ANA MORENO: “Si al­go no te gus­ta, no lo co­mas: no te ha­rá nin­gún bien”

AR - - NUTRICIÓN -

Creo que na­cí ve­ge­ta­ria­na sin sa­ber­lo. Con 13 años, fal­si­fi­ca­ba no­tas a nom­bre de mis pa­dres en el co­le­gio pa­ra que me die­ran me­nú de die­ta, por­que lle­va­ba me­nos car­ne que el nor­mal”, nos cuen­ta en­tre ri­sas Ana Moreno. Na­tu­ró­pa­ta y más­ter en nu­tri­ción y die­té­ti­ca, di­ri­ge su pro­pia es­cue­la de co­ci­na ve­ge­ta­ria­na en Madrid. Sus ganas de apren­der la ani­ma­ron a re­co­rrer me­dio mun­do pa­ra for­mar­se al la­do de los me­jo­res: sus pa­sos la lle­va­ron a Nue­va York, Puerto Ri­co o la pres­ti­gio­sa es­cue­la cru­di­ve­ga­na de Matt­hew Ken­ney, en Tailandia.

¿Qué has en­con­tra­do en la ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na y por qué la acon­se­jas? Pa­ra mí ha si­do un re­ga­lo del cie­lo, lo que ne­ce­si­ta mi cuer­po. Hoy en día soy ve­ge­ta­ria­na y un 70 % cru­di­ve­ga­na. Es un ti­po de co­ci­na muy crea­ti­va. No to­do el mun­do tie­ne que ser ve­ge­ta­riano, pe­ro lo que sí es­tá con­sen­sua­do es que lo más sa­lu­da­ble es se­guir una die­ta pre­do­mi­nan­te­men­te de fru­ta y ver­du­ra.

Tam­bien eres una fiel se­gui­do­ra de los productos eco­ló­gi­cos. To­tal­men­te. En mi ca­sa to­do es eco­ló­gi­co. Son ali­men­tos con más sa­bor, sin tra­ta­mien­tos pos­te­rio­res y li­bres de pes­ti­ci­das. Com­pro por In­ter­net en una em­pre­sa de productos bio. Me pre­pa­ran una ces­ta que yo eli­jo. Tam­bién ten­go mi pro­pio huer­to.

¿Cuál es tu re­ce­ta estrella? Una a la que in­clu­so le he pues­to mi nom­bre: ¡los ‘mo­re­ni­nis’! Mez­clo acei­te de co­co, tahí­na, ca­cao en pol­vo, si­ro­pe de ar­ce, sal y ca­ne­la. Des­pués, es­pol­vo­reo es­pi­ru­li­na por en­ci­ma y re­ser­vo en la ne­ve­ra. Es un pos­tre de­li­cio­so, ap­to en die­tas de adel­ga­za­mien­to.

¿Un tru­co o un uten­si­lio de co­ci­na que ha­yas in­cor­po­ra­do re­cien­te­men­te? ¡La man­do­li­na! Si la usas ve­rás que con­si­gues una tex­tu­ra in­creí­ble con la ver­du­ra. El sa­bor y pre­sen­ta­ción no tie­nen na­da que ver. Pa­ra co­ci­nar al va­por me en­can­tan las va­po­re­ras de bam­bú. Le apor­tan al pla­to un sa­bor dis­tin­to.

¿Y al­gún ali­men­to nue­vo? La ha­ri­na de cas­ta­ña. Es­tu­ve en Ma­dei­ra ha­ce po­co y la des­cu­brí allí. La uso bas­tan­te, so­bre to­do pa­ra pre­pa­rar ba­rri­tas ener­gé­ti­cas. No, ¿Pi­casno me en­tre ape­te­ce. ho­ras? Pe­ro soy muy de in­fu­sio­nes y las to­mo a lo lar­go del día. Me en­can­ta la de gen­gi­bre y ca­ne­la. En verano le aña­do hi­bis­co.

¿Qué te gus­ta be­ber? Fun­da­men­tal­men­te agua o in­fu­sio­nes. No to­mo re­fres­cos y con­su­mo muy po­cos lác­teos.

¿Cuál es el prin­ci­pal error que co­me­te­mos al co­mer? Adop­tar me­di­das so­lo por­que pa­re­ce que es lo que hay que ha­cer, sin es­cu­char a nues­tro cuer­po. Trá­ta­te con cariño: si al­go no te gus­ta, no lo co­mas so­lo por­que sea bueno a ni­vel nu­tri­cio­nal; no te ha­rá nin­gún bien.

¿Nos re­co­mien­das un li­bro de re­ce­tas? Es­pi­ri­tual chef, de Javier Med­ve­dovsky. Me gus­ta por­que pro­po­ne re­ce­tas muy sen­ci­llas.

¿Un res­tau­ran­te ve­ge­ta­riano dón­de te po­dría­mos en­con­trar? Sin du­da, Green Spot, en Bar­ce­lo­na. Es un pa­raí­so. Via­jé cua­tro días a Bar­ce­lo­na y los cua­tro los pa­sé co­mien­do y ce­nan­do allí. ¡Cuan­do ce­rra­ban al me­dio­día nos que­dá­ba­mos es­pe­ran­do a que vol­vie­ran a abrir! [Ri­sas]. Pe­ro, des­gra­cia­da­men­te, la ma­yo­ría de res­tau­ran­tes ve­ge­ta­ria­nos se han que­da­do en los años se­ten­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.