El po­der de ser úni­co

Ori­gi­nal, ex­cén­tri­co, di­fe­ren­te, es­tra­fa­la­rio, irre­pe­ti­ble, ex­tra­va­gan­te... So­lo unos po­cos ele­gi­dos se atre­ven a rom­per es­que­mas y trans­gre­dir las nor­mas es­ta­ble­ci­das. Alér­gi­cos al abu­rri­mien­to y la es­té­ti­ca do­mi­nan­te, van por la vi­da mar­can­do su pro­pio

AR - - SUMARIO - Tex­to: A. SAN­TOS

Ele­gi­dos que rom­pen es­que­mas y mar­can ten­den­cia.

La ac­triz nor­te­ame­ri­ca­na Phy­llis Gor­don se hi­zo fa­mo­sa, más que por su ta­len­to en el oca­so del ci­ne mu­do, por pa­sear­se por Lon­dres con un im­pre­sio­nan­te gue­par­do en la mano, un zo­rro al cue­llo y un ti­tí en el bol­so. Una ex­tra­va­gan­te de ma­nual. Se­gún el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, una per­so­na “que ha­bla, vis­te o ac­túa de for­ma ex­ce­si­va­men­te pe­cu­liar u ori­gi­nal”. Ob­via­men­te, no ha­ce fal­ta ser un zoo­ló­gi­co an­dan­te pa­ra per­te­ne­cer a esa fau­na. Aun­que Cleo­pa­tra tam­bién pa­sa­ra a la his­to­ria por el he­cho de ba­ñar­se en le­che de bu­rra, la ma­yo­ría de los miem­bros de es­te se­lec­to club lo son por ha­ber trans­gre­di­do las nor­mas no es­cri­tas de un có­di­go es­té­ti­co uni­ver­sal­men­te acep­ta­do. Por re­be­lar­se, con na­tu­ra­li­dad, a ser uno más en­tre la in­men­sa ma­yo­ría, por dar un pa­so al fren­te y pre­go­nar al­to y cla­ro: “Sí, soy di­fe­ren­te, y ¿qué?”.

La mí­ti­ca editora de mo­da neo­yor­qui­na Dia­ne Vree­land de­cía que “te­ner de­ma­sia­do buen gus­to pue­de ser abu­rri­do”. Y no le fal­ta ra­zón. Eso de­bie­ron de pen­sar Co­co Cha­nel, ta­cha­da de ra­ra por atre­ver­se a lle­var pan­ta­lo­nes; Mar­le­ne Die­trich, por ves­tir co­mo un hom­bre, o Vi­vien­ne West­wood, por aban­de­rar la es­té­ti­ca punk. Afor­tu­na­da­men­te, los tiem­pos han cam­bia­do y el ni­vel de to­le­ran­cia an­te la ori­gi­na­li­dad se ha dis­pa­ra­do. In­clu­so se agra­de­ce: ya so­mos de­ma­sia­dos mi­llo­nes de per­so­nas en el pla­ne­ta ves­ti­das por el gran Aman­cio.

Si acep­ta­mos que nues­tra ima­gen es una ex­ten­sión de la per­so­na­li­dad, que la mo­da es una for­ma de ex­pre­sar­nos, no es de ex­tra­ñar que la mú­si­ca sea un her­vi­de­ro de trans­gre­so­res, de per­so­na­jes que cam­bian de look al rit­mo de su mú­si­ca. Ahí es­tán Björk, que nun­ca vol­ve­rá a sor­pren­der­nos des­de que acu­dió a la ga­la de los Os­car de 2000 con un ves­ti­do-cis­ne. O Lady Ga­ga, que lo mis­mo se ha­ce un tra­je de fi­le­tes que se vis­te de se­ño­ri­ta en los Glo­bos de Oro. O Mi­ley Cy­rus,

que co­gió el tes­ti­go de Ma­don­na y se rein­ven­tó de ni­ña Dis­ney a mu­sa de Woody Allen, pa­san­do por rei­na del twer­king. No nos ol­vi­da­mos de la ca­ma­leó­ni­ca Rihan­na o de nues­tra que­ri­da Alas­ka, que es to­do lo con­tra­rio: tan fiel al look gó­ti­co co­mo al dan­ce elec­tró­ni­co. In­clu­so su ma­ri­do, Ma­rio Va­que­ri­zo, si­gue su es­te­la con­ti­nuis­ta: lar­ga vi­da al cue­ro y al khol. Sus co­le­gas hom­bres no le van a la za­ga. ¿Qué de­cir de Da­vid Bo­wie, an­dró­gino, glam y gentle­man in­glés sin per­der cre­di­bi­li­dad? O el inimi­ta­ble, y tan­tas ve­ces imi­ta­do, Mi­chael Jack­son. O Sir Mick Jag­ger...

El ci­ne no da tan­to jue­go. Se­rá que pa­ra per­so­na­jes ya es­tán los que in­ter­pre­tan, que en la al­fom­bra ro­ja im­pe­ra la ti­ra­nía o que los con­tra­tos pu­bli­ci­ta­rios man­dan. Me­nos mal que siem­pre nos que­da­rá Til­da Swin­ton, una out­si­der en su vi­da per­so­nal, su ca­rre­ra y su guar­da­rro­pa, y un buen ejem­plo de que en­tre la gen­te con pe­di­grí – com­par­tió co­le­gio con Lady Di– siem­pre ha ha­bi­do cu­rio­sos ejemplares. Co­mo Al­do Co­mas, ami­go de An­drea Ca­si­rag­hi y ma­ri­do de la ac­triz Ma­ca­re­na Gómez: la co­no­ció en un bar de Bue­nos Ai­res, y lo pri­me­ro que le di­jo fue: “¡Qué gua­pa! Te pa­re­ces a Miér­co­les Ad­dams”. De un en­cuen­tro así no po­día sa­lir na­da con­ven­cio­nal: él lle­gó a su bo­da en pa­ra­caí­das y jun­tos pro­ta­go­ni­zan po­sa­dos que no de­frau­dan.

So­lan­ge Know­les y Laura Pon­te tam­bién van por li­bre. Ni si­quie­ra las com­pa­ra­cio­nes con su her­ma­na Be­yon­cé, la pri­me­ra, o el pa­so por la fa­mi­lia real, la se­gun­da, las ha he­cho re­nun­ciar a un es­ti­lo in­trans­fe­ri­ble. Co­mo el de Karl La­ger­feld, que tu­vo que per­der 40 ki­los pa­ra atre­ver­se con una ver­sión ro­que­ra del look de Ca­sa­no­va, de la que no se apea ja­más. O Marc Ja­cobs, que su­dó la go­ta gor­da en el gim­na­sio an­tes de lan­zar­se a las trans­pa­ren­cias. Pe­ro si los miem­bros de la ga­la­xia mo­da no son ex­tra­va­gan­tes, ¿qué se pue­de es­pe­rar de los ban­que­ros?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.