió mi ma­dre, sen­tí que me ampu­taban un ór­gano. Con los años, la ten­go ca­da vez más pre­sen­te.

¿Qué per­so­na te ha mar­ca­do más en la vi­da?

Mi ma­dre.

El juez dis­ci­pli­na­do

Gran­de-Marlaska ha lle­va­do una in­ten­sa ca­rre­ra en la ju­di­ca­tu­ra. Co­men­zó en Viz­ca­ya y fue tras­la­da­do a Ma­drid, don­de ins­tru­yó cau­sas con­tra Ar­nal­do Ote­gi, pa­ra­li­zó al­gu­nas ma­ni­fes­ta­cio­nes de la iz­quier­da aber­tza­le y or­de­nó la ac­ción po­li­cial en el ca­so del Fó­rum Fi­la­té­li­co. Su ca­so más re­le­van­te fue la ins­truc­ción de la cau­sa del Yak 42, en la que no du­dó en ci­tar co­mo tes­ti­go al que ha­bía si­do mi­nis­tro de De­fen­sa, Fe­de­ri­co Tri­llo. Una vi­da en­tre­ga­da a su tra­ba­jo.

¿Eres un apa­sio­na­do de tu pro­fe­sión?

Sí, y eso que yo no era uno de esos es­tu­dian­tes vo­ca­cio­na­les. Me he he­cho con el tiem­po. A mí me hu­bie­se gus­ta­do ser fun­cio­na­rio de la Unión Eu­ro­pea y prac­ti­car el de­re­cho in­ter­na­cio­nal.

¿Có­mo has re­sis­ti­do en los ca­sos de es­pe­cial pre­sión?

El tra­ba­jo es un en­tre­na­mien­to, y el día a día es el que te ayu­da a en­ca­rar cual­quier desafío. Si te preo­cu­pas

por ha­cer bien tu tra­ba­jo y por no pa­ra­li­zar­te, pue­des afron­tar cual­quier ca­so. Cuan­do te po­nes la to­ga, tie­nes que ser to­tal­men­te pro­fe­sio­nal.

¿Có­mo vi­vis­te la épo­ca en la que es­ta­bas ame­na­za­do por ETA y te­nías que lle­var se­gu­ri­dad per­so­nal?

Nun­ca he dis­cu­ti­do si la se­gu­ri­dad era ne­ce­sa­ria o no. Com­pa­gi­né aque­lla cir­cuns­tan­cia de la me­jor for­ma que su­pe. Al prin­ci­pio no su­pe lle­var­lo, pe­ro lue­go fui apren­dien­do. Gor­ka lo lle­vo me­jor que yo: él es más re­sis­ten­te a la frus­tra­ción.

¿Có­mo ves aho­ra Eus­ka­di?

No tie­ne na­da que ver el Eus­ka­di de 2016 con el de 2008, 2009, 2010 o cuan­do ETA de­cla­ró el ce­se de­fi­ni­ti­vo de la vio­len­cia. Aho­ra se vi­ve de una for­ma más sa­na y la gen­te se preo­cu­pa de los pro­ble­mas reales.

¿Es­tá po­li­ti­za­da la jus­ti­cia?

No. Es­to preo­cu­pa mu­cho a la so­cie­dad, pe­ro te­ne­mos que di­fe­ren­ciar dos pla­nos. Por un la­do, los 5.400 jue­ces que ejer­cen su ju­ris­dic­ción de for­ma pro­fe­sio­nal a dia­rio so­bre desahu­cios, di­vor­cios, hur­tos, etc. Por otro, cuan­do se ha­bla de la po­li­ti­za­ción de la jus­ti­cia va más en­ca­mi­na­do a lo que es el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, que es el go­bierno de los jue­ces, ele­gi­dos por el Par­la­men­to. Es muy di­fí­cil lu­char con­tra la idea ge­ne­ra­li­za­da de que es­tá po­li­ti­za­da la jus­ti­cia por­que es­te ór­gano lo eli­gen los par­ti­dos po­lí­ti­cos, pe­ro no quie­re de­cir que ha­ya una in­fluen­cia in­de­bi­da.

¿Có­mo vi­ves los ca­sos de co­rrup­ción?

Con una desa­zón co­mo cuan­do el te­rro­ris­mo en Es­pa­ña nos azo­tó con gran fuer­za. Es­tos ca­sos co­rrom­pen el es­ta­do de de­re­cho, lo que ha­ce que la so­cie­dad vi­va una pro­fun­da des­con­fian­za. Es la má­xi­ma des­leal­tad que se pue­de te­ner ha­cia la ins­ti­tu­ción.

De tu li­bro po­de­mos ex­traer es­ta fra­se: “Soy ciu­da­dano eu­ro­peo y creo en el por­ve­nir de la unión que 27 paí­ses he­mos em­pren­di­do jun­tos”. ¿Qué opi­nas de mo­vi­mien­tos co­mo el bre­xit?

Me acos­té el día del re­fe­rén­dum con la con­vic­ción de que sal­dría la per­ma­nen­cia y cuan­do me le­van­té y vi que ha­bía ga­na­do la op­ción de sa­lir, me cam­bió el cuer­po. Creo que es un gol­pe im­por­tan­te pa­ra la Unión. No se pue­de en­ten­der una Eu­ro­pa de­mo­crá­ti­ca sin el Reino Uni­do.

Tra­tas la vio­len­cia de gé­ne­ro en tu li­bro. ¿Có­mo va­lo­ras el ín­di­ce cre­cien­te de agre­sio­nes?

Nues­tra ley so­bre vio­len­cia de gé­ne­ro es un re­fe­ren­te pa­ra el res­to de paí­ses, pe­ro, in­clu­so así, las de­nun­cias y las mu­je­res fa­lle­ci­das no des­cien­den. La edu­ca­ción es la cla­ve.

¿Có­mo es un día en la vi­da de un juez?

Muy sen­ci­lla: me le­van­to a las seis y me­dia de la ma­ña­na, desa­yuno, sa­co a al­guno de los pe­rros, el que me to­ca a mí; com­pro el pe­rió­di­co, me voy a na­dar du­ran- te 45 mi­nu­tos y, ya des­pués, jui­cios, reunio­nes, etc. Ya no ven­go a co­mer a ca­sa y no lo lle­vo muy bien, pues­to que no pue­do des­can­sar y re­la­jar­me. No lle­go a ca­sa has­ta las nue­ve de la no­che.

¿Có­mo te cui­das?

Sim­ple­men­te na­do, no ha­go nin­gu­na otra co­sa.

¿Qué po­drías de­cir de Gor­ka, tu ma­ri­do?

Me com­ple­men­ta, y aun­que le fas­ti­dien mu­cho co­sas mías, de­fien­de que ha­ga lo que yo pien­so en ca­da mo­men­to. No me in­ten­ta mo­di­fi­car en mi com­por­ta­mien­to. Eso es lo que más va­lo­ro.

¿Te gus­ta­ría te­ner hi­jos?

Sí, pe­ro ya a es­tas al­tu­ras es di­fí­cil, y la pa­re­ja tam­bién de­be que­rer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.