La peor can­tan­te de ópe­ra del mun­do

Meryl Streep se con­vier­te en Flo­ren­ce Fos­ter Jen­kins, la me­dio­cre so­prano a la que iban a ver pa­ra reír­se.

AR - - CINE -

Acha­ca­ba a la en­vi­dia que mu­chos cri­ti­ca­ran su for­ma de can­tar. Flo­ren­ce Fos­ter Jen­kins, una es­ta­dou­ni­den­se de fa­mi­lia aco­mo­da­da, se te­nía por una de las gran­des so­pra­nos de prin­ci­pios del si­glo XX. Cla­ro que no hay más que es­cu­char al­gu­nas de las gra­ba­cio­nes que se con­ser­van, y que en­con­tra­rás en In­ter­net, pa­ra dar­se cuen­ta de que su voz era ho­rri­ble, y aún peor eran su sen­ti­do del rit­mo y su en­to­na­ción. Cu­rio­sa­men­te, la pe­lí­cu­la Flo­ren­ce Fos­ter Jen­kins es la se­gun­da que se es­tre­na es­te año ba­sa­da en la vi­da de es­ta ex­cén­tri­ca da­ma. El pa­sa­do mes de abril tam­bién ins­pi­ró el fil­me fran­cés Ma­da­me Mar­gue­ri­te. Meryl Streep po­ne cuer­po y al­ma a es­ta nue­va y di­ver ti­dí­si­ma co­me­dia que de nue­vo sa­ca lo me­jor de es­ta ac­triz –¡es­tá ma­ra­vi­llo­sa!– y que ade­más nos trae de re­gre­so a Hugh Grant. El fil­me na­rra las pe­ri­pe­cias de una mu­jer que lle­na­ba tea­tros a pe­sar de su ne­fas­to ta­len­to pa­ra la ópe­ra, o qui­zás jus­ta­men­te por eso, por la di­ver­sión que pro­por­cio­na­ba. Ade­más, los crí­ti­cos a ve­ces eran tan crue­les que so­lo des­per­ta­ban la cu­rio­si­dad de quie­nes de­ci­dían ver por sí mis­mos si tal ho­rror era cier­to. Con to­do, ella siem­pre es­tu­vo con­ven­ci­da de su gran­de­za. Es más, tras un ac­ci­den­te en un ta­xi se con­ven­ció de po­der dar “el fa más al­to de la his­to­ria”, lo que su­pu­so pa­ra el con­duc­tor, en lu­gar de una de­man­da, una ca­ja de ca­rí­si­mos pu­ros de re­ga­lo. Y no ha­ble­mos de los dis­fra­ces que ella mis­ma di­se­ña­ba... Lo cier­to es que es me­jor ver el lar­go­me­tra­je, ya que se ha he­cho un es­fuer­zo im­por­tan­te que ha me­re­ci­do la pe­na. Es es­pec­ta­cu­lar ver a la se­ño­ra Streep can­tan­do co­mo un an­ge­li­to so­bre un es­ce­na­rio du­ran­te una fun­ción. No hay es­treno me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.