De ar­mas to­mar

La ac­triz cu­ba­na que ha se­du­ci­do a Holly­wood con su ta­len­to y sus in­men­sos ojos ver­des vuel­ve por par­ti­da do­ble a la gran pan­ta­lla.

AR - - PERSONAJE -

Mi sue­ño es po­der tra­ba­jar con di­rec­to­res que ad­mi­ro y ro­dar his­to­rias en las que creo”, ha con­fe­sa­do en más de una oca­sión. A sus 28 años, la con­si­de­ra­da por mu­chos co­mo la nue­va pro­me­sa la­ti­na de Holly­wood lo tie­ne cla­ro. Pa­sión y te­na­ci­dad le so­bran a la ho­ra de per­se­guir sus sue­ños. En las dis­tan­cias cor­tas, des­pren­de una se­re­ni­dad y una ma­du­rez que asom­bran. Se­rá por­que se mar­chó de La Ha­ba­na a los 18 años, en cuan­to pu­do usar el pa­sa­por­te es­pa­ñol que le otor­ga­ba la do­ble na­cio­na­li­dad (sus abue­los son de León y Pa­len­cia). Acos­tum­bra­da a ha­cer y des­ha­cer ma­le­tas, una dé­ca­da des­pués no ha du­da­do en vol­ver a cru­zar el char­co, tras un bre­ve pa­rón pro­fe­sio­nal en Es­pa­ña, y es­ta­ble­cer­se en EE.UU.: “No pue­do que­dar­me en ca­sa por­que me mue­ro”, ase­gu­ra.

Hoy, la ac­triz es­tá vi­vien­do su par­ti­cu­lar sue­ño ame­ri­cano, al­go que com­par­te con Fran­klin Latt, un es­ta­dou­ni­den­se que tra­ba­ja en una agen­cia de mo­de­los: “Sé que lo quie­ro to­do con él”, con­fie­sa. Con Holly­wood a sus pies, Ana en­ca­ra es­te mes dos es­tre­nos: Hands of Sto­nes, jun­to a Ro­bert de Ni­ro y Ed­gar Ra­mí­rez, y War Dogs, pro­du­ci­da por Brad­ley Coo­per.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.