Re­si­duo Ce­ro

Ol­ví­da­te de re­ci­clar. O ca­si. Ya exis­te el ‘pre­rre­ci­clar’: se tra­ta de pro­du­cir la mí­ni­ma ba­su­ra po­si­ble. Es un mo­vi­mien­to so­cial que arras­tra mi­les de adep­tos por to­do el mun­do.

AR - - SUMARIO - Tex­to: GEMMA CARDONA

El nue­vo mo­vi­mien­to eco.

La nue­va mo­da es eli­mi­nar la ba­su­ra an­tes de crear­la. No ha­bla­mos de cien­cia fic­ción ni de un Mi­no­rity Re­port del re­ci­cla­je: es el mo­vi­mien­to in­ter­na­cio­nal Re­si­duo Ce­ro. Vie­ne con fuer­za des­de EE.UU., don­de lle­va por nom­bre Ze­ro Was­te, y en Eu­ro­pa se ex­tien­de co­mo la es­pu­ma. Se tra­ta de in­ten­tar pro­du­cir la mí­ni­ma ba­su­ra me­dian­te la re­uti­li­za­ción de en­va­ses siem­pre que sea po­si­ble o con el uso ma­te­ria­les re­ci­cla­bles. Se apli­ca en di­ver­sos ám­bi­tos, des­de la eli­mi­na­ción de em­ba­la­jes a la re­duc­ción del con­su­mo o del des­pil­fa­rro de co­mi­da. ¿Qué ga­na­mos con el es­fuer­zo? Evi­den­te­men­te, en sos­te­ni­bi­li­dad mu­cho. La co­se­cha de en­va­ses que se cul­ti­va en el mun­do es in­gen­te. Se­gún da­tos de Eu­ros­tat de 2011, ca­da es­pa­ñol ge­ne­ra 531 ki­los al año en re­si­duos. Es­pa­ña es el dé­ci­mo país eu­ro­peo en ge­ne­ra­ción de ba­su­ra.

Las ‘cin­co R’

En EE.UU. la ten­den­cia se ha tra­du­ci­do en de­ce­nas de blogs su­per­ac­ti­vos, con ideas so­bre có­mo lle­var un es­ti­lo de vi­da sos­te­ni­ble en el que no se pro­duz­ca ba­su­ra. Las mu­je­res son las que por aho­ra li­de­ran el mo­vi­mien­to. Kathryn Ke­llogg, en su blog Going Ze­ro Was­te, ex­pli­ca có­mo sa­ca las fre­sas de las ban­de­jas de plás­ti­co y las car­ga en su bo­te de vi­drio cuan­do va a com­prar. Ce­lia Ris­tow, de Lit­ter­less, acon­se­ja có­mo ha­cer com­post en ca­sa sin com­pli­car­se la vi­da... Pe­ro, sin du­da, la gran gu­rú del mo­vi­mien­to es Bea John­son, a la que The New York Ti­mes ha ca­li­fi­ca­do co­mo “la sa­cer­do­ti­sa de la vi­da Ze­ro Was­te”. Adop­tó es­te es­ti­lo de vi­da en 2008, y ac­tual­men­te tie­ne un blog, lí­nea de ro­pa pro­pia y un li­bro tra­du­ci­do a do­ce idio­mas, Ze­ro Was­te Ho­me (Ed. Pen­guin). Ade­más, es re­que­ri­da pa­ra dar con­fe­ren­cias por to­do el mun­do en las que com­par­te su fi­lo­so­fía, que re­su­me en sus “cin­co R”: re­cha­za, re­du­ce, re­uti­li­za, re­ci­cla y com­pos­ta (del in­glés, ‘re­fu­se, re­du­ce, reuse, recy­cle and rot’). John­son vi­ve en Mill Va­lley, en las afue­ras de San Fran­cis­co, una ciu­dad pio­ne­ra en la lu­cha an­ti­ba­su­ra. El con­sis­to­rio se ha pro­pues­to eli­mi­nar pa­ra 2020 to­dos los re­si­duos que no pue­dan re­ci­clar­se, un re­to enor­me si con­si­de­ra­mos el ta­ma­ño de la ciu­dad. Pa­ra con­se­guir­lo, ha em­pe­za­do a

apro­bar dis­tin­tas nor­ma­ti­vas, co­mo prohi­bir la dis­tri­bu­ción de bo­te­llas de plás­ti­co en ac­tos pú­bli­cos e ins­ta­lar más fuen­tes co­mo con­tra­par­ti­da. En Eu­ro­pa, pa­re­ce que se va asen­tan­do la com­pra a gra­nel den­tro de la ten­den­cia. Eco­ló­gi­ca, mu­chas ve­ces so­fis­ti­ca­da (so­lo ha­ce fal­ta ver lo bo­ni­tas que son al­gu­nas de es­tas tien­das), per­mi­te pres­cin­dir de las tan a me­nu­do odia­das bol­sas de plás­ti­co o de cual­quier otro em­ba­la­je in­va­si­vo. En es­te ti­po de tien­das, los en­va­ses son bol­sas de pa­pel o de fé­cu­la de pa­ta­ta, bo­tes bio­de­gra­da­bles o de vi­drio... To­do re­uti­li­za­ble o que pue­de ir a la ba­su­ra or­gá­ni­ca. Y no pien­ses en la com­pra a gra­nel co­mo un mé­to­do por el que so­lo vas a po­der com­prar ce­rea­les o fru­tos se­cos. En es­tos lu­ga­res se pue­de ad­qui­rir des­de ja­bón a vino o in­clu­so ro­pa. Una vi­da 100 % a gra­nel no es po­si­ble, pe­ro ca­si. Y se­ría una so­lu­ción. Se­gún Eu­ros­tat, si se im­pu­sie­ra, los re­si­duos se re­du­ci­rían na­da me­nos que en un 40 %. Los be­ne­fi­cios, ade­más, tam­bién son eco­nó­mi­cos. La or­ga­ni­za­ción ame­ri­ca­na Bulk is Green ana­li­zó el im­pac­to de es­te ti­po de ven­tas y con­clu­yó que es­tos pro­duc­tos cues­tan un 89 % me­nos que sus si­mi­la­res em­pa­que­ta­dos.

Nue­vos há­bi­tos

Uno de los pio­ne­ras de la ven­ta a gra­nel en Eu­ro­pa fue la in­gle­sa Un­pac­ka­ged, que abrió en 2007 en Is­ling­ton y que aho­ra se ha es­ta­ble­ci­do en Lon­dres, aso­cia­da con la em­pre­sa Pla­net Or­ga­nic. Pe­ro ya ha de­ja­do de ser una ra­re­za. En Fran­cia, la ca­de­na a gra­nel Day by Day cuen­ta con quin­ce es­ta­ble­ci­mien­tos. En Ita­lia, Ef­fe­cor­ta pro­me­te tien­das “es­tric­ta­men­te sos­te­ni­bles y de ze­ro-was­te”. Di­cen que en tres años han ven­di­do 30.000 bol­sas de al­go­dón y nin­gu­na de plás­ti­co, y que han re­cu­pe­ra­do en torno a un 60 % de las 36.000 bo­te­llas de vi­drio ven­di­das. En Es­pa­ña, Bar­ce­lo­na es una de las ciu­da­des don­de es­ta ‘fi­lo­so­fía de com­pra’ tie­ne más se­gui­do­res. Con on­ce es­ta­ble­ci­mien­tos en dis­tin­tas ciu­da­des ca­ta­la­nas, Gra­nel, es una de las prin­ci­pa­les ca­de­nas. Aho­ra ya es po­si­ble en­con­trar es­te ti­po de es­ta­ble­ci­mien­tos en la ma­yo­ría de gran­des ciu­da­des, pe­ro no so­lo de co­mi­da. Al­gu­nas propuestas de ne­go­cio se di­ri­gen a otro ti­po de pro­duc­tos. Por ejem­plo, la ca­de­na Goc­cia Ver­de (con

pun­tos de ven­ta en va­rias ciu­da­des) ofre­ce cos­mé­ti­ca eco­ló­gi­ca y pro­duc­tos de lim­pie­za bio­de­gra­da­bles.

Evi­tar el des­pil­fa­rro

El ca­mino ha­cia la sos­te­ni­bi­li­dad pa­sa tam­bién por no des­pil­fa­rrar co­mi­da, un pun­to ne­gro en nues­tra so­cie­dad. Es­pa­ña ti­ra 7,7 mi­llo­nes de to­ne­la­das de co­mi­da en buen es­ta­do al año, se­gún da­tos de la Co­mi­sión Eu­ro­pea del año 2010. Eso se tra­du­ce en 163 ki­los de co­mi­da por per­so­na y año. El pri­mer país eu­ro­peo es Ale­ma­nia, con 10,3 mi­llo­nes. Fran­cia, con nue­ve, es tam­bién uno de los paí­ses más mal­gas­ta­do­res, pe­ro el Go­bierno se ha pues­to ma­nos a la obra y apro­ba­do una nor­ma­ti­va que des­de el pa­sa­do mes de ju­lio obli­ga a los su­per­mer­ca­dos de más de 400 m2 a do­nar sus ex­ce­den­tes. En los co­mer­cios es un pro­ble­ma de di­fí­cil so­lu­ción. Pa­re­ce que no que­re­mos com­prar se­gún qué pro­duc­tos: por feos, por­que no te­ne­mos cla­ra la fe­cha de ca­du­ci­dad... En Lis­boa, la in­ge­nie­ra am­bien­tal Isabel Soa­res ha crea­do una coope­ra­ti­va que ven­de fru­ta ‘fea’ que de otra for­ma se ti­ra­ría. Ase­gu­ra que en un año ha sal­va­do 71 to­ne­la­das de fru­tas y ver­du­ras de los cu­bos de ba­su­ra. La ca­de­na de su­per­mer­ca­dos fran­ce­sa In­ter­mar­ché hi­zo al­go pa­re­ci­do ha­ce dos años: lan­zó la cam­pa­ña Fru­tas y ver­du­ras sin glo­ria, en la que ofre­cía pie­zas me­nos bo­ni­tas un 30 % más ba­ra­tas. Otra for­ma ori­gi­nal de no des­pil­fa­rrar es com­par­tir co­mi­da. Es lo que pro­po­ne la pla­ta­for­ma ale­ma­na on­li­ne Foods­ha­ring. Su fun­cio­na­mien­to es sen­ci­llo: los usua­rios se re­gis­tran en la web y ofre­cen ces­tas con sus pro­duc­tos que de­jan en pun­tos ya pre­pa­ra­dos pa­ra que las pue­dan re­co­ger quie­nes la ne­ce­si­ten. Foods­ha­ring na­ció en Ber­lín ha­ce cua­tro años y ac­tual­men­te tie­ne más de vein­te mil usua­rios ac­ti­vos. En Es­pa­ña tam­bién exis­te, pe­ro aún es­tá arran­can­do. Del mis­mo mo­do fun­cio­na el pro­yec­to Ne­ve­ra So­li­da­ria, que se creó el año pa­sa­do en Gal­da­kao (Viz­ca­ya). Aquí cal­cu­lan que en un mes re­cu­pe­ra­ron dos­cien­tos ki­los de ali­men­tos. Otra ini­cia­ti­va son los Dis­co Sup­per, even­tos de ca­rác­ter fes­ti­vo y reivin­di­ca­ti­vo en los que se reúnen ex­ce­den­tes de su­per­mer­ca­dos en una co­mi­da po­pu­lar. La idea na­ció en Ale­ma­nia y ac­tual­men­te ya se han ce­le­bra­do edi­cio­nes en va­rias ciu­da­des eu­ro­peas.

La neo­yor­qui­na Lau­ren Sin­ger es una de las re­fe­ren­tes del mo­vi­mien­to. Ha crea­do su pro­pia com­pa­ñía, Simply Co., don­de co­mer­cia­li­za pro­duc­tos de lim­pie­za que ella mis­ma fa­bri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.