Li­bros

El pre­sen­ta­dor de in­for­ma­ti­vos con más ‘sex ap­peal’ re­gre­sa a la no­ve­la con una ro­mán­ti­ca his­to­ria que se lee co­mo se ve una pe­lí­cu­la.

AR - - SUMARIO -

Da­vid Can­te­ro vuel­ve con una no­ve­la ro­mán­ti­ca.

Lo ha con­se­gui­do. Tras el éxi­to de El hom­bre del bao­bab y El via­je de Ta­na­ka, Da­vid Can­te­ro que­ría es­cri­bir una no­ve­la ágil, sen­ci­lla y que se le­ye­ra de un ti­rón, y el re­sul­ta­do es El des­tino era es­to (Edi­cio­nes B). Eso sí, pa­ra un hom­bre que re­co­no­ce que sus ma­yo­res de­fec­tos (y sus ma­yo­res vir­tu­des) son “la ca­be­zo­ne­ría, la cons­tan­cia y la te­na­ci­dad”, to­do era pro­po­nér­se­lo.

Con es­ta nue­va no­ve­la cam­bias de re­gis­tro, te me­tes de lleno en el gé­ne­ro ro­mán­ti­co. ¿Có­mo ha sur­gi­do es­te cam­bio?

No he cam­bia­do de re­gis­tro, no exac­ta­men­te. To­das mis obras tie­nen un tras­fon­do que es pu­ro ro­man­ti­cis­mo, en el me­jor sen­ti­do de esa pa­la­bra. El cam­bio en es­ta no­ve­la tie­ne mu­cho más que ver con la sen­ci­llez del tono na­rra­ti­vo, mu­cho más flui­do. Que­ría vi­ve­za, no en­re­dar­me en lo su­per­fluo, no liar­me en ex­ce­si­vas des­crip­cio­nes, ir al grano. La his­to­ria es­tá sim­pli­fi­ca­da con to­da in­ten­ción. Bus­ca­ba que se pu­die­ra leer del ti­rón en muy po­cas ho­ras y creo que lo he con­se­gui­do. Es una pe­lí­cu­la que se lee, un li­bro que se pro­yec­ta en la men­te a me­di­da que lees, de for­ma muy ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

Sa­be­mos que eres un ro­mán­ti­co, pe­ro ¿qué se es­con­de de ver­dad tras es­ta pa­la­bra, a ve­ces tan va­cía de con­te­ni­do? ¿Qué cla­se de ro­mán­ti­co eres tú? Soy un ro­mán­ti­co ex­tre­ma­da­men­te es­cép­ti­co y cí­ni­co, un tan­to sin­ver­güen­za. Ya no soy tan ro­mán­ti­co. Creo que el ro­man­ti­cis­mo más pu­ro es al­go que vas de­rro­chan­do y per­dien­do a me­di­da que pa­san los años, a ba­se de de­cep­cio­nes, de reali­da­des... En cual­quier ca­so, a eso me re­fe­ría al de­cir lo de “en el me­jor sen­ti­do de la pa­la­bra ro­man­ti­cis­mo”. Vi­vi­mos tiem­pos di­fí­ci­les en los que ese con­cep­to ha que­da­do com­ple­ta­men­te des­vir­tua­do, ca­si va­cío. La gen­te con­fun­de la ma­ra­vi­llo­sa car­ga crea­ti­va, ar­tís­ti­ca, emo­cio­nal y vi­tal que hay en el sen­ti­mien­to ro­mán­ti­co con ab­so­lu­tas gi­li­po­lle­ces. El ver­da­de­ro ro­man­ti­cis­mo es co­mo un día llu­vio­so y oto­ñal en una pla­ya so­li­ta­ria del nor­te, con el ru­mor de las olas y los pá­ja­ros le­ja­nos de fon­do, con to­nos ocres, gri­ses y ver­des. Lo que hoy mu­chos en­tien­den por ro­mán­ti­co es una pla­ya ates­ta­da de gen­te ba­jo un sol de jus­ti­cia en pleno mes de agos­to, lle­na de som­bri­llas, de gri­te­río, de co­lo­res chi­llo­nes, de cu­los y tan­gas, con re­gue­tón de fon­do. Lo hor­te­ra, ba­nal y obs­ceno es ro­mán­ti­co pa­ra mu­cha gen­te hoy en día.

Con es­to que me di­ces y sa­bien­do que es­cri­bías poe­sía –re­cuer­do tu poe­ma­rio Cau­dal de au­sen­cias–, ¿has usa­do al­gu­na vez tu plu­ma pa­ra con­quis­tar a una mu­jer?

Al­gu­na que otra vez, cla­ro [ríe]. Creo que esa ha si­do siem­pre mi he­rra­mien­ta fa­vo­ri­ta a la ho­ra de con­quis­tar o con­fe­sar amor o de­seo de amar o de­seo sim­ple­men­te. La be­lle­za de unas pa­la­bras bien em­plea­das pue­de ser muy se­duc­to­ra, muy con­mo­ve­do­ra y efi­caz, muy se­xual tam­bién. Aho­ra fun­cio­nan más los men­sa­jes de What­sapp muy bre­ves y di­rec­tos al asun­to: “¿Lo ha­ce­mos?”.

Ha­ble­mos de amor y de fle­cha­zos co­mo el que vi­ve Da­mián, el pro­ta­go­nis­ta de El des­tino era es­to. ¿De ver­dad exis­te el amor a pri­me­ra vis­ta o son so­la­men­te enamo­ra­mien­tos?

En muy po­cas oca­sio­nes. A ve­ces su­ce­de, pe­ro la ma­yo­ría son sim­ples enamo­ra­mien­tos ram­plo­nes. Es muy sen­ci­llo enamo­rar­se y es muy com­ple­jo lle­gar a amar de ver­dad. Enamo­rar­se es un ca­ta­rro más o me­nos pa­sa­je­ro. A amar se apren­de, se de­be apren­der. De es­to te das cuen­ta des­pués de mu­chos años de es­tú­pi­das y fu­ga­ces pa­sio­nes que no con­du­cen a na­da o que no de­bie­ron con­du­cir a más que un par de no­ches de se­xo. Ten­de­mos a confundir el amor con el sim­ple de­seo de me­ter a al­guien en nues­tra ca­ma. Hay mu­cha gen­te desean­do amar y ser ama­da, dis­pues­ta a enamo­rar­se a cual­quier pre­cio, de cual­quie­ra... Hay mu­cha gen­te con­fun­di­da y mu­cha con­fu­sión en­tre el amor y el se­xo.

Es­cri­bes que un hom­bre ena­mo­ra­do es muy per­se­ve­ran­te. ¿Lo es?

Un hom­bre o una mu­jer ‘enaje­na­dos’ por el sen­ti­mien­to amo­ro­so pue­den ser muy per­sis­ten­tes, muy can­si­nos. De he­cho, me fas­ci­na com­pro­bar có­mo se trans­for­ma Da­mián, el pro­ta­go­nis­ta de es­ta no­ve­la. Tam­bién có­mo mu­ta­ron otros pro­ta­go­nis­tas de mis li­bros, co­mo Luis Vais­sé (El hom­bre del bao­bab), Víctor Prós­pe­ro (Aman­tea) o in­clu­so Mei Ta­na­ka (El via­je de Ta­na­ka). Nin­guno de los cua­tro quie­ren, en el fon­do, amar y los tres ter­mi­nan aman­do, en­lo­que­ci­dos por eso. No creo que el enamo­ra­mien­to nos ha­ga ni más li­bres ni más in­te­li­gen­tes, pe­ro sí nos apor­ta gran­des do­sis de as­tu­cia y te­na­ci­dad a la ho­ra de con­quis­tar a la per­so­na desea­da. Lue­go vie­ne lo de amar, amar de ver­dad.

Y del amor al cri­men, por­que, ade­más de ro­mán­ti­ca, tu nue­va no­ve­la es en par­te un th­ri­ller.

Sí, que­ría es­cri­bir una no­ve­la po­li­cia­ca de for­ma muy in­ten­cio­na­da. A pun­to es­tu­ve de ser po­li­cía, me hu­bie­ra en­can­ta­do ser ins­pec­tor, y al­go de aque­lla in­só­li­ta y frus­tra­da vo­ca­ción ju­ve­nil que­da en es­tas pá­gi­nas. No lo fui por po­co, por el des­tino o por la ca­sua­li­dad. Me fal­tó li­te­ral­men­te un cen­tí­me­tro: no di la ta­lla [ríe].

“A ve­ces cues­ta mu­cho li­brar­se de la car­ga de los es­te­reo­ti­pos, de los jui­cios gra­tui­tos y pre­ci­pi­ta­dos, de la pe­lu­sa y la oje­ri­za de mu­cha gen­te, aún más en un país co­mo Es­pa­ña”, di­ces en tu no­ve­la. Ima­gino que es­to te gus­ta bien po­co...

De­tes­to ese ti­po de ac­ti­tu­des. Es com­pli­ca­do cam­biar­lo. So­mos una so­cie­dad un tan­to anó­ma­la, bas­tan­te mal­edu­ca­da, muy ex­tra­ña a ve­ces. Nos cree­mos avan­za­dos, mo­der­nos, eu­ro­peos, pe­ro nos que­da mu­cho. Es­te es un país en el que la ge­nia­li­dad y el éxi­to pa­re­cen pe­na­li­zar y el fra­ca­so del otro ge­ne­ra cier­ta mal­sa­na sa­tis­fac­ción. Hay mu­cho re­ce­lo y mu­cha me­dio­cri­dad.

Pa­ra aca­bar, una cu­rio­si­dad. ¿Es­ta­rías dis­pues­to a de­jar el pe­rio­dis­mo si pu­die­ras vi­vir de tus no­ve­las?

Si pu­die­ra vi­vir de mis ha­bi­li­da­des ar­tís­ti­cas, de mis pa­sio­nes crea­ti­vas, de es­cri­bir, di­bu­jar, pin­tar, to­car la gui­ta­rra, se­ría ma­ra­vi­llo­so, pe­ro eso es so­lo una uto­pía.

De amor y muer­te Un ro­man­ce y un cri­men se dan la mano en una his­to­ria que gi­ra en torno a la fa­ma y los pre­jui­cios. Pa­ra leer en una tar­de (Edi­cio­nes B).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.