Be­lle­za sin pri­sas

Cal­ma y na­tu­ra­li­dad son las cla­ves fren­te al es­trés. Em­pie­za a cui­dar­te y a es­cu­char a tu piel. Los ex­per­tos de Vichy te traen la fór­mu­la pa­ra que tu ros­tro pue­da cam­biar de rit­mo.

AR - - Y VICHY -

La fi­lo­so­fía slow se ha aden­tra­do en nues­tra ru­ti­na pa­ra que nos to­me­mos to­das las fa­ce­tas de nues­tra vi­da con más cal­ma: des­de la ali­men­ta­ción, has­ta la ma­ne­ra de via­jar o los cui­da­dos de be­lle­za: “Piano, piano, si arri­va lon­tano”, co­mo di­cen los ita­lia­nos. De na­da sir­ven las pri­sas y las so­lu­cio­nes exprés si no exis­te una con­cien­cia­ción y un cam­bio de há­bi­tos. Las cla­ves de la Slow Beauty son la cons­tan­cia y la na­tu­ra­li­dad, una fi­lo­so­fía que se afian­za en un efec­to acu­mu­la­ti­vo: len­to, pe­ro se­gu­ro. Su ba­se se en­cuen­tra en los ac­ti­vos cos­mé­ti­cos de ori­gen na­tu­ral.

Cos­mé­ti­ca ‘slow’

Man­te­ner el as­pec­to sa­lu­da­ble de la piel pa­sa por eli­mi­nar el es­trés y evi­tar cier­tas ‘ma­las cos­tum­bres’, co­mo to­mar en ex­ce­so el sol, con­su­mir ta­ba­co o al­cohol o lle­var una ali­men­ta­ción inade­cua­da. Los enemi­gos son múl­ti­ples y pro­vo­can la oxi­da­ción ce­lu­lar, prin­ci­pal cau­sa del en­ve­je­ci­mien­to. Si­guien­do la fi­lo­so­fía slow, la so­lu­ción cos­mé­ti­ca es uti­li­zar productos con in­gre­dien­tes na­tu­ra­les. Los La­bo­ra­to­rios Vichy, en su bús­que­da de prin­ci­pios que pro­te­jan nues­tra piel de las agre­sio­nes, han en­con­tra­do la raíz de bai­ca­li­na: una plan­ta uti­li­za­da en la me­di­ci­na chi­na des­de ha­ce más de dos mil años. ¿Sus bon­da­des? Un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te que re­tra­sa el en­ve­je­ci­mien­to de tu piel. Pro­te­ger y re­for­zar la ba­rre­ra cu­tá­nea tam­bién es ne­ce­sa­rio, una fun­ción que cum­plen los de­ri­va­dos de pro­bió­ti­cos bí­fi­dus, que ayu­dan a dis­mi­nuir la sen­si­bi­li­dad de la piel.

El agua ter­mal de Vichy tam­bién se en­cuen­tra en la nue­va fór­mu­la de tra­ta­mien­to Slow Âge. Pu­ra y ri­ca en 15 mi­ne­ra­les, la piel se cal­ma al mis­mo tiem­po que sa­le for­ti­fi­ca­da, re­equi­li­bra­da y re­ge­ne­ra­da. Gra­cias a ella, la sen­sa­ción que que­da en el ros­tro es con­for­ta­ble, fle­xi­ble y fres­ca. Su fór­mu­la hi­dra­tan­te en­ri­que­ce la piel sin la sen­sa­ción de pe­sa­dez que de­jan otras cre­mas, apor­tan­do un plus de bie­nes­tar que ali­men­ta la idea de la fi­lo­so­fía slow.

Día tras día la piel se re­cu­pe­ra. Los sig­nos de la edad me­jo­ran al mes del tra­ta­mien­to y, a los dos, la apa­rien­cia del ros­tro es más sua­ve, sa­lu­da­ble y fuer­te. Un pro­duc­to sin aca­ba­do gra­so, y con fac­tor de pro­tec­ción SPF 25, ap­to pa­ra to­do ti­po de pie­les, in­clu­so las sen­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.