Psi­co

¿Te gus­ta­ría que tu vi­da fue­ra un li­bro en blan­co en el que vol­ver a es­cri­bir tu his­to­ria des­de la pri­me­ra pá­gi­na? Des­ha­cer­se de vie­jos mie­dos y ob­se­sio­nes es el pri­mer pa­so pa­ra lo­grar­lo. Pe­ro ¿có­mo? La psi­có­lo­ga Ana Vi­lla­rru­bia nos da las he­rra­mien­tas p

AR - - SUMARIO - Tex­to: SO­NIA MU­RI­LLO

Bo­rrón y cuen­ta nue­va. Cla­ves pa­ra una vi­da me­jor por Ana Vi­lla­rru­bia.

Tus emo­cio­nes no de­pen­den de lo que te ocu­rre, sino de có­mo lo in­ter­pre­tas

To­dos los se­res hu­ma­nos nos en­fren­ta­mos a los mis­mos pro­ble­mas en al­gún mo­men­to de nues­tras vi­das: mie­do, tris­te­za, frus­tra­ción, au­to­exi­gen­cia ex­ce­si­va, po­co tiem­po pa­ra ha­cer lo que nos gus­ta, sue­ños que se han que­da­do en el ol­vi­do... ¿Te sue­na de al­go? Sin em­bar­go, no to­dos so­mos ca­pa­ces de afron­tar­los de la mis­ma ma­ne­ra, y eso, se­gún ex­pli­ca Ana Vi­lla­rru­bia en su pri­mer li­bro, Bo­rrón y cuen­ta nue­va: 12 pa­sos pa­ra una vi­da me­jor (Ed. Te­mas de Hoy), se pue­de cam­biar. La psi­có­lo­ga nos da to­das las he­rra­mien­tas que ne­ce­si­ta­mos pa­ra ayu­dar­nos a em­pe­zar de ce­ro.

Di­ces que pa­ra ha­cer bo­rrón y cuen­ta nue­va hay que desechar to­dos esos mie­dos que nos im­pi­den sa­lir de nues­tra zo­na de con­fort. Pe­ro ¿có­mo lo ha­ce­mos?

Nues­tra ru­ti­na es nues­tra zo­na de con­fort y tie­ne cier­ta im­por­tan­cia, pe­ro una co­sa es que la ten­ga­mos y otra que no la po­da­mos mo­di­fi­car. Hay que em­pu­jar al­gu­nos lí­mi­tes. To­dos te­ne­mos ese al­go que nos gus­ta­ría ha­cer, esa es­pi­ni­ta que te­ne­mos cla­va­da, ese pro­yec­to que nos ron­da siem­pre la ca­be­za jun­to a las fra­ses tí­pi­cas: “Se me va a dar mal”, “Si yo no val­go”... To­dos esos pe­que­ños pro­yec­tos, en po­co tiem­po, pue­den ha­cer que am­plie­mos nues­tra zo­na de con­fort y que nos de­mos cuen­ta de que so­mos ca­pa­ces de mu­cho más de lo que pen­sá­ba­mos.

¿Qui­zá es que le da­mos de­ma­sia­das vuel­tas a las co­sas?

Sí, nos pa­sa a to­dos. Lo que su­ce­de es que ma­ne­ja­mos muy mal la di­men­sión cog­ni­ti­va, es de­cir, el pen­sa­mien­to. Uno pien­sa que se sien­te de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra por­que ha vi­vi­do al­go, y no es así. De­pen­de de có­mo tú in­ter­pre­tes lo que te ocu­rra, no del he­cho en sí, que pue­de ser ob­je­ti­vo. Si in­ter­pre­tas lo que te ha pa­sa­do co­mo una fa­ta­li­dad y no te que­da na­da más que aban­do­nar­te o lo ves co­mo una di­fi­cul­tad, pe­ro que pue­des lle­gar a su­pe­rar­la se ge­ne­ra­rán emo­cio­nes di­fe­ren­tes.

En esos 12 pa­sos pa­ra una vi­da me­jor des­ta­cas que si quie­res que to­do cam­bie hay que em­pe­zar a to­mar­se las co­sas de otra ma­ne­ra.

Así es. Tus emo­cio­nes no de­pen­den de lo que te ocu­rre, sino de có­mo lo in­ter­pre­tas. To­do eso vie­ne de muy atrás, de pa­tro­nes ad­qui­ri­dos a eda­des muy tem­pra­nas, de las di­fe­ren­tes per­so­na­li­da­des que te­ne­mos a nues­tro al­re­de­dor, de fi­gu­ras in­flu­yen­tes, de mo­de­los edu­ca­cio­na­les, y ese ti­po de pa­tro­nes nos acom­pa­ñan to­da la vi­da. Son co­mo es­que­mas a tra­vés de los que ve­mos el mun­do y ten­de­mos a in­ter­pre­tar las co­sas más o me­nos siem­pre de la mis­ma ma­ne­ra. Por ejem­plo, to­dos te­ne­mos a nues­tro al­re­de­dor una per­so­na que sa­be­mos que es muy ne­ga­ti­va y que to­do lo que le ocu­rre, aun­que a ti te pa­rez­ca que no tie­ne mu­cha im­por­tan­cia, a ella se le ha­ce un mun­do, una ca­tás­tro­fe. La an­sie­dad es una emo­ción que no te per­mi­te ha­cer­te car­go de las co­sas y ha­ce que to­do te des­bor­de.

En una so­cie­dad que nos exi­ge tan­to a to­dos, ¿có­mo no va­mos a sen­tir an­sie­dad?

Vi­vi­mos en una so­cie­dad muy exi­gen­te, es cier­to, pe­ro, ade­más, tam­bién nos de­man­da in­me­dia­tez. De­be­mos apren­der

a ges­tio­nar esa exi­gen­cia no­so­tras mis­mas. Si to­das fué­ra­mos un po­co más cons­cien­tes de lo exi­gen­te que es el mun­do y de lo que su­po­ne en­fren­tar­se a él, no se­ría­mos tan exi­gen­tes con no­so­tras y tam­bién se­ría­mos un po­co más be­ne­vo­len­tes con los de­más.

Pre­ci­sa­men­te, en el li­bro re­sal­tas la im­por­tan­cia de acep­tar los de­fec­tos de los de­más. No pa­re­ce una ta­rea fá­cil. ¿Có­mo se lo­gra?

La cul­pa no sir­ve pa­ra na­da, sal­vo si es el pri­mer pa­so pa­ra ha­cer­te reac­cio­nar

No es­pe­ran­do más de lo que pue­den dar. Es ver­dad que los de­más nos pue­den de­cep­cio­nar, pe­ro cuan­do te das cuen­ta de que lo que nos de­cep­cio­na es in­he­ren­te a ellos, que for­ma par­te de su ma­ne­ra de ac­tuar y que ade­más no lo quie­ren cam­biar... tú no eres quién pa­ra obli­gar­le a ha­cer­lo, y es que, ade­más, no lo vas a con­se­guir. El cam­bio vie­ne de den­tro. Ya cues­ta de­ma­sia­do cam­biar­se uno mis­mo co­mo pa­ra en­ci­ma cam­biar a los de­más. Por tan­to, si tie­nes al la­do a al­guien que cons­tan­te­men­te te es­tá de­cep­cio­nan­do, plan­téa­te que a lo me­jor tú tam­bién es­tás de­po­si­tan­do so­bre esa per­so­na ex­pec­ta­ti­vas que ja­más vas a ser ca­paz de cum­plir. Acep­tar las li­mi­ta­cio­nes de los de­más, y tam­bién las de uno mis­mo, ha­cien­do uso de la em­pa­tía, po­nién­do­se en el lu­gar del otro y ob­ser­ván­do­se des­de fue­ra tam­bién ha­ce que sea­mos ca­pa­ces de te­ner re­la­cio­nes más so­se­ga­das y más tran­qui­las y que sea­mos más fe­li­ces.

Pe­ro no se tra­ta de acep­tar sin más to­dos sus com­por­ta­mien­tos. ¿O sí?

Cla­ro que no. La aser­ti­vi­dad es­tá pa­ra eso. Es una ha­bi­li­dad que se ba­sa en pe­dir lo que uno quie­re sin hu­mi­llar, sin ma­ni­pu­lar, sin agre­dir, pe­ro tam­bién sin so­me­ter­se. La aser­ti­vi­dad re­fle­ja nues­tra au­to­es­ti­ma. En fun­ción de si te­ne­mos una au­to­es­ti­ma equi­li­bra­da se­re­mos más o me­nos aser­ti­vos. Tra­ba­ján­do­la nos da­mos cuen­ta de que po­de­mos con­se­guir lo que que­re­mos. ¿Có­mo? Res­pe­tan­do a los de­más, te­nien­do un dis­cur­so so­se­ga­do y cohe­ren­te, pa­ra así mar­car los lí­mi­tes de uno mis­mo y de nues­tros in­ter­lo­cu­to­res.

Y, pa­ra mar­car esos lí­mi­tes, es esen­cial apren­der a de­cir que no. ¿Có­mo po­de­mos ha­cer­lo?

Nues­tra iden­ti­dad se de­fi­ne me­jor por lo que no que­re­mos que por lo que que­re­mos. Lo que nos gus­ta es más o me­nos uni­ver­sal y las co­sas que son agra­da­bles lo son pa­ra, ca­si, to­do el mun­do. Pe­ro lo que no nos gus­ta tam­bién for­ma par­te de no­so­tros y en el mo­men­to en el que ha­ce­mos co­sas que real­men­te no que­rría­mos ha­cer por na­da del mun­do nos es­ta­mos da­ñan­do a no­so­tros mis­mos.

Se­ña­las que la cul­pa es uno de los lastres más pe­sa­dos y nos im­pi­de se­guir avan­zan­do, pa­sar pá­gi­na.

Creo que en la cul­pa hay una in­fluen­cia re­li­gio­sa muy im­por­tan­te. Es un sen­ti­mien­to com­pren­si­ble, al­go muy hu­mano, pe­ro cuan­do se uti­li­za pa­ra cas­ti­gar­se no es­tá cum­plien­do nin­gu­na fun­ción. La cul­pa co­mo pri­mer pa­so pa­ra ha­cer­te reac­cio­nar y so­lu­cio­nar el da­ño o el pro­ble­ma que has cau­sa­do es acep­ta­ble. Si no, sen­ci­lla­men­te no sir­ve de na­da.

Tú eres una gran de­fen­so­ra de la ru­ti­na en la pa­re­ja, al­go de lo que siem­pre nos han di­cho que de­be­mos huir...

Es nues­tro te­ma es­tre­lla en AR, en la sec­ción Adic­tas al amor de la web. La ru­ti­na es ne­ce­sa­ria, por­que nos per­mi­te cons­truir. Sin esos pe­rio­dos de es­ta­bi­li­dad y de ru­ti­na no po­dría­mos de­tec­tar cuan­do te­ne­mos ne­ce­si­da--

des nue­vas. Si te­ne­mos una ru­ti­na mas o me­nos fi­ja, que por su­pues­to es­ta he­cha pa­ra sal­tár­se­la, po­dre­mos aten­der to­dos los as­pec­tos de nues­tra vi­da que nos pa­re­cen im­por­tan­tes.

¿Tú has te­ni­do que ha­cer bo­rrón y cuen­ta nue­va en al­gún mo­men­to de tu vi­da?

Que­ría ser pi­lo­to, pe­ro soy mio­pe, así que no pue­do. Y de no ha­ber si­do así, ha­bría ido a por ello. Es al­go que to­da­vía me apa­sio­na, pe­ro es que tam­bién me ma­reo en los si­mu­la­do­res, así que eso tam­bién es otra li­mi­ta­ción, y he te­ni­do que acep­tar­las. Mi sue­ño en reali­dad era te­ner una con­sul­ta y la ten­go. Y no era fá­cil. Tu­ve que sa­lir de mi zo­na de con­fort. Así es co­mo se con­si­guen los sue­ños. Si te pa­ras a ana­li­zar la reali­dad que tie­nes, los me­dios de los que dis­po­nes, tu for­ma­ción, tu ca­pa­ci­dad... en un tiem­po pue­des tra­zar un plan pa­ra con­se­guir al­go de lo que quie­res. Lo lla­ma­mos ‘sue­ño’ y nos pa­re­ce muy inal­can­za­ble, pe­ro la ma­yor par­te de nues­tros sue­ños es­tán a nues­tro al­can­ce. El pro­ble­ma es que mu­chos son a lar­go pla­zo y en es­ta so­cie­dad de la in­me­dia­tez no lo ve­mos, no so­mos ca­pa­ces de pro­yec­ta­ros más allá del aho­ra, y no lo in­ten­ta­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.