Edi­to­rial

AR - - SUMARIO - Por Ana Ro­sa Quin­ta­na.

Ca­da año en agos­to te­ne­mos que po­ner nues­tra ca­be­za en el mes de sep­tiem­bre pa­ra edi­tar es­te nú­me­ro. Con mu­cho desa­so­sie­go es­cri­bi­mos la pa­la­bra sep­tiem­bre, es de­cir, la vuel­ta al co­le, a re­to­mar to­do lo de­ja­do y a em­pe­zar un nue­vo cur­so, un lar­go año de oto­ños e in­vier­nos que no sa­be­mos lo que nos va a de­pa­rar. Aho­ra es­ta­mos em­pe­zan­do las an­sia­das va­ca­cio­nes, con el tra­je de ba­ño to­da­vía sin es­tre­nar, pe­ro tam­bién es­ta­mos se­lec­cio­nan­do la mo­da del frío, es­cri­bien­do so­bre có­mo cu­rar los desas­tres cau­sa­dos por el sol en nues­tra piel o acer­ca de có­mo re­cu­pe­rar el bri­llo del pe­lo per­di­do a ba­se de sol, mar y pis­ci­na. Ese es nues- tro tra­ba­jo: ade­lan­tar­nos al tiem­po, a lo que va a ocu­rrir, a lo que va­mos a ver, a leer y a lo que se va a lle­var.

Es­te año la ten­den­cia es la cul­tu­ra eco: ce­ro re­si­duos, re­no­va­ción, re­ci­cla­je, cui­da­do del me­dio am­bien­te... y pa­ra es­to no ha­ce fal­ta que lle­gue sep­tiem­bre: lo de­be­mos ins­ta­lar en nues­tras ru­ti­nas dia­rias cuan­to an­tes.

Gra­cias a Ci­troên es­te ve­rano he es­ta­do pro­ban­do por pri­me­ra vez un co­che eléc­tri­co: ce­ro emi­sio­nes, ce­ro rui­do y ce­ro con­ta­mi­na­ción. Es­toy en­can­ta­da con el nue­vo Meha­ri: se aca­ba­ron las vi­si­tas a la ga­so­li­ne­ra, es di­ver­ti­do y es­pe­cial, de co­lo­res bri­llan­tes y ale­gres, sin com­pli­ca­cio­nes, se lim­pia con una man­gue­ra in­clu­so el in­te­rior, te me­tes por cual­quier si­tio y los ni­ños es­tán en­can­ta­dos de ir des­ca­po­ta­dos. Eso sí, es un co­che de ve­rano, pe­ro he des­cu­bier­to la ma­ra­vi­lla del co­che eléc­tri­co, y es­toy con­ven­ci­da de que en po­co tiem­po so­lo cir­cu­la­re­mos con es­tos vehícu­los, y nos ha­bre­mos li­bra­do de uno de los gran­des con­ta­mi­nan­tes, es­pe­cial­men­te en las gran­des ciu­da­des.

Hay una co­sa por la que sí es­toy desean­do vol­ver de va­ca­cio­nes: por te­ner en mis ma­nos el li­bro de Fer­nan­do Gran­de-Marlaska, Ni pe­na ni mie­do. Ten­go el or­gu­llo de con­tar con el ca­ri­ño y la amis­tad de Gor­ka y Fer­nan­do des­de ha­ce años. Sé de su en­te­re­za y hon­ra­dez per­so­nal y pro­fe­sio­nal, de sus fir­mes creen­cias, de su hu­ma­ni­dad, y me cons­ta que es­te li­bro va a sor­pren­der a mu­chos por su sin­ce­ri­dad y la cla­ri­dad con que siem­pre ha de­fen­di­do las cau­sas jus­tas en las que cree. Un juez sin pe­na ni mie­do y un hom­bre al des­nu­do, sin ar­ti­fi­cio. Quie­ro ya leer al­gu­nas co­sas que, su­pon­go, ya co­noz­co y to­do lo que nos pue­de sor­pren­der la ver­dad de un hom­bre jus­to.

¡Fe­liz mes de sep­tiem­bre!

“Es­te ve­rano he des­cu­bier­to la ma­ra­vi­lla del co­che eléc­tri­co. Es­toy con­ven­ci­da de que en po­co tiem­po so­lo cir­cu­la­re­mos con es­tos vehícu­los y nos ha­bre­mos li­bra­do de uno de los gran­des con­ta­mi­nan­tes”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.