RO­BER­TO BOLLE

Bai­la­rín Cuan­do Nu­re­yev se fi­ja en ti

AR - - PERSONAJES -

No es Su­per­mán, aun­que su ai­re de Clark Kent es in­ne­ga­ble, y su es­cul­pi­do cuer­po de es­ta­tua gre­co­rro­ma­na ten­ga más de di­vino que de te­rre­nal. El ita­liano Ro­ber­to Bolle (41) es uno de los gran­des bai­la­ri­nes de ba­llet clá­si­co del mo­men­to. Su his­to­ria co­mien­za cuan­do te­nía cua­tro años, cuan­do es­pe­ra­ba la lle­ga­da del sá­ba­do pa­ra po­ner­se a bai­lar de­lan­te del te­le­vi­sor con la sin­to­nía de Fantástico, un pro­gra­ma de va­rie­da­des de la te­le­vi­sión ita­lia­na. El pe­que­ño Ro­ber­to no pa­ró has­ta que con­ven­ció a sus pa­dres de que lo ins­cri­bie­ran en una es­cue­la de dan­za, don­de pron­to des­pun­tó, tan­to que a los 11 años se mu­dó a Mi­lán pa­ra acu­dir a la Aca­de­mia del Tea­tro de La Sca­la. Vi­vió gran par­te de su ni­ñez sin la com­pa­ñía de su fa­mi­lia en una ciu­dad des­co­no­ci­da: “Fue­ron años di­fí­ci­les, pe­ro vol­ve­ría a re­pe­tir­los”, co­men­ta. Gra­cias a su es­fuer­zo y a su po­ten­cial, el ru­so Ru­dolf Nu­re­yev se fi­jó en él: con so­lo 21 años, le nom­bró pri­mer bai­la­rín de La Sca­la, lo que abrió su ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal. Aho­ra, tres dé­ca­das des­pués, pue­de afir­mar que ha con­quis­ta­do al pú­bli­co de los me­jo­res tea­tros de to­do el mun­do, co­mo la Ópe­ra Na­cio­nal de Pa­rís. Un per­fec­cio­nis­ta que se re­sis­te a de­jar de apren­der de sus co­reó­gra­fos: “Una co­sa es la per­cep­ción que te­ne­mos de nues­tros mo­vi­mien­tos y otra es lo que mos­tra­mos al pú­bli­co”, ex­pli­ca. Bolle rea­li­za des­de 2008 su pro­pia gi­ra a ni­vel in­ter­na­cio­nal, un es­pec­tácu­lo que vi­si­tó por pri­me­ra vez Es­pa­ña en ju­lio y con el que quie­re con­ti­nuar has­ta que le sea po­si­ble, por­que “la dan­za es mi vi­da”, ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.