El pin­tor de la car­ne

El Gug­gen­heim de­di­ca al ir­lan­dés la ex­po­si­ción ‘Fran­cis Ba­con: de Pi­cas­so a Ve­láz­quez’, un encuentro con los clá­si­cos.

AR - - ARTE -

Ob­se­sio­na­do con Ve­láz­quez, de­cía de Van Gogh que con su ar­te se acer­ca­ba a la ver­dad y se hi­zo pin­tor tras ver una ex­po­si­ción de Pi­cas­so. Por eso la mues­tra del Gug­gen­heim re­sul­ta tan in­tere­san­te, pues bus­ca las hue­llas de to­dos ellos en una se­lec­ción de 90 obras de Fran­cis Ba­con que se cuen­tan en­tre las más im­por­tan­tes. Un mo­do mag­ní­fi­co de com­pren­der me­jor al au­tor de obras co­mo Tres es­tu­dios pa­ra una cru­ci­fi­xión, 1962 (ima­gen in­fe­rior), quien de­cía: “Hay un ver­so de Es­qui­lo que ator­men­ta mi es­pí­ri­tu: ‘El olor a san­gre hu­ma­na no se me quita de los ojos’”. Qui­zá no ha­ya me­jor fra­se pa­ra de­fi­nir la po­de­ro­sa obra de es­te ar­tis­ta, cu­yo co­no­ci­mien­to de la pin­tu­ra, la li­te­ra­tu­ra o la fi­lo­so­fía era tan ex­qui­si­to que uno no de­be­ría de­jar de leer las mag­ní­fi­cas en­tre­vis­tas que le hi­zo Franck Mau­bert en su es­tu­dio, pu­bli­ca­das por la edi­to­rial Acan­ti­la­do. Un li­bro en el que el pro­pio Ba­con re­cuer­da que al­guien de­fi­nió su obra co­mo “la car­ne del re­ver­so de la ca­ra, que mi­ra”.

Re­fi­na­do y vi­vi­dor, su ho­mo­se­xua­li­dad mar­ca­ría su des­tino des­de su ado­les­cen­cia, pues su pa­dre, un mi­li­tar in­glés re­ti­ra­do de­di­ca­do a la cría de ca­ba­llos, en­co­men­dó su edu­ca­ción a un ami­go pa­ra man­te­ner­le le­jos al en­te­rar­se. Y fue pre­ci­sa­men­te es­te ami­go quien le in­tro­du­jo en el am­bien­te más sór­di­do del Ber­lín de mi­tad de los años vein­te, cuan­do tan so­lo con­ta­ba 16 años, lo que “in­flu­yó en mi pin­tu­ra sin que yo fue­ra cons­cien­te”, con­fe­sa­ría más tar­de.

Des­pués, tra­ba­jó co­mo ven­de­dor de ro­pa in­te­rior de se­ño­ras, ayu­dan­te de cá­ma­ra, de­co­ra­dor... has­ta que en­con­tró su vo­ca­ción, la pin­tu­ra. Aho­ra, nos que­da su le­ga­do.

Del 30 de sep­tiem­bre al 8 de enero de 2017.

Fran­cis Ba­con po­sa en la Ta­te Ga­llery an­te uno de sus es­tu­dios del cuer­po hu­mano, de 1979.

De su bo­ca Si quie­res co­no­cer me­jor al ar­tis­ta, no

de­jes de leer El olor a san­gre no se me quita de los ojos

(Ed. Acan­ti­la­do).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.