Edi­to­rial

AR - - SUMARIO - Por Ana Ro­sa Quintana.

Que­ri­das ami­gas, 15 años son po­co o mu­cho, se­gún se mi­re. A mí se me han pa­sa­do ra­pi­dí­si­mo, en­tre otras co­sas por­que han si­do años de una enor­me ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal y lle­nos de emo­cio­nes y cam­bios en mi vi­da. AR me ha da­do gran­des sa­tis­fac­cio­nes, pe­ro, so­bre to­do, mu­chas lec­cio­nes que ca­si siem­pre han ve­ni­do di­rec­ta­men­te de las lec­to­ras, de vues­tro ejem­plo, de las preo­cu­pa­cio­nes, de las soluciones, pe­ro, fun­da­men­tal­men­te, de vues­tra ca­pa­ci­dad de su­pera­ción.

Gra­cias a la re­vis­ta he co­no­ci­do mu­je­res y hom­bres va­lio­sos y va­lien­tes, des­de mis com­pa­ñe­ras de re­dac­ción a los per­so­na­jes que he­mos en­tre­vis­ta­do, que nos han de­ja­do com­par­tir sus ex­pe­rien­cias y nos han en­se­ña­do tan­tas co­sas. En es­tos quin­ce años he apren­di­do a no de­jar­me lle­var por los acon­te­ci­mien­tos, a su­pe­rar los mo­men­tos di­fí­ci­les con pa­cien­cia y se­re­ni­dad. Ca­da vez ad­mi­ro más a las mu­je­res y me gus­ta más es­tar con mis ami­gas.

He­mos apren­di­do que no que­re­mos ser su­per­mu­je­res, sino mu­je­res fe­li­ces. He­mos apren­di­do que de­be­mos que­rer­nos y cui­dar­nos más, que nun­ca va­mos a ser la ma­dre per­fec­ta, ni la es­po­sa per­fec­ta, ni la ami­ga per­fec­ta. Ni fal­ta que ha­ce.

He­mos apren­di­do que la be­lle­za no es­tá ni en la bás­cu­la ni en la es­ta­tu­ra, ni en la edad. La be­lle­za sa­le de den­tro ha­cia fue­ra y, por eso, de­be­mos cui­dar no so­lo el ex­te­rior, sino, fun­da­men­tal­men­te, el in­te­rior. La ar­mo­nía y la fe­li­ci­dad nos ha­cen be­llas, aun­que no es­tá de más ayu­dar un po­qui­to con los cui­da­dos que nos dan se­gu­ri­dad y, por qué no, pe­que­ños pla­ce­res.

He­mos apren­di­do y ad­mi­ra­do a to­das esas per­so­nas que tra­ba­jan por los de­más; la ge­ne­ro­si­dad de tan­tos que de­di­can su ta­len­to, su tiem­po y en al­gu­nos ca­sos to­da su vi­da a ayu­dar a los que más lo ne­ce­si­tan: a los en­fer­mos, los des­fa­vo­re­ci­dos, las cau­sas hu­ma­ni­ta­rias. Por eso, en es­te nú­me­ro no po­día fal­tar una ac­ción so­li­da­ria ‘con­tra el mal­tra­to y por la son­ri­sa de las mu­je­res’, y lo ha­ce­mos de la mano de Men­sa­je­ros de la Paz y de ese san­to con quien ten­go el ho­nor no so­lo de co­la­bo­rar, sino de go­zar de su ca­ri­ño y amis­tad, el Pa­dre Án­gel. Me gus­ta­ría se­guir apren­dien­do y com­par­tien­do vi­da y ex­pe­rien­cia con to­das vo­so­tras mu­chos años más. Des­de aquí quie­ro agra­de­cer a Pi­lar y Te­re­sa, y con ellas a to­das las ma­ra­vi­llo­sas com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros que la ha­cen po­si­ble, que ca­da mes La re­vis­ta de Ana Ro­sa nos lle­ne el al­ma y nos ale­gre el cuer­po.

“He apren­di­do a no de­jar­me lle­var por los acon­te­ci­mien­tos, a su­pe­rar los mo­men­tos di­fí­ci­les con se­re­ni­dad”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.