Be­lle­za so­li­da­ria

Ni­ños de la ca­lle, al­gu­nos con lar­gos his­to­ria­les de pe­nu­rias y abu­sos, tie­nen una nue­va opor­tu­ni­dad con el pro­gra­ma de en­se­ñan­za de pe­lu­que­ría ‘Ma­king Wa­ves’, de We­lla en co­la­bo­ra­ción con Uni­cef. He­mos via­ja­do a Viet­nam pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano es­ta

AR - - SUMARIO - Tex­to: ES­PE­RAN­ZA JI­MÉ­NEZ

Ni­ños de la ca­lle viet­na­mi­tas apren­den el ofi­cio de pe­lu­que­ros.

Cuan­do me di­je­ron que ha­bía si­do ele­gi­da pa­ra for­mar par­te del pro­gra­ma me pa­sé tres días en­te­ros llo­ran­do. Es­ta­ba tan con­ten­ta...”. Quien así ha­bla es Dung, una ni­ña viet­na­mi­ta de 17 años que par­ti­ci­pó en el pro­gra­ma Ma­king Wa­ves de We­lla-Uni­cef, en sep­tiem­bre de 2015. Hoy, un año des­pués, aun­que aún no ha po­di­do ver cum­pli­do su sue­ño de tra­ba­jar en una pe­lu­que­ría, no pier­de la es­pe­ran­za de lle­gar a con­se­guir­lo. El 90% de los otros 24 ni­ños que par­ti­ci­pa­ron en su edi­ción tie­nen ya tra­ba­jo en un sa­lón y pue­den man­te­ner­se por sí mis­mos y ayu­dar a sus fa­mi­lias. A Dung se le em­pa­ñan to­da­vía los ojos cuan­do re­cuer­da a sus com­pa­ñe­ros y pro­fe­so­res: la ne­ce­si­dad la obli­ga a tra­ba­jar ven­dien­do ver­du­ras en el pues­to de su abue­la en las ca­lles de Ho Chi Minh, la ca­pi­tal eco­nó­mi­ca de Viet­nam, por­que ne­ce­si­tan el di­ne­ro. Mien­tras, es­pe­ra su opor­tu­ni­dad pei­nan­do a las ve­ci­nas: “Apren­dí tan­to y fue una ex­pe­rien­cia tan bonita que cuan­do sea ma­yor quie­ro vol­ver y ser yo quien en­se­ñe a otros ni­ños”.

El pro­gra­ma We­lla-Uni­cef Ma­king Wa­ves ha ga­na­do en 2016 el pre­mio IED De­sign Award, en la ca­te­go­ría de Me­jor Pro­yec­to So­cial del año. Su ob­je­ti­vo es trans­for­mar la vi­da de los jó­ve­nes más des­fa­vo­re­ci­dos a tra­vés de la for­ma­ción en pe­lu­que­ría, la tu­to­ría y la pre­pa­ra­ción. En sus seis años de exis­ten­cia se ha lle­va­do a ca­bo en Bra­sil, Ru­ma­nía y Viet­nam, don­de se han rea­li­za­do es­tas dos úl­ti­mas edi­cio­nes. Pri­me­ro con­sis­te en un cur­so de dos se­ma­nas de for­ma­ción y pos­te­rior­men­te que­dan es­cue­las per­ma­nen­tes. Son ya mi­les de chi­cos los que se han be­ne­fi­cia­do de es­ta opor­tu­ni­dad y al fi­na­li­zar la for­ma­ción ob­tie­nen, ade­más, un cer­ti­fi­ca­do de los es­tu­dios rea­li­za­dos, que les abre mu­chas puer­tas pro­fe­sio­na­les.

“Vi­vir es­to me ha he­cho me­jor per­so­na”

Pe­ro no so­lo son We­lla y Uni­cef quie­nes tra­ba­jan mano a mano pa­ra que es­ta ini­cia­ti­va sal­ga ade­lan­te. Un pa­pel fun­da­men­tal lo desem­pe­ñan los for­ma­do­res, aquí lla­ma­dos ‘men­to­res’: es­ti­lis­tas de dis­tin­tos paí­ses que du­ran­te dos in­ten­sas se­ma­nas aban­do­nan sus ne­go­cios y via­jan de­sin­te­re­sa­da­men­te al otro la­do del mun­do pa­ra vi­vir la reali­dad de la in­fan­cia más des­pro­te­gi­da. Y el po­so que les que­da no es pro­fe­sio­nal. To­dos re­gre­san con el co­ra­zón ro­to por las his­to­rias de sus alum­nos: “Son jó­ve­nes muy in­fan­ti­les, aun­que ten­gan res­pon­sa­bi­li­da­des muy gran­des. Y vie­nen con mu­cho mie­do, por­que han vi­vi­do epi­so­dios tre­men­dos en sus cor­tas vi­das”, cuen­ta Gior­gio Cris­tal­di, un jo­ven pe­lu­que­ro de Si­ci­lia que des­pués de su pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción en Ma­king Wa­ves en Ru­ma­nía ha vuel­to es­te año a Viet­nam: “Fue tan ma­ra­vi­llo­so que he que­ri­do re­pe­tir. En dos se­ma­nas he vi­vi­do más emo­cio­nes que en dos años en­te­ros en mi ca­sa. Me sien­to muy es­pe­cial aquí, sa­bien­do que pue­do ha­cer al­go por es­tos ni­ños. Ja­más pen­sé cuan­do es­tu­dia­ba pe­lu­que­ría que mi pro­fe­sión me iba a dar es­tas ale­grías”, fi­na­li­za Gior­gio.

Y real­men­te la ex­pe­rien­cia de­be ca­lar tan hon­do que el leo­nés Lu­ciano Ca­ñe­te, pro­pie­ta­rio de la ca­de­na de pe­lu­que­rías Cor­ta­ca­be­zas, de Ma­drid, tam­bién ha re­pe­ti­do es­te año en Viet­nam: “Hay una ba­rre­ra lin­güís­ti­ca im­por­tan­te, pe­ro es to­do muy hu­mano. De los chi­cos des­ta­ca­ría su em­pe­ño por es­tar aten­tos a to­do, su ma­du­rez pe­se a lo pe­que­ños que son, y por otro la­do esa inocen­cia y la ca­pa­ci­dad de sor­pre­sa que tie­nen. Cual­quier co­sa que di­ces les ha­ce gra­cia, les traes un lla­ve­ro y se emo­cio­nan, te pre­gun­tan por to­do. A los cha­va­les es­pa­ño­les de aho­ra les fal­ta ese res­pe­to por los ma­yo­res”. Lu­ciano es­tá es­pe­cial­men­te sen­si­bi­li­za­do con el ca­so de Dung, a la que tu­vo la opor­tu­ni­dad de for­mar el año

an­te­rior y a quien ha vuel­to a ver: “Me di­jo que se le es­tá que­dan­do vie­jo el ma­te­rial por­que con lo que gana en el pues­to de ver­du­ras no pue­de re­no­var­lo. Aca­ba­mos to­dos los pro­fe­so­res ro­tos. Es­to te cam­bia la vi­da. Ya na­da ha vuel­to a ser igual pa­ra mí. Aho­ra va­lo­ro más las ga­nas de apren­der que el ta­len­to en sí y creo que mi apor­ta­ción al pro­gra­ma me ha ayu­da­do a ser me­jor per­so­na. Soy cons­cien­te de que la reali­dad de es­tos ni­ños no es tras­la­da­ble a nues­tra so­cie­dad, pe­ro los veo tan ilu­sio­na­dos, com­par­tien­do lo po­co que tie­nen que re­gre­so to­ca­do”, ter­mi­na di­cien­do emo­cio­na­do Lu­ciano.

“Es­tos chi­cos son muy es­pe­cia­les”

Al es­co­cés Co­llin McAn­drew, su pa­so por Ma­king

Wa­ves tam­bién le ha de­ja­do mar­ca­do: “Yo en­se­ño pe­lu­que­ría a mu­cha gen­te, pe­ro es­tos chi­cos no tie­nen na­da que ver con los del pri­mer mun­do. Son muy es­pe­cia­les. Han te­ni­do unas vi­das tan du­ras que sa­ben que es una opor­tu­ni­dad y no pier­den ni un se­gun­do. Lle­gan con una co­ra­za por to­do lo que les ha pa­sa­do, pe­ro cuan­do tras­pa­sas esa ba­rre­ra te en­cuen­tras con es­pí­ri­tus pu­ros. No pa­ro de dar­le vuel­tas a ver qué más pue­do ha­cer por ellos. Me sien­to fe­liz, pe­ro im­po­ten­te cuan­do veo que no pue­do ayu­dar más. Son ni­ños muy res­pe­tuo­sos, no sé si por­que son bu­dis­tas, pe­ro son ex­cep­cio­na­les las ga­nas que le po­nen. Me sien­to muy or­gu­llo­so y es lo me­jor que he he­cho en la vi­da. Soy so­lo un pe­lu­que­ro, pe­ro me he da­do cuen­ta de que pue­do ha­cer al­go con mis ma­nos. Pue­do ayu­dar”.

Gior­gio, Lu­ciano y Co­llin son so­lo tres de los nue­ve men­to­res que han via­ja­do es­te año a Viet­nam, un país en el que más de tres mi­llo­nes de ni­ños no ter­mi­nan la es­cue­la pri­ma­ria, vi­ven en la ca­lle y es­tán ex­pues­tos a la vio­len­cia. Por eso es tan im­por­tan­te pa­ra ellos te­ner una opor­tu­ni­dad de apren­der un ofi­cio. Y es Uni­cef, en con­ti­nua co­la­bo­ra­ción con las au­to­ri­da­des lo­ca­les y los or­fa­na­tos, y de acuer­do con We­lla, la que es­co­ge a los es­tu­dian­tes y, en for­ma de cur­so de pe­lu­que­ría, les pro­por­cio­na un pa­sa­por­te pa­ra un fu­tu­ro me­jor.

So­bre es­tas lí­neas, Dung, una de las alum­nas del año an­te­rior, que aho­ra sue­ña con lle­gar a ser

ella quien en­se­ñe a otros ni­ños. Arri­ba, a la de­re­cha, el pe­lu­que­ro es­co­cés Co­llin McAn­drew con dos de las alum­nas:“Vuel­vo a ca­sa con el co­ra­zón lleno, pe­ro ro­to”, ase­gu­ra.A la de­re­cha,el es­ti­lis­ta es­pa­ñol Lu­ciano Ca­ñe­te, en ple­na

cla­se de for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.