LOS LA­BIOS Y SU CON­TORNO

AR - - BELLEZA -

Ci­ru­jano: “En es­ta zo­na lo im­por­tan­te es ir­se ha­cien­do po­co a po­co tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos, por­que así no pier­des na­tu­ra­li­dad. So­me­ter­se a un cam­bio drás­ti­co cuan­do ya es­tás muy mal se no­ta mu­cho y no sue­le que­dar bien. Por eso, acon­se­jo co­men­zar en

el cen­tro de es­té­ti­ca con tra­ta­mien­tos no in­va­si­vos, y cuan­do el pro­ble­ma se agu­di­za se pue­de con­ti­nuar

con tra­ta­mien­to mé­di­co. Lo re­co­men­da­ble son mi­cro­in­yec­cio­nes pa­ra le­van­tar, por ejem­plo, so­lo las co­mi­su­ras (que tien­den a caer) y de es­ta ma­ne­ra

de­vol­ver­les la for­ma na­tu­ral; o po­ten­ciar la zo­na cen­tral, el lla­ma­do ‘ar­co de Cu­pi­do’, que en la ju­ven­tud es­tá muy mar­ca­do. Y si se ha perdido mu­cho vo­lu­men

es cuan­do no que­da más re­me­dio que re­cu­rrir a in­fil­tra­cio­nes muy su­ti­les con al­gún ma­te­rial de re­lleno”.

Es­te­ti­cis­ta: “Los la­bios son una de las par­tes del cuer­po que pier­den ter­su­ra y un vo­lu­men evi­den­te con la edad. Y, cu­rio­sa­men­te, ape­nas los cui­da­mos an­tes de que eso su­ce­da, no les pres­ta­mos aten­ción. Y no ha­blo so­lo del con­torno, que pa­re­ce que es­ta­mos más con­cien­cia­dos: ha­blo de los pro­pios la­bios. Pre­ve­nir y man­te­ner co­mien­za con al­go tan sen­ci­llo co­mo hi­dra­tar­los ha­bi­tual­men­te, igual que ha­ce­mos ca­da día con la piel del ros­tro. Se pue­de ha­cer con un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co pa­ra esa zo­na y, si no, se pue­de uti­li­zar la cre­ma ha­bi­tual. Yo re­co­mien­do ex­fo­lia­cio­nes pe­rió­di­cas, tan­to del la­bio co­mo del con­torno. Cuan­do sur­gen las arru­gui­tas pe­ri­fé­ri­cas, co­no­ci­das co­mo ‘có­di­go de ba­rras’, en el cen­tro las tra­ta­mos con lá­ser”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.