Cin­co hom­bres po­co co­rrien­tes

Desafían es­te­reo­ti­pos y nos en­can­tan.

AR - - SUMARIO - 38

PHI­LIP­PE DUMAS

Mo­de­lo

“La edad es so­lo un nú­me­ro. En­ve­je­cer trae un plus aña­di­do”

Te ima­gi­nas que un buen día te des­pier­tas y al­guien ha ro­ba­do tus fo­tos pa­ra crear un perfil fal­so en una red so­cial? Un perfil que ade­más es­tá arra­san­do, que ha­ce su­bir tu po­pu­la­ri­dad co­mo la es­pu­ma y que pro­vo­ca que periodistas de to­do el mun­do quie­ran con­tac­tar con­ti­go. Es­ta es la his­to­ria del mo­de­lo fran­cés Phi­lip­pe Dumas (61): “Me le­van­té co­mo to­dos los días y un ami­go que no ha­bía vis­to des­de ha­cía años, que vi­ve en EE.UU., me en­vío un mensaje: ‘Mi­ra Red­dit [una red so­cial], es­tás cau­san­do fu­ror’. Un in­ter­nau­ta le ha­bía su­plan­ta­do la iden­ti­dad y ha­bía aña­di­do el si­guien­te mensaje: “Ten­go 60 años, es­toy ju­bi­la­do y el sue­ño de mi vi­da es ser mo­de­lo. ¿Ten­go po­si­bi­li­da­des?”. Y des­de lue­go que las te­nía. Des­de en­ton­ces, su vi­da ha da­do un gi­ro de 180 gra­dos, y ha pa­sa­do de ser di­rec­tor de producción en una pro­duc­to­ra de ci­ne a mo­de­lo in­ter­na­cio­nal. La mo­da le ha lle­va­do has­ta la cres­ta de la ola, aun­que es­te atí­pi­co mo­de­lo es cons­cien­te de que la fa­ma es efí­me­ra: “Me sien­to muy ilu­sio­na­do, pe­ro de­pen­de de mí per­ma­ne­cer en lo más al­to. Me lo he to­ma­do co­mo un re­to y voy a ha­cer lo que ha­ga fal­ta pa­ra no des­apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad”, con­fie­sa. Una pe­ne­tran­te mi­ra­da co­lor ave­lla­na y una cui­da­da bar­ba, que ha­ría pa­li­de­cer de en­vi­dia a cual­quier híps­ter, son dos de sus se­ñas de iden­ti­dad: “Aca­ri­ciar mi bar­ba es par­te de mi per­so­na­li­dad, no pue­do ima­gi­nar­me afei­ta­do. La de­jé cre­cer cuan­do vi que la gen­te mos­tra­ba in­te­rés en ella y creo que me ha da­do po­pu­la­ri­dad”, co­men­ta es­te am­bi­cio­so mo­de­lo a quien no le im­por­ta­ría vol­ver a tra­ba­jar en ci­ne, pe­ro es­ta vez de­lan­te de la cá­ma­ra: “Siem­pre me he sen­ti­do atraí­do por es­te mun­do, creo que te ayu­da a man­te­ner la men­te joven. Eso es lo im­por­tan­te: man­te­ner­te joven, sea cual sea tu edad”, afir­ma. Sin em­bar­go, pe­se a ha­ber tra­ba­ja­do al ser­vi­cio del sép­ti­mo ar­te du­ran­te 25 años, Dumas es­tu­dió De­re­cho: “Nun­ca me he sen­ti­do iden­ti­fi­ca­do con ese cam­po, soy una per­so­na muy ar­tís­ti­ca”, co­men­ta. Prue­ba de ello es el de­ta­lla­do ta­tua­je de una obra de Mi­ró (Mu­jer ro­dea­da por el vue­lo de un pá­ja­ro) que de­co­ra su an­te­bra­zo: “Los ta­tua­jes no es­ta­ban bien vis­tos en mi fa­mi­lia, pe­ro me de­ci­dí cuan­do me di cuen­ta de que da­ba igual lo que pen­sa­ran los de­más. Aho­ra es una par­te de mi cuer­po”, re­ve­la Phi­lip­pe, quien nos ase­gu­ra que, ade­más de es­tar sol­te­ro, no tie­ne nin­gún pro­ble­ma con su edad: “Es so­lo un nú­me­ro. Ca­da una es ade­cua­da por al­go bueno, co­mo la frescura en los jó­ve­nes, aun­que en­ve­je­cer trae ese pe­que­ño plus, aña­di­do con los años, da una ma­yor di­men­sión, una ma­yor pro­fun­di­dad al pro­yec­to gra­cias a la ex­pre­sión de los ojos y las arru­gas”, co­men­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.