Isabella Ros­se­lli­ni

“Una ba­rra de la­bios no te sal­va la vi­da, pe­ro es un pe­que­ño pa­so pa­ra sen­tir­te me­jor”

AR - - SUMARIO - Tex­to: ES­PE­RAN­ZA JI­MÉ­NEZ

Con­fe­sio­nes de la mo­de­lo y ac­triz cum­pli­dos los 63 años.

Vi­ve ale­ja­da de los fo­cos y las pa­sa­re­las des­de ha­ce años, pe­ro su arre­ba­ta­do­ra per­so­na­li­dad ha de­vuel­to a la ve­te­ra­na mo­de­lo y ac­triz al uni­ver­so de la be­lle­za pa­ra reivin­di­car los cui­da­dos en la ma­du­rez.

Fue la pri­me­ra mu­sa de Lan­cô­me, en 1983, y hoy, a los 63 años, ha vuel­to a unir­se a la mar­ca co­mo em­ba­ja­do­ra. Hi­ja de la ac­triz In­grid Berg­man y del director de ci­ne Ro­ber­to Ros­se­lli­ni, Isabella rom­pió mol­des al con­ver­tir­se en la pri­me­ra mo­de­lo que se hi­zo ac­triz... y si­gue sien­do di­fe­ren­te: en la ma­du­rez vol­vió a la uni­ver­si­dad pa­ra es­tu­diar com­por­ta­mien­to ani­mal, tie­ne una gran­ja cer­ca de Nue­va York y le gus­ta pa­sar su tiem­po li­bre ocu­pán­do­se de sus po­llos: “Su­pon­go que es al­go que he­re­dé de mi ma­dre, que siem­pre fue in­creí­ble­men­te li­bre y mo­der­na”.

¿Qué más apren­dis­te de ella?

To­do. Por ejem­plo, en cues­tio­nes de be­lle­za ella ya en aque­llos tiem­pos le da­ba más im­por­tan­cia a la sa­lud y al es­ti­lo que a los cui­da­dos en sí. Era es­can­di­na­va, muy de­por­tis­ta, prác­ti­ca y con los pies en la tie­rra, muy acor­de al ca­rac­te­rís­ti­co es­ti­lo sue­co, sen­ci­llo y ele­gan­te. Cuan­do te­nía 22 años y ya era una ac­triz bas­tan­te fa­mo­sa en Sue­cia, el pro­duc­tor Da­vid Selz­nick la in­vi­tó a Holly­wood pa­ra fir­mar un con­tra­to y le pro­pu­so ame­ri­ca­ni­zar su nom­bre, de­pi­lar­se las ce­jas y has­ta te­ñir­se el pe­lo. Mi ma­dre se ne­gó y a él so­lo le que­dó res­pon­der: “¡In­grid Berg­man va a ser la pri­me­ra ac­triz na­tu­ral!”. Era una mu­jer muy sen­ci­lla tam­bién en su vi­da real, pe­ro di­fe­ren­te.

Tú tam­bién te de­fi­nes co­mo una per­so­na sen­ci­lla, pe­ro re­co­no­ces que te gus­ta cui­dar­te.

Sí. Co­mo ella, en la vi­da real lle­vo muy po­co ma­qui­lla­je: más­ca­ra y ba­rra de la­bios, en mi ca­so en un ro­jo lla­ma­ti­vo. Siem­pre lle­vo en el bol­so L’Ab­so­lu Rou­ge nº 132, por­que una ba­rra de la­bios no pue­de sal­var­te la vi­da, pe­ro

es un pe­que­ño pa­so pa­ra sen­tir­te me­jor. Co­mo to­das las mu­je­res, uso cos­mé­ti­cos no so­lo pa­ra se­du­cir, sino tam­bién por mí mis­ma, por­que dis­fru­to ha­cién­do­lo. Es el mis­mo ti­po de sen­sa­ción que sien­to cuan­do de­co­ro la ca­sa o pon­go flo­res en un ja­rrón. Pue­de que sea par­te de lo que sig­ni­fi­ca ser mu­jer, un ras­go fe­me­nino: nos sen­ti­mos bien cuan­do ha­ce­mos que to­do luz­ca per­fec­to.

¿Có­mo sien­tes el pa­so del tiem­po?

La edad me ha da­do tiem­po pa­ra ha­cer lo que siem­pre he que­ri­do ha­cer. Me sien­to más com­ple­ta. Siem­pre ha­bla­mos de lo ne­ga­ti­vo que tie­ne en­ve­je­cer, pe­ro nun­ca de lo po­si­ti­vo. Es cier­to que he per­di­do agi­li­dad y ya no pue­do dar vol­te­re­tas, pe­ro la par­te po­si­ti­va es que me sien­to más li­bre, más se­gu­ra de ha­cer lo que me dic­ta el co­ra­zón en vez de agra­dar a los de­más.

¿Qué opi­nas de la ci­ru­gía es­té­ti­ca y el bó­tox?

No es­toy en con­tra, pe­ro yo nun­ca me he he­cho na­da. Lle­vo una vi­da sa­lu­da­ble, ten­go mi pro­pia gran­ja or­gá­ni­ca en Long Is­land (Nue­va York), así que no pue­do con­ce­bir el in­ten­tar co­mer lo más sano po­si­ble y lue­go po­ner­me bó­tox. Se­ría una in­con­gruen­cia. Si me ope­ra­ra aho­ra que ten­go 63 años, po­dría apa­ren­tar 53, pe­ro cuan­do ten­ga 73, apa­ren­ta­ré 63. Ga­na­ría una ba­ta­lla, pe­ro per­de­ría la gue­rra.

¿Siem­pre te has sen­ti­do có­mo­da con tu piel?

Es­ta­ría men­tal­men­te en­fer­ma si des­pués de ha­ber si­do elo­gia­da pú­bli­ca­men­te y apa­re­cer en por­ta­das de re­vis­tas fe­me­ni­nas o es­tar en la lis­ta de las diez mu­je­res más be­llas del mun­do me sin­tie­ra fea al lle­gar a ca­sa. Tam­po­co me mi­ro en el es­pe­jo y di­go: “Es­pe­ji­to, es­pe­ji­to má­gi­co, ¿quién es la más her­mo­sa del reino?”. Pe­ro si hay al­go que me ofen­de un po­co es cuan­do la gen­te me di­ce: “To­da­vía es­tás bien”. ¡Ese ‘to­da­vía’ me mo­les­ta! Pre­fie­ro un pi­ro­po del ti­po: “Eres tan so­fis­ti­ca­da, tan ele­gan­te...”. No te es­tán di­cien­do que eres jo­ven ni be­lla pe­ro te ha­cen se­guir sin­tién­do­te bien. La ex­pe­rien­cia de te­ner his­to­ria se­gún cum­ples años es muy bonita y la edad es al­go pa­ra apre­ciar.

¿Qué o quién ha si­do la ma­yor in­fluen­cia en tu vi­da? De­fi­ni­ti­va­men­te, mis pa­dres, pe­ro tam­bién la ex­pe­rien­cia de vi­vir en dis­tin­tos paí­ses y en­ten­der la re­la­ti­vi­dad de nues­tras dis­tin­tas cul­tu­ras. Me ayu­dó a ser to­le­ran­te y res­pe­tuo­sa con nues­tras di­fe­ren­cias.

¿Cuál con­si­de­ras que ha si­do tu ma­yor lo­gro?

La re­sis­ten­cia. Po­dría ha­ber ter­mi­na­do mi ca­rre­ra des­pués de ha­ber si­do ima­gen de Lan­cô­me, pe­ro con­ti­nué co­mo ac­triz, y lue­go em­pe­cé a es­cri­bir y di­ri­gir mis pro­pias pe­lí­cu­las. Cuan­do los tra­ba­jos co­mo ac­triz co­men­za­ron a es­ca­sear vol­ví a la uni­ver­si­dad pa­ra es­tu­diar com­por­ta­mien­to ani­mal y ro­dé un cor­to, Green Porno, so­bre el com­por­ta­mien­to se­xual de los ani­ma­les. Aho­ra, tam­bién ten­go una gran­ja y me es­toy sa­can­do un más­ter. La vi­da es ma­ra­vi­llo­sa. Pa­ra mí, es co­mo una tien­da de ca­ra­me­los: no quie­ro co­mer so­lo uno, quie­ro pro­bar sa­bo­res dis­tin­tos.

¿Qué cua­li­dad ad­mi­ras más en las per­so­nas?

Las mis­mas en hom­bres que en mu­je­res: bon­dad, cu­rio­si­dad, sen­ti­do de la aven­tu­ra y hu­mor.

¿Qué es lo que más apre­cias de tus ami­gos?

Su sen­ti­do del hu­mor. Reír es bueno pa­ra el al­ma. Es lo me­jor y lo que más me gus­ta.

¿Qué ha­ces en tu tiem­po li­bre?

Es­tar en mi gran­ja en Long Is­land, es­pe­cial­men­te es­tar con mis po­llos. Tam­bién cul­ti­vo un huer­to or­gá­ni­co.

¿Cuál es tu po­se­sión más pre­cia­da?

Mis fo­tos. Si mi ca­sa se in­cen­dia­ra, creo que sal­dría co­rrien­do con las fo­tos que ten­go de Ri­chard Ave­don, Da­vid Lynch, Ce­cil Bea­ton o Hen­ri Car­tier-Bres­son.

In­grid Berg­man

Elet­tra Wie­de­mann

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.