El pe­lu­que­ro del zar

AR - - BE­LLE­ZA -

La pri­me­ra co­lo­nia fue un re­ga­lo de bo­das y na­ció por ca­sua­li­dad en 1792. Lo re­ci­bió Wil­helm Muel­hens, el hi­jo del re­gi­dor de la ciu­dad de Co­lo­nia (Ale­ma­nia), al con­traer ma­tri­mo­nio, y se tra­ta­ba de una mues­tra del agua mi­ra­bi­lis (mi­la­gro­sa) que fa­bri­ca­ban los mon­jes de un con­ven­to de los al­re­de­do­res. En­tu­sias­ma­do, de­ci­dió em­pren­der su fa­bri­ca­ción en un pe­que­ño edi­fi­cio de la lo­ca­li­dad y la bau­ti­zó co­mo Köl­nisch Was­ser (‘agua de Co­lo­nia’). Dos años des­pués, du­ran­te la ocu­pa­ción fran­ce­sa, el ge­ne­ral Dau­rier de­cre­tó que to­dos los in­mue­bles de­bían ir nu­me­ra­dos con­se­cu­ti­va­men­te. Al de Muel­hens se le ad­ju­di­có el 4711, y se­rían con­cre­ta­men­te los sol­da­dos de Na­po­león los que la bau­ti­za­ron co­mo Agua de co­lo­nia 4711, nom­bre con el que hoy se la si­gue co­no­cien­do. Ca­si un si­glo des­pués, y con­cre­ta­men­te en Pa­rís, se da­ban los pri­me­ros pa­sos pa­ra el na­ci­mien­to del tin­te del pe­lo. Sur­gió del por en­ton- ces mer­ma­do gre­mio de fa­bri­can­tes de pe­lu­cas, co­no­ci­dos co­mo “ar­tis­tas del ca­be­llo”, que se en­con­tra­ban en ple­na cri­sis al de­jar de es­tar de mo­da los pos­ti­zos. Bus­ca­ban al­go pa­ra cu­brir las ca­nas, que aho­ra que­da­ban en evi­den­cia. Así, en 1860, lan­za­ron los pri­me­ros tin­tes ca­pi­la­res, que pro­vo­ca­ron im­por­tan­tes reac­cio­nes alér­gi­cas en las pie­les más sen­si­bles. El es­cán­da­lo hi­zo que el Con­se­jo de Sa­ni­dad fran­cés prohi­bie­ra su uso. Ten­dría que pa­sar ca­si me­dio si­glo pa­ra que un jo­ven es­tu­dian­te de quí­mi­ca de Pa­rís, Eu­gè­ne Schue­ller, que ter­mi­nó fun­dan­do el gran im­pe­rio cos­mé­ti­co L’Orèal, crea­ra L’Au­réa­le: fue el pri­mer tin­te se­gu­ro, y en su fa­bri­ca­ción em­pleó sa­les mi­ne­ra­les. Años des­pués, en 1952, la fir­ma lan­zó Re­ge Co­lor, el pri­mer tin­te pa­ra uso do­més­ti­co.

Barra de la­bios Mi­lady

Lar­ga tam­bién es la his­to­ria des­de los pri­me­ros pro­duc­tos pa­ra te­ñir los la­bios has­ta el na­ci­mien­to de la barra de la­bios tal y co­mo hoy la co­no­ce­mos, que vino con la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Fue obra de Ha­zel Bis­hop, una quí­mi­ca neo­yor­qui­na que creó en 1940 el pri­mer la­bial de lar­ga du­ra­ción. Lo de­no­mi­nó Sin man­cha, por­que no de­ja­ba ras­tro al be­sar, un au­tén­ti­co pro­ble­ma en la épo­ca, ya que los tra­jes de los ma­ri­ne­ros eran de un blan­co im­po­lu­to. En Es­pa­ña fue la em­pre­sa Puig la que fa­bri­có el pri­mer lá­piz pa­ra la­bios, que bau­ti­zó con el nom­bre de Mi­lady, en 1922. Pe­ro la his­to­ria del rou­ge co­mien­za con la mis­mí­si­ma Cleo­pa­tra, que uti­li­za­ba co­chi­ni­llas pa­ra pin­tar­se los la­bios. Y en el si­glo XVI, la rei­na Isa­bel I de In­gla­te­rra em­plea­ba una mez­cla de ce­ra de abe­jas y azu­fre de mer­cu­rio ro­jo pa­ra em­be­lle­cer­los. Los ex­pe­ri­men­tos pa­ra per­fec­cio­nar­la tu­vie­ron que ce­sar cuan­do en 1770 el Par­la­men­to bri­tá­ni­co pro­mul­gó una ley que de­cía que una mu­jer que lle­va­se co­lor en los la­bios po­día ser juz­ga­da por bru­je­ría. Hoy en día es el cos­mé­ti­co más con­su­mi-

do: se es­ti­ma que ca­da se­gun­do se ven­den cien­tos de ba­rras de la­bios en to­do el mun­do y que una mu­jer me­dia de un país avan­za­do gas­ta en­tre ki­lo y me­dio y tres ki­los de car­mín a lo lar­go de to­da su vi­da. Un nom­bre que no pue­de fal­tar en la his­to­ria de la cos­mé­ti­ca es el de Ma­xi­mi­lian Fac­to­ro­witz, un emi­gran­te ru­so que cuan­do lle­gó a EE.UU. cam­bió su nom­bre por el de Max Fac­tor, y que ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en el au­tén­ti­co pa­dre del ma­qui­lla­je mo­derno. Max sa­lió de Ru­sia por­que por su tra­ba­jo co­mo ma­qui­lla­dor y fa­bri­can­te de pe­lu­cas en la cor­te del zar Ni­co­lás II te­nía prohi­bi­do ca­sar­se, y él que­ría for­mar una fa­mi­lia. En 1904 lle­gó a Nue­va York y más tar­de se ins­ta­ló en Los Án­ge­les. Cuan­do vio una pe­lí­cu­la por pri­me­ra vez, en 1914, que­dó ho­rro­ri­za­do con la pin­tu­ra del ros­tro de los ac­to­res, y creó el pri­mer, ma­qui­lla­je Fle­xi­ble Gra­se­paint, pa­ra dar na­tu­ra­li­dad a las ca­ras. Más tar­de com­ple­tó la lí­nea de su mar­ca con som­bras de ojos y el pri­mer lip­gloss, al que lla­mó Lip Po­ma­de. Max Fac­tor acu­ñó el tér­mino ma­ke up y ter­mi­nó ga­nan­do un Os­car de Holly­wood. Fue tam­bién el in­ven­tor de las pes­ta­ñas pos­ti­zas, en 1919: se las pu­so a la ac­triz Phy­llis Ha­ver, y no ha­bía di­va que no lo bus­ca­ra. En 1925 creó otro hi­to, el ma­qui­lla­je wa­ter­proof pa­ra la pe­lí­cu­la Ma­re Nos­trum, y años des­pués Est­her Wi­lliams no po­día vi­vir sin él. Son mu­chas las cu­rio­si­da­des que es­con­de la fir­ma, co­mo que en 1925 re­ci­bió un pe­di­do ur­gen­te pa­ra su­mi­nis­trar 600 li­tros de ma­qui­lla­je co­lor oli­va li­ge­ro pa­ra te­ñir el ros­tro de los ex­tras de la pe­lí­cu­la Ben Hur. O que en 1939 cons­tru­yó una ma­qui­na de be­sar pa­ra po­ner a prue­ba la re­sis­ten­cia de un lá­piz de la­bios. Y du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial desa­rro­lló to­nos de ma­qui­lla­je de ca­mu­fla­je pa­ra el cuer­po de Ma­ri­nes de EE.UU.

Cre­mas, por ca­sua­li­dad

La pri­me­ra de la que se tie­ne re­fe­ren­cia la in­ven­tó Ga­leno en el año 157 en los ra­tos li­bres de su tra­ba­jo co­mo mé­di­co de la es­cue­la de gla­dia­do­res de Pér­ga­mo. En uno de sus ex­pe­ri­men­tos, des­cu­brió que el acei­te ve­ge­tal, mez­cla­do con agua y ce­ra de abe­jas, era re­fres­can­te y da­ba elas­ti­ci­dad a la piel. En los si­glos si­guien­tes sur­gie­ron un­güen­tos, po­ma­das... pe­ro la pri­me­ra emul­sión es­ta­ble jun­tan­do agua y acei­te fue in­ven­ta­da en 1911 por el far­ma­céu­ti­co Os­car Tro­plo­witz, el quí­mi­co Isaac Lifs­chütz y el der­ma­tó­lo­go Paul Ger­son. Es la Ni­vea de ca­ja azul. Ya en la dé­ca­da de los se­sen­ta, el fí­si­co de la NASA Max Hu­ber su­frió gra­ves que­ma­du­ras al es­ta­llar­le un ex­pe­ri­men­to en la ca­ra y, co­mo los re­me­dios exis­ten­tes no le cu­ra­ban, en el ga­ra­je de su ca­sa mon­tó un la­bo­ra­to­rio pa­ra ex­pe­ri­men­tar. Tar­dó más de do­ce años, pe­ro na­cie­ron las cre­mas de tra­ta­mien­to con pro­pie­da­des re­ge­ne­ra­ti­vas, an­ti­oxi­dan­tes, an­ti­mi­cro­bia­nas y an­ti­in­fla­ma­to­rias. No lle­gó a co­mer­cia­li­zar­las pe­ro fue­ron la ba­se de los fu­tu­ros tra­ta­mien­tos. Al pri­mer pro­tec­tor so­lar se le atri­bu­yen dos pa­dres. Uno es el doc­tor Grei­ter, que se que­mó es­ca­lan­do la mon­ta­ña Piz Buin y ter­mi­nó fun­dan­do es­ta fir­ma en los cua­ren­ta. El otro, un avia­dor y far­ma­céu­ti­co ame­ri­cano que fa­bri­có un pro­duc­to de­ri­va­do del pe­tró­leo pa­ra que no se que­ma­ran los sol­da­dos des­ti­na­dos en el Pa­cí­fi­co du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. La fór­mu­la la com­pró Cop­per­to­ne y su anun­cio de la ni­ña con el pe­rri­to dio la vuel­ta al mun­do.

Bri­git­te Bar­dot ins­pi­ró el pri­mer ri­za­dor de pe­lo.

Más­ca­ra de pes­ta­ñas ori­gi­nal, de May­be­lli­ne, lan­za­da a prin­ci­pios de los años vein­te.

Ma­rilyn Mon­roe te­nía sus pro­pios tru­cos de ma­qui­lla­je, co­mo po­ner­se va­se­li­na an­tes de la ba­se, pa­ra que bri­lla­ra su ros­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.