J.A. LÓ­PEZ: “Co­cino al horno in­clu­so las pa­ta­tas pa­ra tor­ti­lla”

AR - - NUTRICIÓN -

Ha tra­ba­ja­do en el Hos­pi­tal Vall d’He­brón y la Clí­ni­ca Tek­non de Bar­ce­lo­na, pe­ro su pa­sión por la nu­tri­ción de­por­ti­va le lle­vó a abrir una con­sul­ta es­pe­cia­li­za­da. Hoy, el 80 % de sus clien­tes son deportistas, aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te profesionales: “Por fin, los die­tis­tas em­pe­za­mos a te­ner un lu­gar den­tro del equi­po téc­ni­co del de­por­tis­ta. Mu­chas ve­ces el ni­vel de es­tos profesionales es si­mi­lar, y lo que mar­ca la di­fe­ren­cia son as­pec­tos co­mo un buen des­can­so o una ali­men­ta­ción ade­cua­da”. Ac­tual­men­te es­tá es­cri­bien­do un li­bro de re­ce­tas de co­ci­na tra­di­cio­nal sa­lu­da­ble, de la que se con­fie­sa se­gui­dor.

¿Cuál es la ba­se de tu die­ta?

Ve­ge­tal, sin du­da. Ca­da vez co­mo me­nos car­ne, dos o tres días a la se­ma­na. En los úl­ti­mos dos años, si al­gu­na no­ve­dad hay en mi ne­ve­ra es la pro­teí­na ve­ge­tal. La car­ne es ca­da vez más in­dus­trial y me­nos sa­na, y con­vie­ne bus­car­le al­gu­na al­ter­na­ti­va.

¿Com­pras ali­men­tos eco­ló­gi­cos?

No co­mul­go mu­cho con ello por­que vi­vi­mos en una so­cie­dad muy con­ta­mi­na­da. El es­trés es el ma­yor oxi­dan­te. Sí creo en bus­car los productos de la má­xi­ma ca­li­dad, lo me­nos ma­ni­pu­la­dos y pro­ce­sa­dos po­si­ble. En reali­dad bus­co la co­ci­na de an­ta­ño.

¿Hay al­go que re­co­mien­des evi­tar sí o sí?

Yo evi­to los pre­co­ci­na­dos y los fri­tos. Por ejem­plo, siem­pre co­cino las pa­ta­tas al horno o mi­cro­on­das, in­clu­so pa­ra ha­cer tor­ti­lla.

¿Al­gún ali­men­to te enamo­ra?

Úl­ti­ma­men­te uti­li­zo mu­cho el agua­ca­te y las se­milllas de chía.

¿La dis­ci­pli­na es im­por­tan­te pa­ra ali­men­tar­se co­rrec­ta­men­te?

Sí. Yo soy muy dis­ci­pli­na­do. Sue­lo man­te­ner una lí­nea pa­ra que mi me­nú dia­rio sea equi­li­bra­do, con hi­dra­tos de car­bono, gra­sas, pro­teí­nas, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Co­mo a me­nu­do fue­ra de ca­sa y siem­pre in­ten­to lle­var­me la fiam­bre­ra pa­ra po­der ase­gu­rar la ca­li­dad del me­nú.

¿Si­gues las cin­co co­mi­das al día a ra­ja­ta­bla?

Sí. El cuer­po es­tá gas­tan­do con­ti­nua­men­te y ne­ce­si­ta­mos pro­veer­lo. Y si so­lo ha­ces tres co­mi­das prin­ci­pa­les, a la lar­ga el cuer­po apren­de a re­ser­var ener­gía. Lo

que no ha­go es pi­car en­tre ho­ras.

¿No te per­mi­tes ni si­quie­ra una li­cen­cia de vez en cuan­do?

Por su­pues­to. Si voy de res­tau­ran­te, me per­mi­to al­gún pos­tre es­pe­cial. Pe­ro en otras co­sas, no. Por ejem­plo, en mi ca­sa no en­tran los ali­men­tos con mu­cha gra­sa. Ade­más, cuan­do co­mes de for­ma sa­lu­da­ble tu cuer­po ya los re­cha­za: no te sien­tan bien.

¿Qué re­tos plan­tea la nu­tri­ción de­por­ti­va y qué po­de­mos apren­der de ella?

Una de las di­fi­cul­ta­des con las que me encuentro es que el de­por­tis­ta llega a la con­sul­ta con una die­ta muy po­co va­ria­da, por­que ex­clu­ye mu­chos ali­men­tos en ba­se a creen­cias erró­neas. Por ejem­plo, un 80 % no to­man azú­car, cuan­do de­be­rían ha­cer­lo. O ha­cen ca­so de ‘re­ce­tas má­gi­cas’, co­mo cuan­do Fe­de­rer ex­pli­có que se­guía una die­ta sin glu­ten y mu­chos le si­guie­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.