La sa­lud en tus ma­nos

Hi­dra­ta­ción y una bue­na ru­ti­na son las cla­ves pa­ra lu­char con­tra los agen­tes ex­ter­nos que las es­tro­pean.

AR - - INFO -

Unas ma­nos bo­ni­tas son nues­tra me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción. Las usa­mos pa­ra ha­blar, pa­ra sa­lu­dar, pa­ra aca­ri­ciar. Sin em­bar­go, ra­ra vez les pres­ta­mos la aten­ción que me­re­cen, pe­se a que son una de las par­tes de nues­tro cuer­po más ex­pues­tas a los agen­tes ex­ter­nos y que más mal­tra­ta­mos en el día a día. El frío, el sol y el tra­ba­jo con­ti­nuo pue­den pro­vo­car la pér­di­da de elas­ti­ci­dad de la piel y una in­có­mo­da sen­sa­ción de se­que­dad.

¿El me­jor tra­ta­mien­to? Una bue­na ru­ti­na dia­ria. Si te acos­tum­bras a em­plear cre­ma a me­nu­do no tar­da­rás en com­pro­bar sus be­ne­fi­cios. Un buen con­se­jo es lle­var una ta­lla mi­ni en el bol­so o te­ner una so­bre la me­sa de la ofi­ci­na. Pe­ro, ade­más, si al fi­nal del día in­clu­yes en tus ru­ti­nas un ma­sa­je con acei­tes esen­cia­les, com­pro­ba­rás có­mo se in­ten­si­fi­ca su sua­vi­dad y me­jo­ra la cir­cu­la­ción. En­tre los in­gre­dien­tes pre­sen­tes en las cre­mas de ma­nos que me­jor ac­túan so­bre la piel de es­ta zo­na se en­cuen­tran el aloe vera, con pro­pie­da­des cal­man­tes, y la man­te­ca de ka­ri­té, que pro­por­cio­na un ex­tra de hi­dra­ta­ción in­creí­ble.

Ano­ta ade­más es­te tru­co de ex­per­to: so­lo tie­nes que ma­sa­jear con pre­sión la pal­ma de la mano du­ran­te unos mi­nu­tos ca­da no­che pa­ra eli­mi­nar la ten­sión de to­da la jor­na­da. Un ejer­ci­cio que pro­por­cio­na mu­chos be­ne­fi­cios con po­co es­fuer­zo. Pue­des ha­cer­lo mien­tras ha­blas por te­lé­fono, ves la te­le o des­can­sas.

Cre­ma Ma­nos se­cas y

sen­si­bles, pa­ra el tra­ta­mien­to dia­rio de las pie­les más de­li­ca­das, pro­te­ge du­ran­te 24 ho­ras, de Muss­vi­tal, 13,95 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.