“Aho­ra vi­vo acor­de con mis va­lo­res; me sien­to rea­li­za­da”

LAU­REN SIN­GER, ac­ti­vis­ta del mo­vi­mien­to Re­si­duo Ce­ro

AR - - TENDENCIA -

Su blog Trash Is for Tos­sers (tra­du­ci­ble por al­go así co­mo “la ba­su­ra es de ton­tos”) es un re­fe­ren­te del mo­vi­mien­to Re­si­duo Ce­ro. En él, es­ta jo­ven de Nue­va York li­cen­cia­da en Cien­cias Am­bien­ta­les ex­pli­ca có­mo es po­si­ble pro­du­cir una can­ti­dad ín­fi­ma de des­per­di­cio. Ella lo ha con­se­gui­do e in­sis­te en que to­do es cues­tión de pro­po­nér­se­lo. ¿Cuán­do de­ci­dis­te cam­biar tu es­ti­lo de vi­da? Cuan­do me di cuen­ta de que pe­se a ser una ac­ti­vis­ta en con­tra de la in­dus­tria pe­tro­le­ra e ir a ma­ni­fes­ta­cio­nes, en reali­dad es­ta­ba apo­yan­do esa in­dus­tria, por­que en mi ca­sa ha­bía un sin­fín de pro­duc­tos de plás­ti­co. Pen­sé: “To­do es­to es muy hi­pó­cri­ta”, y de­ci­dí cam­biar y se­guir un es­ti­lo de vi­da acor­de con el le­ma “re­si­duo ce­ro”. ¿Es di­fí­cil ha­cer­lo? Soy una per­so­na pe­re­zo­sa. Si fue­ra du­ro, no lo ha­ría. Pe­ro, evi­den­te­men­te, no pue­des ha­cer­lo en un día. Me lle­vó me­ses cam­biar mis há­bi­tos. Se tra­ta de to­mar pe­que­ñas de­ci­sio­nes que, en su­ma, cam­bian tu vi­da. Da­nos al­gún ejem­plo de có­mo em­pe­zar con el cam­bio. Em­pie­za con co­sas fá­ci­les, co­mo de­cir no a las pa­ji­tas de las be­bi­das, lle­var te tu pro­pia ta­za cuan­do vas a com­prar una be­bi­da ta­ke-away... ¿Qué be­ne­fi­cios tie­ne se­guir es­ta vi­da? Los be­ne­fi­cios han si­do in­creí­bles. Aho­rro di­ne­ro por­que com­pro me­nos co­sas, co­mo me­jor, es­toy mu­cho me­nos es­tre­sa­da... Ha­blas tam­bién del con­cep­to ‘ne­ce­si­dad’. Sí. Se tra­ta de pre­gun­tar­se a uno mis­mo: “¿Real­men­te ne­ce­si­to com­prar es­to? ¿Va­le la pe­na por el im­pac­to que cau­so al com­prar­lo?”. Evi­den­te­men­te, no va­mos a vi­vir en me­dio del bos­que, pe­ro creo que es im­por tan­te ha­cer­se es­te ti­po de pre­gun­tas. A mí me ha ayu­da­do a ser una per­so­na mu­cho más fe­liz. ¿En qué sen­ti­do? En el sen­ti­do de que aho­ra en­cuen­tro va­lor en las ex­pe­rien­cias y no en las co­sas, y to­mo de­ci­sio­nes muy cons­cien­tes. En­ton­ces, ¿cam­biar de vi­da te ha cam­bia­do co­mo per­so­na? Sin du­da. Y a me­jor. He de­ja­do de que­jar­me y de cul­par a los de­más por có­mo es­tá el mun­do. Ya no so­lo ha­blo de có­mo me im­por­ta el me­dioam­bien­te: aho­ra vi­vo acor­de con ello y con mis va­lo­res. Co­mo re­sul­ta­do, soy más in­tros­pec­ti­va. Eso me da una fuer­za in­creí­ble y me ha ayu­da­do a sen­tir­me mu­cho más lle­na y rea­li­za­da de lo que nun­ca hu­bie­ra ima­gi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.