El en­fa­do de Bri­git­te Bar­dot

AR - - BELLEZA - Tex­to: ESPERANZA JIMÉNEZ

Chica­go, 1913. Una jo­ven lla­ma­da Ma­bel Wi­lliams se enamo­ra de un ve­cino, Chet He­wes, y pa­ra lla­mar su aten­ción ti­ñe sus pes­ta­ñas con el ho­llín de una lám­pa­ra de acei­te. Es­tu­vo a pun­to de su­frir im­por­tan­tes le­sio­nes. Su hermano me­nor, Tho­mas, era far­ma­céu­ti­co y de­ci­dió ayu­dar­la a cap­tu­rar el co­ra­zón del hom­bre que ama­ba sin po­ner en ries­go su sa­lud. In­ven­tó un os­cu­re­ce­dor de pes­ta­ñas mez­clan­do va­se­li­na y pol­vo de car­bón. Sin sa­ber­lo, es­ta­ba fa­bri­can­do la pri­me­ra más­ca­ra de pes­ta­ñas. Ma­bel y Chet se ca­sa­ron y, en 1915, Tho­mas Wi­lliams fun­dó su em­pre­sa de cos­mé­ti­cos. La lla­mó May­be­lli­ne, nom­bre que se de­ri­va del de su her­ma­na: Ma­bel + va­se­li­na = May­bell. Ani­ma­do por el éxi­to, en los años vein­te lan­zó al mer­ca­do el pri­mer eye­li­ner y la som­bra de ojos.

Un ali­sa­dor por amor

En el si­glo XIX un mé­di­co in­glés, can­sa­do de pro­vo­car que­ma­du­ras a su mu­jer al ali­sar­le el pe­lo con los hie­rros de una plan­cha tra­di­cio­nal, jun­tó dos re­sis­ten­cias que die­ron ori­gen a la pri­me­ra plan­cha de ca­be­llo. Los da­tos do­cu­men­ta­dos, sin em­bar­go, ad­ju­di­can el in­ven­to a Eri­ca Feld­man, en 1872. La jo­ven co­gió dos hie­rros can­den­tes y se los co­lo­có en la ca­be­za pa­ra dar­le for­ma al ca­be­llo. No sa­be­mos cual fue el re­sul­ta­do, pe­ro su nom­bre ha pa­sa­do a la his­to­ria. Fi­nal­men­te, se­ría en 1912 cuan­do Jen­ni­fer Bell Scho­field creó el pri­mer ali­sa­dor que con­sis­tía en dos pla­cas de me­tal que des­can­sa­ban en­tre una bi­sa­gra, un di­se­ño que se si­gue em­plean­do con los ló­gi­cos cam­bios de la evo­lu­ción in­dus­trial. Y un ‘amor’, que ter­mi­nó en los tri­bu­na­les, dio ori­gen al pri­mer ri­za­dor de pe­lo. Na­ció en los se­sen­ta, por obra de Mon­sieur Le­liè­vre, un fa­mo­so pe­lu­que­ro pa­ri­sino que te­nía su sa­lón cer­ca de la To­rre Eif­fel. Con sus pro­pias ma­nos fa­bri­có el pri­mer apa­ra­to eléc­tri­co pa­ra ha­cer ri­zos, y jun­to con un so­cio lo bau­ti­za­ron co­mo BB, ins­pi­rán­do­se en los ri­zos de la mu­sa del mo­men­to, su ado­ra­da Bri­git­te Bar­dot. Pe­ro la re­la­ción se vol­vió tem­pes­tuo­sa cuan­do la ac­triz los de­man­dó, por lo que la mar­ca pa­só a lla­mar­se BaBy­liss.

1940. Más­ca­ra con ce­pi­llo, en el pri­mer for­ma­to. 1947. Ba­se en ba­rra Pan Stick pa­ra re­to­ques. 1958. Más­ca­ra Wand, la pri­me­ra con va­ri­lla y cuen­co.

1929. Bri­llo de la­bios Lip Po­ma­de, ya re­sis­ten­te al agua. De Max Fac­tor.

1950. El anun­cio de Cop­per­to­ne de la ilus­tra­do­ra Joy­ce Ba­llanty­ne, que se ins­pi­ró en su pro­pia hi­ja de tres años, Che­ri.

El pri­mer ‘con­tou­ring’ Max Fac­tor no so­lo acu­ñó el tér­mino ma­ke up, que hoy se si­gue usan­do, e in­ven­tó la ba­se de ma­qui­lla­jes y el ‘gloss’, sino que ideó un sis­te­ma de ca­li­bra­do fa­cial pa­ra es­tu­diar las di­men­sio­nes de los ros­tros y así em­be­lle­cer­los con pol­vos de dis­tin­to co­lor, lo que hoy ha­ce el con­tou­ring.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.