3 ES­TRA­TE­GIAS PA­RA NO RENDIRTE AN­TE LAS TEN­TA­CIO­NES

AR - - EN PORTADA -

A ve­ces, se pre­sen­tan sin avi­sar y re­sis­tir­se a ese pas­tel que pa­re­ce lla­mar te por tu nom­bre re­sul­ta im­po­si­ble. Pe­ro por suer te no lo es. Aquí tie­nes tres es­tra­te­gias ela­bo­ra­das por cien­tí­fi­cos que te ayu­da­rán a sa­lir vic­to­rio­sa.

Ten­sa tus múscu­los. La in­ves­ti­ga­do­ra Iris W. Hung, de la Uni­ver­si­dad de Fun­dan, en Shang­hái, ha rea­li­za­do di­ver­sos es­tu­dios que de­mues­tran que apre­tar los múscu­los de los bra­zos y las ma­nos du­ran­te un mi­nu­to cuan­do se presenta una ten­ta­ción te ayu­da a ven­cer­la.

Rea­li­za una bue­na ac­ción. Kurt Gray, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, ha des­cu­bier to que las acciones de­sin­te­re­sa­das au­men­tan la fuer­za de vo­lun­tad. En su es­tu­dio, ofre­cía a quie­nes le­van­ta­ran un pe­so du­ran­te más tiem­po una re­com­pen­sa eco­nó­mi­ca que lue­go po­dían do­nar o con­ser var. Los que de­ci­dían do­nar el di­ne­ro aguan­ta­ban más. Pa­ra Gray, “la me­jor ma­ne­ra de re­sis­tir la ten­ta­ción de com­prar un do­nut pa­ra desa­yu­nar es do­nar el di­ne­ro suel­to a al­guien que lo ne­ce­si­te”.

Mi­ra ha­cia otra par te. Wal­ter Mis­chel, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, reali­zó un ex­pe­ri­men­to co­no­ci­do co­mo “Marsh­ma­llow”. De­ja­ban a va­rios ni­ños so­los con un de­li­cio­so dul­ce de­lan­te y les ad­ver tían de que po­dían to­mar­lo, pe­ro que si pa­ra cuan­do ellos re­gre­sa­ran no lo ha­bían he­cho, les re­com­pen­sa­rían con otro más. Al­gu­nos su­cum­bie­ron de in­me­dia­to, pe­ro aque­llos que tra­ta­ban de dis­traer­se mi­ran­do ha­cia otra par te, can­ta­ban o pen­sa­ban en otra co­sa, lo­gra­ban re­sis­tir­se y re­ci­bían su pre­mio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.