“Al fi­nal, he con­se­gui­do en­con­trar mi si­tio”

AR - - A FONDO -

Es per­fec­cio­nis­ta y le gus­ta con­tro­lar­lo to­do: lo que ha­ce, lo que di­ce, có­mo se vis­te, in­clu­so lo que trans­mi­te. A sus 49 años, Pa­lo­ma La­go lo tie­ne cla­ro: “Me en­cuen­tro en un mo­men­to es­tu­pen­do de mi vi­da, sé lo que quie­ro y, lo que es más im­por­ta­ne, ha­cia dón­de quie­ro ir. Eso es ma­ra­vi­llo­so”.

¿Te gus­ta lo que ves cuan­do mi­ras al es­pe­jo?

Me en­cuen­tro muy bien, ten­go muy bue­na ge­né­ti­ca y yo la ayu­do, por­que soy muy dis­ci­pli­na­da. La su­ma de to­das esas co­sas me ha­ce se­guir sin­tién­do­me jo­ven.

¿Qué cam­bia­rías de ti?

Na­da. En to­do ca­so, quie­ro se­guir evo­lu­cio­nan­do. Me sien­to muy có­mo­da en mi piel.

¿La ima­gen que trans­mi­tes se co­rres­pon­de con la reali­dad?

Ima­gino que sí. Es­toy cons­tan­te­men­te bus­can­do la ins­pi­ra­ción en los edi­to­ria­les de mo­da, apren­do mu­cho de las se­sio­nes de fo­tos, me fi­jo en los de­ta­lles y de esa ma­ne­ra voy cons­tru­yen­do mi pro­pia ima­gen, con la que sen­tir­me bien.

¿Cuán­to te que­da de inocen­cia?

Mi ca­ra de ni­ña me re­cuer­da que no hay que to­mar­se las co­sas de­ma­sia­do en se­rio.

¿Qué va­lo­ras de la ma­du­rez que te dan los años?

Sa­ber dis­fru­tar del aquí y aho­ra es un sín­to­ma de ma­du­rez, una sen­sa­ción es­tu­pen­da.

¿Qué te ha­ce fe­liz?

Vi­vir la vi­da a to­pe, com­par­tir­la con mi gen­te que­ri­da, via­jar, te­ner pro­yec­tos e ilu­sio­nes. Nun­ca he de­ja­do de te­ner­las.

¿Có­mo te ves en el fu­tu­ro?

Fe­liz y es­ta­ble co­mo lo es­toy aho­ra. Dis­fru­tan­do de mi ca­sa y, si pue­de ser, cer­ca del mar.

¿Qué no so­por­tas en la gen­te?

Me gus­ta la gen­te sen­si­ble que es ca­paz de po­ner­se en el lu­gar del otro. No aguan­to a los pre­po­ten­tes ni a los egoís­tas sin nin­gún ti­po de em­pa­tía.

¿Eres nos­tál­gi­ca?

No, no soy de­ma­sia­do nos­tál­gi­ca. A mí lo que me en­can­ta son los bue­nos re­cuer­dos, lo que he vi­vi­do, pe­ro re­cor­da­do des­de la fe­li­ci­dad, más que con­tem­plar­lo co­mo al­go que se fue y no vol­ve­rá.

De­jas­te las pa­sa­re­las por amor y por ser ma­dre. ¿Cuán­tas ve­ces te has arre­pen­ti­do de aque­lla de­ci­sión?

No es cues­tión de arre­pen­ti­mien­to. En la vi­da to­do tie­ne su mo­men­to, y yo al fi­nal he con­se­gui­do en­con­trar mi si­tio con un tra­ba­jo que me en­can­ta co­mo em­ba­ja­do­ra y pres- crip­to­ra de fir­mas de mo­da y be­lle­za, co­mo aho­ra con L’Oréal Pa­rís. Me gus­ta ser una re­fe­ren­cia pa­ra las mu­je­res a las que les gus­ta cui­dar­se y dar la me­jor ver­sión de sí mis­mas. Ese es mi me­jor pro­yec­to.

Es­tás en for­ma. ¿Có­mo te cui­das?

Ha­go de­por­te, pe­ro so­bre to­do si­go una die­ta ca­da día más sa­lu­da­ble y uti­li­zo los me­jo­res pro­duc­tos an­ti­edad. El úni­co se­cre­to es ser dis­ci­pli­na­da. De de­por­te, mon­to en bi­ci, ha­go una ta­bla de ejer­ci­cios y, de vez en cuan­do, bo­xeo.

¿Te gus­ta co­mer?

¡Me en­can­ta! En ve­rano to­mo gaz­pa­cho, pes­ca­do y pa­vo a la plan­cha, le­gum­bres en en­sa­la­da... Nun­ca fal­tan en mis pla­tos los fru­tos se­cos, el agua­ca­te, los dá­ti­les... Dis­fru­to to­man­do a me­dia tar­de un pla­to de fru­ta re­cién cor­ta­da: san­día, pi­ña, fram­bue­sas...

¿Y co­ci­nar?

Sí, co­ci­nar pue­de ser al­go muy di­ver­ti­do. En ca­sa nues­tra co­ci­na es­tá com­ple­ta­men­te in­te­gra­da, pa­ra que ese mo­men­to sea muy fa­mi­liar. Pre­pa­ra­mos la co­mi­da o la ce­na mien­tras char­la­mos.

¿A qué ca­pri­cho de co­mi­da te cues­ta re­nun­ciar?

De vez en cuan­do me en­can­ta to­mar un pas­tel de li­món y me­ren­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.