Ca­sa de pre­mio

Es la vi­vien­da ‘sos­te­ni­ble’ de la ar­qui­tec­ta Àn­gels Cas­te­llar­nau.

AR - - SUMARIO - Tex­to: JOA­NA URI­BE

Se pue­de ha­cer una ar­qui­tec­tu­ra di­fe­ren­te. Co­mo mí­ni­mo eso es lo que pien­sa Àn­gels Cas­te­llar­nau, que des­de ha­ce diez años in­ves­ti­ga en cons­truc­cio­nes tra­di­cio­na­les. Na­ci­da en Bar­ce­lo­na ha­ce 38 años, tra­ba­jó en di­fe­ren­tes es­tu­dios an­tes de vol­car­se en su pa­sión por el cam­po y la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal. Así, a los 23 años fun­dó su pro­pio es­tu­dio y de­ci­dió ir­se a vivir a Ayer­be (Hues­ca), de don­de es ori­gi­na­ria su fa­mi­lia. Allí, jun­to a su ma­ri­do, Ale­jan­dro As­ca­so, ha fun­da­do Edra Cul­tu­ra y Na­tu­ra pa­ra desa­rro­llar pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra y agri­cul­tu­ra. Vi­ven con sus dos hi­jos y es­tán es­pe­ran­do el ter­ce­ro. Se han in­te­gra­do en el mun­do ru­ral y ad­qui­ri­do un cla­ro com­pro­mi­so so­cial. Hay po­cos profesionales en Es­pa­ña que tra­ba­jen la ar­qui­tec­tu­ra en tie­rra co­mo Cas­te­llar­nau.

Mu­ros de tie­rra y pa­ja que re­gu­lan la tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad. Te­chos con la­na de ove­ja co­mo ais­lan­te. Ven­ta­nas que apro­ve­chan la luz. Con­tra­ven­ta­nas co­rre­de­ras ter­mo­pro­tec­to­ras. Ais­la­mien­tos acús­ti­cos y elec­tro­mag­né­ti­cos na­tu­ra­les. Usa ma­te­ria­les ki­ló­me­tro ce­ro e in­ves­ti­ga en la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, ade­cuan­do la orien­ta­ción y el di­se­ño de la ca­sa pa­ra apro­ve­char la ener­gía so­lar. Àn­gels se ha ba­ja­do del tren de al­ta ve­lo­ci­dad al que se ha subido la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea pa­ra via­jar a una ve­lo­ci­dad mo­de­ra­da que ase­gu­re un fu­tu­ro me­jor. Y ha te­ni­do re­com­pen­sa, por­que el di­se­ño de su pro­pia ca­sa ha ob­te­ni­do el Te­rra Award, un pre­mio in­ter­na­cio­nal de ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea en tie­rra cru­da, y lo ha ob­te­ni­do fren­te a otras 350 obras a es­ca­la in­ter­na­cio­nal.

¿Por qué de­ci­dis­te tras­la­dar­te a vivir a Ayer­be?

Siem­pre su­pe que no que­ría vivir en una gran ciu­dad. La vi­da en el cam­po es más tran­qui­la. Me gus­ta la

agri­cul­tu­ra, ten­go mi pro­pio huer­to y voy en bi­ci­cle­ta.

¿A tu ma­ri­do lo co­no­cis­te aquí?

Sí, aun­que él tam­bién vi­vía fue­ra. Di­ga­mos que te­ne­mos vi­das pa­ra­le­las y nos en­con­tra­mos aquí. Pa­ra nues­tros hi­jos to­do es más fá­cil. Jue­gan en la ca­lle, se re­la­cio­nan con otros ni­ños, sa­len al cam­po y no ne­ce­si­tan la tec­no­lo­gía pa­ra dis­traer­se. Bas­ta con es­tar tres ho­ras si­guien­do a un pá­ja­ro.

¿Por qué de­jas la ar­qui­tec­tu­ra con­ven­cio­nal y te de­ci­des por la tra­di­cio­nal?

Por­que me des­li­ga­ba de lo que soy y tra­ba­ja­ba for­za­da. No me gus­ta el di­se­ño por el di­se­ño. Ade­más, un día mi je­fe me di­jo que a la obra no irían ni mu­je­res ni ex­tran­je­ros. Ten­dría un mal día.

Eso es mu­cho más que un mal día.

En to­do ca­so, me ayudó a aca­bar de to­mar la de­ci­sión. Aquel no era mi si­tio. Ade­más, no veía la ar­qui­tec­tu­ra que se es­ta­ba ha­cien­do en ar­mo­nía con lo que se ha­bía he­cho his­tó­ri­ca­men­te. Es­toy con­ven­ci­da de que si que­re­mos un fu­tu­ro sos­te­ni­ble la ar­qui­tec­tu­ra de­be se­guir el ca­mino de la tra­di­cio­nal.

Hay ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble sin ser tra­di­cio­nal. Po­ner una pla­ca so­lar, por ejem­plo.

Hay ar­qui­tec­tu­ra low tech y high tech. Es­ta úl­ti­ma bus­ca la efi­cien­cia a tra­vés de la tec­no­lo­gía, pe­ro con un gran gas­to. La low tech apro­ve­cha los re­cur­sos del lu­gar. Yo tien­do a la se­gun­da, pe­ro, aun­que no po­de­mos ig­no­rar la tec­no­lo­gía que te­ne­mos, si pue­do no la apli­co. No re­nun­cio ni a la elec­tri­ci­dad ni a las pla­cas so­la­res. Pe­ro ¿has­ta dón­de lle­ga­re­mos? Nos ven­den que te­ne­mos que equi­par los edi­fi­cios con mu­cha tec­no­lo­gía pa­ra ser más con­for­ta­bles, pe­ro yo me pre­gun­to dón­de es­tá el con­fort ca­len­tan­do un edi­fi­cio en­te­ro cuan­do es más fá­cil abri­gar­se con al­go más de ro­pa.

En­ton­ces, ¿cuál es tu pro­pues­ta en es­te sen­ti­do?

No­so­tros ha­ce­mos ar­qui­tec­tu­ra bio­cli­má­ti­ca. Al­go tan bá­si­co co­mo orien­tar ha­cia el sur pa­ra apro­ve­char la ener­gía del sol que en­tra por la ven­ta­na y que pue­de ca­len­tar más que un ra­dia­dor. Con es­ta orien­ta­ción te le­van­ta­rás con más ener­gía si desa­yu­nas mi­ran­do al sol y pue­des cli­ma­ti­zar una vi­vien­da per­fec­ta­men­te.

¿Se con­tem­plan las orien­ta­cio­nes al GLVH­xDU ORV HGL¿FLRV"

He­mos perdido el nor­te y es­ta­mos en un pun­to en que es más im­por­tan­te el ma­te­rial de la fa­cha­da o la nor­ma­ti­va que com­pro­bar si el edi­fi­cio fun­cio­na.

< VH DFDEDQ KDFLHQGR HGL¿FLRV FDGD vez más en­fer­mos.

Y des­pués nos apa­re­cen pa­to­lo­gías que no sa­be­mos de dón­de vie­nen. Ha­ce­mos edi­fi­cios en­fer­mos y no con­tro­la­mos que los es­ta­mos car­gan­do de campos elec­tro­mag­né­ti­cos que nos afec­tan. Ha­ce­mos sue­los ra­dian­tes de los que ema­na ca­lor to­do el día a tem­pe­ra­tu­ra ho­mo­gé­nea. Eso aton­ta a la per­so­na y pro­vo­ca pro­ble­mas de cir­cu­la­ción y otras pa­to­lo­gías. Ha­ce­mos edi­fi­cios que no res­pon­den a nues­tras ne­ce­si­da­des y nos pue­den per­ju­di­car.

Con gran im­pac­to me­dioam­bien­tal.

Se uti­li­zan ma­te­ria­les que nos cues­ta mu­cha ener­gía fa­bri­car, des­pués de­mo­ler y al fi­nal re­in­tro­du­cir en la na­tu­ra­le­za. No es sos­te­ni­ble en el tiem­po. Se ha­ce una ar­qui­tec­tu­ra que no va a bus­car al hom­bre sino la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Y en­ci­ma te­ne­mos una nor­ma­ti­va a to­das lu­ces con­tra­dic­to­ria.

Si que­re­mos te­ner un fu­tu­ro

sos­te­ni­ble, de­be­mos se­guir la ar­qui­tec­tu­ra

tra­di­cio­nal

¿En qué sen­ti­do?

Pues, por ejem­plo, es­ta­mos apli­can­do una so­bre efi­cien­cia ener­gé­ti­ca que vie­ne de Ale­ma­nia, don­de sus ne­ce­si­da­des no coin­ci­den con las nues­tras. ¿Te quie­res creer que los ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les lo­ca­les co­mo el la­dri­llo, la tie­rra o la ma­de­ra no es­tán en la nor­ma­ti­va de edi­fi­ca­ción es­pa­ño­la? Es­tán los de los años se­ten­ta, pe­ro to­da la tra­di­ción de tres mil años de his­to­ria no es­tá. Nues­tro patrimonio es­tá for­ma­do por ele­men­tos que no sa­be­mos tra­ba­jar: la cal, el ye­so, la ma­de­ra... Los va­mos re­des­cu­brien­do.

Hay mu­chas em­pre­sas de re­cu­pe­ra­ción de ma­te­ria­les de ca­sas an­ti­guas, el for­ja­do de hie­rro, los sue­los... pe­ro es muy ca­ro.

Se con­vier­ten en ar­tícu­los de lu­jo. De ser una co­sa co­ti­dia­na, se con­vier­te en pri­vi­le­gio. En EE.UU., los sis­te­mas de cons­truc­ción en tie­rra co­mo ha­ce­mos no­so­tros los pagan los ri­cos, los que pri­me­ro to­man con­cien­cia de la si­tua­ción y pue­den pa­gar la ex­pe­ri­men­ta­ción. Es un pa­so que de­be dar­se pa­ra po­pu­la­ri­zar es­ta ar­qui­tec­tu­ra.

No me gus­tan

las obras mo­nu­men­ta­les y chi­llo­nas, sino in­te­gra­das en las tex­tu­ras y los es­pa­cios

¿Quié­nes son tus clien­tes?

Ten­go dos ti­pos: eco­lo­gis­tas con­ven­ci­dos y sen­si­bles que quie­ren se­guir es­te ca­mino, y gen­te con con­cien­cia, que tie­ne di­ne­ro y le gus­ta­ría ha­cer las co­sas me­jor.

+DFHV HGL¿FLRV FRQWHPSRUiQHRV FRQ téc­ni­cas y ma­te­ria­les an­ti­guos...

No­so­tros bus­ca­mos la ar­mo­nía y pa­ra te­ner­la el ma­te­rial es muy im­por­tan­te. No bus­ca­mos una for­ma y des­pués ya ve­re­mos có­mo la ha­ce­mos. En ca­da es­pa­cio plan­tea­mos al­go di­fe­ren­te. Por muy bo­ni­ta que sea, no ha­re­mos una cu­bier­ta pla­na en el Pi­ri­neo. No me gus­tan las obras mo­nu-

men­ta­les y chi­llo­nas, sino in­te­grar­me en las tex­tu­ras de un es­pa­cio. Ha­ce­mos ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XXI con to­do el cariño ha­cia lo pre­exis­ten­te.

Co­mo tu ca­sa, que es­tá he­cha con tie­rra co­mo las de al­re­de­dor.

Sí, cons­trui­da por el sis­te­ma de ta­pial. Se mon­tan unos pa­ne­les que ha­cen de en­co­fra­do. Se vier­te la tie­rra den­tro con pa­ja. Se api­so­na y se le­van­ta el mu­ro has­ta que qui­tas el en­co­fra­do. Se cons­tru­yó muy rá­pi­do, por lo que es com­pe­ti­ti­vo.

Y la­na de ove­ja en la cu­bier­ta.

La po­ne­mos en lu­gar de los ais­lan­tes in­dus­tria­les. Van re­sur­gien­do mu­chos sub­pro­duc­tos agrí­co­las que usa­mos. Me ob­se­sio­na la ma­de­ra y la ten­go que com­prar en So­ria por­que en el Pi­ri­neo no hay pro­duc­to­res. Aho­ra en el de Llei­da se es­tá reac­ti­van­do. Si hu­bie­ra de­man­da, se­ría ren­ta­ble.

¿Ser ar­qui­tec­to ru­ral es muy di­fí­cil?

Has de li­diar con una psi­co­lo­gía muy du­ra, la de zo­nas des­po­bla­das don­de no hay gen­te joven y don­de les im­por­ta po­co si una co­sa es bo­ni­ta o no. To­dos en­tien­den de be­lle­za, pe­ro no es una prio­ri­dad.

El ar­te y la cul­tu­ra ru­ral son her­mo­sos.

Eso lo de­ci­mos los de ciu­dad, pe­ro en los pue­blos las ca­sas de ba­rro las han que­ri­do ti­rar to­da la vi­da. No­so­tros en­ca­ja­mos más con los neo­rru­ra­les que con los ru­ra­les. Hay otros ar­qui­tec­tos que tra­ba­jan co­mo no­so­tros. For­ma­mos par­te de es­te mo­vi­mien­to que pien­sa que la ar­qui­tec­tu­ra no se ha­ce por ca­tá­lo­go. Mu­chos de mi ge­ne­ra­ción nos plan­tea­mos las co­sas por­que ve­mos las con­se­cuen­cias que es­tán de­jan­do los de la ge­ne­ra­ción an­te­rior.

Pe­ro hay gen­te joven que quie­re vol­ver a los pue­blos, co­mo tú.

Es un go­teo pe­que­ño, pe­ro exis­te. No hay tra­ba­jo, y la ma­yo­ría se au­to­em­plea. Al­gu­nos quie­ren que los ase­so­re­mos en la ges­tión in­te­gral de un te­rreno con el que no sa­ben qué ha­cer. Agri­cul­tu­ra y ar­qui­tec­tu­ra van uni­das.

Via­jas mu­cho. ¿Qué ex­traes pa­ra tu tra­ba­jo?

De ca­da lu­gar, una co­sa. En Mé­xi­co apren­dí so­bre fi­bras na­tu­ra­les, ar­ci­llas y la ba­ba de un cac­tus, que des­pués apli­ca­mos con cac­tus de aquí. Es un gran flui­di­fi­can­te e im­per­mea­bi­li­zan­te. Su tex­tu­ra es co­mo la de la mas­ca­ri­lla de la piel. Te que­dan las ma­nos in­creí­bles. De Chi­le, téc­ni­cas an­ti­sís­mi­cas. De In­do­ne­sia, los tra­ba­jos ex­qui­si­tos de ma­de­ra.

Fo­tos: XA­VIER D’ARQUER (DOBLESTUDIO)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.