Un pi­la­tes pa­ra el sue­lo pél­vi­co

AR - - FITNESS -

¿Sa­bías que el pi­la­tes pue­de ayu­dar­te a re­cu­pe­rar, for­ta­le­cer y man­te­ner el tono del sue­lo pél­vi­co? El de­te­rio­ro de es­ta par­te de nues­tro cuer­po (for­ma­da por el con­jun­to de múscu­los y li­ga­men­tos que cie­rran el ab­do­men y cu­ya fun­ción es sos­te­ner los ór­ga­nos pél­vi­cos: ve­ji­ga, ure­tra, úte­ro, va­gi­na y rec­to) pue­de dar­se a raíz de un par­to, a cau­sa de la obe­si­dad o co­mo con­se­cuen­cia de la edad y la me­no­pau­sia. Un sue­lo pél­vi­co de­bi­li­ta­do pue­de pro­vo­car in­con­ti­nen­cia uri­na­ria, mo­les­tias, do­lor de es­pal­da o la caí­da de los ór­ga­nos in­tra­ab­do­mi­na­les (pro­lap­sos), por lo que es ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer la zo­na pa­ra evi­tar cual­quier ti­po de mo­les­tias. El pi­la­tes, gra­cias a sus dis­tin­tos ejer­ci­cios, pue­de ser muy be­ne­fi­cio­so en es­te as­pec­to. El doc­tor Juan Bos­co Cal­vo, pio­ne­ro en traer el Mé­to­do pi­la­tes a Es­pa­ña, de­cla­ra que es­ta prác­ti­ca con­for­ma uno de los ejer­ci­cios más com­ple­tos que po­de­mos en­con­trar en la ac­tua­li­dad. Uno de sus ob­je­ti­vos se cen­tra en me­jo­rar la pos­tu­ra de to­do el cuer­po, ade­más de aque­llos múscu­los que ro­dean la re­gión lum­bar y la pél­vi­ca, por lo que en ca­da ejer­ci­cio se tra­ta al mis­mo tiem­po tan­to el for­ta­le­ci­mien­to co­mo el es­ti­ra­mien­to mus­cu­lar. Es­te ti­po de pi­la­tes re­quie­re una gran pre­ci­sión y mu­cho con­trol, así que siem­pre de­be ser su­per­vi­sa­do por pro­fe­sio­na­les. No po­de­mos ol­vi­dar que un sue­lo pél­vi­co de­ma­sia­do da­ña­do pue­de ver­se afec­ta­do si se lo fuer­za en ex­ce­so, por lo que es re­co­men­da­ble co­no­cer su es­ta­do an­tes de prac­ti­car una ru­ti­na de pi­la­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.