Edi­to­rial

AR - - SUMARIO - Por Ana Rosa Quin­ta­na.

La di­fe­ren­cia en­tre un cam­peón y el res­to de sus co­le­gas no so­lo de­pen­de de las ca­pa­ci­da­des, la pre­pa­ra­ción, las cua­li­da­des in­na­tas o el en­tre­na­mien­to. Sin fuer­za de vo­lun­tad y de­ci­sión no se con­si­guen los triun­fos, las me­da­llas o el éxi­to.

Te­ne­mos muy re­cien­tes los jue­gos de Río y el ejem­plo que nos han da­do nues­tros deportistas, y en es­pe­cial las mu­je­res. Ruth Bei­tia nun­ca hu­bie­ra con­se­gui­do un oro a los 37 años sin su per­se­ve­ran­cia y su es­pí­ri­tu lu­cha­dor. Maia­len Chou­rraut nos de­mos­tró que su ma­ter­ni­dad no ha si­do un im­pe­di­men­to pa­ra con­se­guir su sue­ño: con­ju­gó el ver­bo ‘no aban­do­nar’ y triun­fó. Mi­reia Belmonte, Ca­ro­li­na Marín, Eva Cal­vo, Ly­dia Va­len­tín, las chi­cas de ba­lon­ces­to y de gim­na­sia rít­mi­ca... to­das ellas sa­ben que nun­ca hay que ren­dir­se, que ti­rar la toa­lla es re­nun­ciar a tus sue­ños, que so­lo se llega con es­fuer­zo y de­ci­sión. El de­por­te es una me­tá­fo­ra que po­de­mos apli­car a ca­da uno de los as­pec­tos de la vi­da.

Se­gu­ro que co­no­céis a al­guien que os ha con­ta­do que si no hu­bie­ra he­cho ca­so a la opi­nión ne­ga­ti­va de una de­ter­mi­na­da per­so­na, pro­fe­sor o fa­mi­liar, se ha­bría de­di­ca­do a aque­lla ac­ti­vi­dad que le en­can­ta­ba y le hu­bie­ra he­cho fe­liz. O que se ha arre­pen­ti­do to­da la vi­da de aban­do­nar eso que tan­to le gus­ta­ba al pri­mer obs­tácu­lo.

No se tra­ta de ser cam­peo­nas olím­pi­cas, sino de ser due­ñas de nues­tras vi­das. Po­de­mos con­se­guir pe­que­ños triun­fos que nos den gran­des sa­tis­fac­cio­nes si de­ci­di­da­men­te va­mos “a por ello”, no re­nun­cia­mos, no aban­do­na­mos, no nos ren­di­mos. Lo con­se­gui­re­mos o no, lle­ga­re­mos o no, pe­ro es­ta­re­mos or­gu­llo­sas de no­so­tras mis­mas.

Os pro­pon­go el “yo pue­do” co­mo man­tra de es­te oto­ño. Po­de­mos apren­der in­glés, yo­ga o in­for­má­ti­ca. Po­de­mos li­be­rar­nos de los ma­los ro­llos, na­dar

“Po­de­mos con­se­guir pe­que­ños triun­fos que nos den gran­des sa­tis­fac­cio­nes si de­ci­di­da­men­te va­mos ‘a por ello’”

co­mo una si­re­na o con­se­guir la pos­tu­ra mas in­ve­ro­sí­mil de yo­ga. Po­de­mos cam­biar de tra­ba­jo o en­con­trar pa­re­ja, po­de­mos con­se­guir lo que que­ra­mos y cam­biar de ob­je­ti­vo en el ca­mino. Pe­ro lo que no de­be­mos es re­nun­ciar.

Alé­ja­te de los agua­fies­tas y mie­do­sos, de los que te di­cen: “¿A tu edad? Eso es im­po­si­ble”. Y: “¿Qué van a pen­sar?”. Si eso es lo que quie­res, lo que te gus­ta, lo que siem­pre has so­ña­do. ¡Haz­lo!

Fe­liz oc­tu­bre y... ¡a por ello!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.