Per­so­na­je

Glo­ria Stei­nem, el icono del fe­mi­nis­mo, pu­bli­ca sus me­mo­rias: Mi vi­da en la ca­rre­te­ra.

AR - - SUMARIO - Tex­to: PILAR MANZANARES

Una ver­dad ex­plo­si­va pá­gi­na a pá­gi­na. No he vuel­to a ser la mis­ma des­pués de leer­lo”, afir­ma Ja­ne Fon­da. “Hay que ce­le­brar a una de las mu­je­res más im­por­tan­tes de nues­tro tiem­po”, dice la di­se­ña­do­ra Dia­ne von Furs­ten­berg. “Co­mo la au­to­ra, es un li­bro re­fle­xi­vo y sor­pren­den­te­men­te hu­mil­de. Es­tá lleno de un sen­ti­do tras­cen­den­tal de la vi­da al tiem­po que ofre­ce puntos de vis­ta muy per­so­na­les”, es­cri­be la re­vis­ta de Oprah Win­frey mien­tras lo si­túa en­tre los me­jo­res li­bros del año. Y a es­tas se le unen las re­co­men­da­cio­nes de otras

ce­le­bri­ties co­mo Em­ma Wat­son, Le­na Dun­ham, Ree­se Whi­ters­poon, Kar­lie Kloss... y de pe­rió­di­cos co­mo The New York Ti­mes o The Bos­ton Glo­be, en­tre otros. Aho­ra, por fin, Mi vi­da en la ca­rre­te­ra, las me­mo­rias de Glo­ria Stei­nem, llega el 24 de oc­tu­bre a Es­pa­ña de la mano de la edi­to­rial Alp­ha De­cay.

A sus 82 años, es­te icono del fe­mi­nis­mo mun­dial, lu­cha­do­ra in­can­sa­ble por la igual­dad de se­xos y de otras cau­sas so­cia­les, co­mo en su épo­ca aca­bar con la guerra de Viet­nam, ase­gu­ra que cuan­do la gen­te le pre­gun­ta có­mo es que conserva la ener­gía des­pués de tan­tos años, siem­pre responde lo mis­mo: “Por­que via­jo. Du­ran­te más de cua­ren­ta años, he pa­sa­do la mi­tad de mi tiem­po en la ca­rre­te­ra”. Y esa vi­ta­li­dad y ri­que­za son lo que

ha que­ri­do trans­mi­tir en su li­bro: “Nun­ca he in­ten­ta­do es­cri­bir so­bre es­ta for­ma de vi­da, ni si­quie­ra cuan­do in­for­ma­ba so­bre la gen­te y las co­sas que su­ce­dían en otros lu­ga­res. No me pa­re­cía opor­tuno. Yo no me em­bar­ca­ba en via­jes por ca­rre­te­ra al es­ti­lo Ke­rouac, ni me re­be­la­ba con­tra el se­den­ta­ris­mo, ni si­quie­ra via­ja­ba por una cau­sa. Al prin­ci­pio era una pe­rio­dis­ta a la ca­za de his­to­rias; más tar­de, tra­ba­jé es­po­rá­di­ca­men­te en cam­pa­ñas y mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos; y, las más de las ve­ces, fui ac­ti­vis­ta iti­ne­ran­te del fe­mi­nis­mo. Me con­ver­tí en una per­so­na cu­yos ami­gos y es­pe­ran­zas es­ta­ban tan dis­per­sos co­mo su pro­pia vi­da. Y me pa­re­cía na­tu­ral que el fac­tor co­mún en es­te es­ti­lo de vi­da fue­se la ca­rre­te­ra”, es­cri­be.

La caó­ti­ca vi­da real

Glo­ria Stei­nem siem­pre tu­vo una vi­da iti­ne­ran­te. Cuan­do era pe­que­ña, su pa­dre so­lía me­ter a to­da la fa­mi­lia en el co­che y con­du­cir, ca­da oto­ño, a lo lar­go de EE.UU., en bus­ca de aven­tu­ras pa­ra ga­nar­se la vi­da. Fue así co­mo ella se dio cuen­ta de que cre­cer no te­nía por qué sig­ni­fi­car es­tar siem­pre en el mis­mo lu­gar, sino más bien es­cu­char y apren­der de las vo­ces de quie­nes ins­pi­ran el cam­bio y la re­vo­lu­ción. Qui­zás por eso Mi vi­da en la ca­rre­te­ra se ha con­ver­ti­do en una guía ca­si es­pi­ri­tual en la que via­ja­mos des­de su pri­me­ra ex­pe­rien­cia de ac­ti­vis­mo fe­mi­nis­ta en la In­dia a la fun­da­ción de su pro­pia re­vis­ta, Ms.

“Nun­ca hu­bie­ra te­ni­do la ini­cia­ti­va ni los me­dios de ha­cer nin­gu­na de las co­sas más im­por­tan­tes de mi vi­da de no ser por­que, sim­ple­men­te, es­tu­ve ahí fue­ra –afir­ma, mien­tras ex­pli­ca–: Lan­zar­me a la ca­rre­te­ra cam­bió a la per­so­na que yo creía ser. La ca­rre­te­ra es caó­ti­ca, co­mo la vi­da real. Nos sa­ca de la ne­ga­ción y nos arro­ja a la reali­dad, nos sa­ca de la teo­ría y nos arro­ja a la prác­ti­ca, de la pru­den­cia a la ac­ción, de las es­ta­dís­ti­cas a las his­to­rias; en de­fi­ni­ti­va, nos sa­ca de nues­tras men­tes y nos arro­ja a nues­tros co­ra­zo­nes. Jun­to a los pe­li­gros y el buen se­xo en­tre dos per­so­nas, la ca­rre­te­ra es una de las co­sas que te ha­cen es­tar cien por cien vi­vo”. De es­ta for­ma nos ani­ma a to­das a via­jar o a que­dar­nos unos días don­de es­te­mos, pe­ro con un es­ta­do de áni­mo nó­ma­da, man­te­nién­do­nos abier­tas a lo que va­ya sur­gien­do: “Es­to pue­de em­pe­zar en el mis­mo mo­men­to en que pi­sas la ca­lle”, ad­vier­te.

Una mu­jer sin un hom­bre es co­mo un pez sin bi­ci­cle­ta

La joven que so­ña­ba con ser bai­la­ri­na, y que aca­bó es­tu­dian­do en el Smith Co­lle­ge, una ins­ti­tu­ción co­no­ci­da por pro­mo­ver una edu­ca­ción de ca­li­dad pa­ra las mu­je­res, se que­dó em­ba­ra­za­da a los 22 años. Le aca­ba­ban de con­ce­der una be­ca pa­ra ir a la In­dia y, des­de lue­go, ser ma­dre no era al­go con lo que ella con­ta­se. Pe­ro en 1957 no era na­da fá­cil plan­tear­se otra sa­li­da.

Lo me­jor que ha po­di­do

El des­tino pu­so en su ca­mino al doc­tor John Shar­pe, un mé­di­co lon­di­nen­se que, una dé­ca­da an­tes de que el abor­to fue­se le­gal, de­ci­dió ayu­dar­la. Sin sa­ber na­da de aque­lla joven, apar­te de que ha­bía ro­to un com­pro­mi­so en su tie­rra pa­ra sa­lir en bus­ca de un des­tino in­cier­to, le di­jo: “Tie­nes que pro­me­ter­me dos co­sas. Pri­me­ro, que no le da­rás mi nom­bre a na­die. Se­gun­do, que ha­rás con tu vi­da lo que te ape­tez­ca”. Aquel fue un no­ta­ble mo­tor pa­ra Stei­nem, has­ta tal pun­to que aho­ra de­di­ca sus me­mo­rias a ese doc­tor: “Lo he he­cho lo me­jor que he po­di­do”, le dice en el pró­lo­go. Y es que, tras aquel mo­men­to, la ac­ti­vis­ta a fa­vor de la igual­dad de se­xos ja­más ha ce­sa­do en su lu­cha por la le­ga­li­za­ción del abor­to, pe­ro tam­bién por que en to­das par­tes del mun­do se die­ra una aten­ción más hu­ma­na a em­ba­ra­za­das y par­tu­rien­tas y, en ge­ne­ral, a las mu­je­res. De he­cho, uno de sus ar­tícu­los más fa­mo­sos, pu­bli­ca­do por la re­vis­ta New York Ma­ga­zi­ne, fue Des­pués del Black Po­wer, la li­be­ra­ción de la mu­jer: “Es­ta­ba ins­pi­ra­do en mi pro­pia to­ma de con­cien­cia; a sa­ber, el he­cho de ha­ber ca­lla­do, si­len­cia­do, aquel abor­to al que me ha­bía so­me­ti­do años an­tes. Al igual que mu­chas mu­je­res, ha­bía si­do pro­gra­ma­da pa­ra sen­tir­me cul­pa­ble, sin per­ca­tar­me de que ha­bía motivos po­lí­ti­cos por los que a las mu­je­res no se nos au­to­ri­za­ba a de­ci­dir so­bre nues­tro pro­pio cuer­po”, afir­ma.

En al­gu­na oca­sión se le ha es­cu­cha­do con­tar que una vez un ta­xis­ta de Bos­ton le di­jo es­ta gran fra­se: “Si los hom­bres se pu­die­ran que­dar em­ba­ra­za­dos el abor­to se­ría sa­gra­do”. Es pa­ra pen­sár­se­lo.

No al ma­tri­mo­nio has­ta los 66

Co­mo ins­ti­tu­ción opre­so­ra que an­tes qui­ta­ba el ape­lli­do a las mu­je­res y las con­fi­na­ba al cui­da­do de la ca­sa y de un ma­ri­do que te­nía de­re­cho de co­rrec­ción so­bre la mu­jer, Stei­nem no po­día es­tar de acuer­do con el ma­tri­mo­nio: “En es­te país, fue du­ran­te años el mo­de­lo le­gal del es­cla­vis­mo”, es­cri­bió en The Te­le­graph. Pe­ro a los 66 años, cuan­do ya las co­sas ha­bían cam­bia­do, de­ci­dió ca­sar­se con el ac­ti­vis­ta sud­afri­cano Da­vid Ba­le, pa­dre del ac­tor Ch­ris­tian Ba­le –el me­jor Bat­man que ha da­do el ci­ne–. Las crí­ti­cas no tar­da­ron en lle­gar. Tam­po­co su res­pues­ta: “Yo no he cam­bia­do,

lo que ha cam­bia­do es el ma­tri­mo­nio. En EE.UU. nos he­mos pa­sa­do los úl­ti­mos trein­ta años cam­bian­do las le­yes so­bre el ma­tri­mo­nio. Si me hu­bie­ra ca­sa­do cuan­do se su­po­nía que te­nía que ha­cer­lo, ha­bría perdido mi ape­lli­do, mi re­si­den­cia le­gal, mi ca­li­fi­ca­ción de cré­di­to y la ma­yo­ría de mis de­re­chos ci­vi­les. Aho­ra es po­si­ble con­traer un ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio”.

Con­fe­sar el mie­do

Con to­do, y a pe­sar de que los avan­ces en ma­te­ria de igual­dad han si­do mu­chos, una de sus ci­tas más ce­le­bra­das du­ran­te años si­gue es­tan­do vi­gen­te hoy: “To­da­vía me fal­ta es­cu­char a un hom­bre pe­dir con­se­jo so­bre có­mo com­bi­nar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y un ma­tri­mo­nio”.

Pa­re­ce men­ti­ra al es­cu­char­la hoy que Stei­nem tu­vie­ra pá­ni­co a ha­blar en pú­bli­co. Es al­go que evi­tó has­ta bien en­tra­da en la trein­te­na. De he­cho, lle­gó a con­sul­tar su fo­bia con una pro­fe­so­ra de ora­to­ria, que le ex­pli­có que re­sul­ta­ba es­pe­cial­men­te com­pli­ca­do en­se­ñar a ha­blar en pú­bli­co a bai­la­ri­nes y es­cri­to­res, da­do que tan­to unos co­mo otros ha­bían es­co­gi­do pro­fe­sio­nes en las que no ne­ce­si­ta­ban ha­blar: “Pe­ro me atre­ví y des­cu­brí que, si con­fe­sa­ba mi mie­do, el pú­bli­co no so­lo se mos­tra­ba to­le­ran­te, sino tam­bién com­pren­si­vo. Las en­cues­tas re­ve­la­ban que a mu­cha gen­te le da más mie­do ha­blar en pú­bli­co que la muer­te. No era la úni­ca”. Así, en só­ta­nos de co­le­gios, tea­tros de pro­vin­cias y gim­na­sios de ins­ti­tu­to fue per­dien­do el mie­do y pu­do lu­char con la pa­la­bra por sus ideas.

Hoy, al igual que sus ac­tos, sus ci­tas son muy ce­le­bra­das, so­bre to­do por la le­gión de mu­je­res que la ad­mi­ran y la si­guen, y es que a tra­vés de ellas po­dría­mos re­pa­sar to­da la esen­cia del fe­mi­nis­mo. Pe­ro si hay una que re­su­ma su es­pí­ri­tu li­bre e in­de­pen­dien­te es la di­ver­ti­da “una mu­jer sin un hom­bre es co­mo un pez sin bi­ci­cle­ta”. Sin ol­vi­dar tam­po­co es­ta ma­ra­vi­llo­sa re­fle­xión que to­das de­be­ría­mos te­ner en cuen­ta y que si­gue tan vi­gen­te co­mo el pri­mer día: “He­mos co­men­za­do a criar a nues­tras hi­jas más co­mo si fue­ran hi­jos, pe­ro po­cos tie­nen el co­ra­je de criar más a nues­tros hi­jos co­mo si fue­ran hi­jas”.

Pe­ro to­do es po­si­ble, por­que, al fi­nal, co­mo ella mis­ma dice: “La es­pe­ran­za es una emo­ción muy re­bel­de”, así que man­ten­gá­mos­la pa­ra se­guir lu­chan­do. Tras leer las me­mo­rias de es­ta ac­ti­vis­ta, fuer­zas no te van a fal­tar.

En Es­ta­dos Uni­dos, el ma­tri­mo­nio fue du­ran­te años el mo­de­lo le­gal del

es­cla­vis­mo

1

1. Stei­nem, du­ran­te la mar­cha por los de­re­chos de las mu­je­res ce­le­bra­da en agos­to de 1970 en Nue­va York.

2. Jun­to a Meryl Streep, du­ran­te la celebración del dé­ci­mo aniver­sa­rio de la ONG Igual­dad Ya, en el tea­tro Gra­mercy de Nue­va York en 2002.

3. La ac­ti­vis­ta y la ac­triz Cy­bill Shep­herd, jun­tas en la cam­pa­ña a fa­vor del abor­to Voi­ces For Choi­ce Wash, en la dé­ca­da de los ochen­ta.

4. Con el ac­tor Ch­ris­tian Ba­le, hi­jo de Da­vid Ba­le, el ac­ti­vis­ta y em­pre­sa­rio sud­afri­cano con el que se ca­só a los 66 años.

3

4

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.