Phil Co­llins

Su am­bi­ción no iba más allá de con­ver­tir­se en un buen ba­te­ría, te­ner una fa­mi­lia y cui­dar­la... Sin em­bar­go, du­ran­te una épo­ca el éxi­to se in­ter­pu­so en­tre él y lo que más que­ría. Nos lo cuen­ta en ex­clu­si­va.

AR - - SUMARIO - Tex­to: ISA­BEL LUQUE

“He pa­ga­do un pre­cio de­ma­sia­do al­to por la fa­ma”.

Si pre­gun­ta­mos al co­mún de los mor­ta­les si les gus­ta­ría con­ver­tir­se en un ído­lo mu­si­cal que arras­tra a las ma­sas, la res­pues­ta se­ría ful­mi­nan­te­men­te po­si­ti­va en la ma­yo­ría de los ca­sos. La gen­te nor­mal con­si­de­ra­ría es­ta po­si­bi­li­dad co­mo un re­ga­lo di­vino. Ya sa­be­mos que son mu­chos los lla­ma­dos, pe­ro po­cos los ele­gi­dos. Sin em­bar­go, pa­ra Phi­lip Da­vid Char­les Co­llins, bri­tá­ni­co, 65 años, la fa­ma, los com­pro­mi­sos, las gi­ras, la vo­rá­gi­ne de la es­tre­lla... se con­vir­tie­ron en una lo­sa cu­yo pe­so ca­si le aplas­ta.

De he­cho, lle­gó a da­ñar se­ria­men­te su vi­da y su equi­li­brio per­so­nal. Du­ran­te una eta­pa, es­te po­li­fa­cé­ti­co ar­tis­ta (ha si­do can­tan­te, pro­duc­tor, ac­tor, ba­te­ría...) ate­so­ra­ba éxi­to tras éxi­to so­bre los es­ce­na­rios mien­tras, en su vi­da pri­va­da, en­ca­de­na­ba una frus­tra­ción tras otra. Sus fans es­ta­mos acos­tum­bra­dos a es­cu­char re­ta­zos de su vi­da en sus le­tras. Sin em­bar­go, el lan­za­mien­to es­te oto­ño de un nue­vo re­co­pi­la­to­rio de gran­des éxi­tos y su bio­gra­fía es una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra co­no­cer a la per­so­na que bri­lla de­trás de la es­tre­lla ga­na­do­ra de sie­te pre­mios Grammy. Ha­bla­mos con él se­ma­nas an­tes de es­te do­ble lan­za­mien­to. Con voz a ve­ces en­tre­cor­ta­da y bal­bu­cean­te, el hom­bre, no el ar­tis­ta, nos cuen­ta emo­cio­na­do que vuel­ve a los rue­dos con es­te do­ble pro­yec­to: The Sin­gles Co­llec­tion, una edi­ción de lu­jo de tres CD que reúne “to­dos los sen­ci­llos que sa­qué co­mo ar­tis­ta”, y su bio­gra­fía Not Dead Yet (‘to­da­vía no es­toy muer­to’), en Pen­guin Ran­dom Hou­se.

El tí­tu­lo pa­re­ce to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes.

Sí, po­dría de­cir­se que el tí­tu­lo res­pon­de a mi hu­mor in­glés: ¡to­da­vía no es­toy muer­to! To­da­vía vi­vo y ten­go mu­chas co­sas por ha­cer. He es­co­gi­do es­te tí­tu­lo pa­ra de­jar cla­ro que me que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer en la vi­da. El li­bro es un pro­yec­to del que me sien­to muy or­gu­llo­so. Re­co­ge de­ta­lles de mi fa­mi­lia y ha­ce un re­co­rri­do por mi vi­da has­ta el mo­men­to pre­sen­te. Es una ini­cia­ti­va en la que he tra­ba­ja­do real­men­te du­ro, y es­pe­ro que el pú­bli­co se­pa apre­ciar­lo y lo dis­fru­te de ver­dad.

Can­tan­te, pia­nis­ta, com­po­si­tor, ba­te­ría, ac­tor... ¿Con qué fa­ce­ta te LGHQWL¿FDV PiV" ¢&yPR WH JXVWDU­tD VHU UHFRUGDGR"

Soy un po­co de to­das es­tas co­sas, y se­ría real­men­te di­fí­cil ele­gir qué es lo que me de­fi­ne me­jor... He desa­rro­lla­do to­das es­tas pro­fe­sio­nes en al­gún mo­men­to de mi vi­da. He si­do ac­tor, he com­pues­to can­cio­nes, las he can­ta­do, he to­ca­do la ba­te­ría... To­do lo que he he­cho ha si­do par­te de mí, es par­te de mi esen­cia. Si me

ha­ces ele­gir, si ten­go que re­su­mir en al­go con­cre­to to­do lo que he lle­va­do a ca­bo en mi vi­da, me gus­ta­ría po­der de­cir que soy un buen ba­te­ría. Sin em­bar­go, sien­do jus­tos, ten­go que acep­tar que co­mo más he triun­fa­do ha si­do co­mo can­tan­te. He ac­tua­do, pe­ro no me con­si­de­ro ac­tor; he pro­du­ci­do, pe­ro tam­po­co di­ría que soy un pro­duc­tor... Soy una per­so­na que es­cri­be can­cio­nes y las in­ter­pre­ta, así que, en de­fi­ni­ti­va, soy un can­tan­te.

Sie­te pre­mios Grammy, dos Glo­bos de Oro y un Os­car por la ban­da so­no­ra de Tar­zán for­man SDUWH GH WX SDOPDU­pV ¢4Xp VLJQL¿can pa­ra ti es­tos re­co­no­ci­mien­tos?

Ten­go que de­cir que, por su­pues­to, to­do es­to sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra mí: es la ma­ne­ra de es­tar co­nec­ta­do con la gen­te. El pú­bli­co mi­ra ha­cia atrás, ve to­do lo que he con­se­gui­do y pien­sa: “Bien he­cho”. Por tan­to, es­toy muy or­gu­llo­so de to­do es­to, pe­ro, al fi­nal, cuan­do las lu­ces se apa­gan y te vas a dor­mir, lo que im­por­ta es cuán fe­liz eres. Creo que es­te es el pun­to cla­ve, es­to es lo ver­da­de­ra­men­te re­le­van­te pa­ra mí. ¿Es real­men­te im­por­tan­te ser más y más en la vi­da? Pues de­pen­de del pre­cio que ha­ya que pa­gar por ello.

Y el tu­yo fue de­ma­sia­do al­to...

Así es. Ya sé que sue­na fá­cil de­cir es­to des­pués de ha­ber ga­na­do to­dos es­tos pre­mios, pe­ro es que el di­ne­ro no sig­ni­fi­ca na­da pa­ra mí. Por su­pues­to, es me­jor te­ner­lo que no te­ner­lo. Sin em­bar­go, yo nun­ca tu­ve la in­ten­ción de con­ver­tir­me en una es­tre­lla del pop. To­do lo que que­ría cuan­do era ni­ño y es­ta­ba cre­cien­do era ser un buen ba­te­ría, y ga­nar el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra cui­dar de mi fa­mi­lia. Así que to­do lo de­más es agra­da­ble con­tem­plar­lo al fi­nal de tu ca­rre­ra, pe­ro no era mi prio­ri­dad en ab­so­lu­to.

Can­cio­nes de una vi­da

No es nin­gún se­cre­to: las le­tras de Phil Co­llins son un fiel re­fle­jo de sus cir­cuns­tan­cias per­so­na­les, de amo­res per­di­dos, sen­sa­cio­nes y sen­ti­mien­tos, de te­mas que le

Me sa­tu­ré. Sen­tí có­mo mi vi­da es­ca­pa­ba a mi con­trol, mis ma­tri­mo­nios se rom­pie­ron, y yo lo que desea­ba era po­der es­tar con mis hi­jos. Ser Phil Co­llins me li­mi­ta­ba a la ho­ra de ser pa­dre

preo­cu­pan co­mo ser hu­mano, co­mo el pro­ble­ma mun­dial de la po­bre­za e in­clu­so del con­su­mo de dro­gas. Pro­fun­do y des­ga­rra­dor, el in­glés no sien­te nin­gún pu­dor al con­fe­sar que abu­só de la be­bi­da, y que es­te he­cho ca­si le cues­ta la vi­da: “He vis­to la muer­te de cer­ca”, ha de­cla­ra­do en al­gu­na oca­sión.

Lo cier­to es que su vi­da per­so­nal es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da a su pro­duc­ción mu­si­cal. Y pa­ra los que opi­nan que en los mo­men­tos de cri­sis es cuan­do la crea­ti­vi­dad del ser hu­mano lle­ga a su ce­nit, la his­to­ria de Phil Co­llins lo co­rro­bo­ra. En 1981 lan­zó su pri­mer ál­bum en so­li­ta­rio, en pa­ra­le­lo a su di­vor­cio de su pri­me­ra es­po­sa, An­drea. Es en es­ta épo­ca, en es­te ál­bum, don­de apa­re­cen al­gu­nos de los te­mas más bri­llan­tes y más au­to­bio­grá­fi­cos: If lea­ving me is easy o In the air to­night, con uno de los so­los de ba­te­ría más po­ten­tes de la his­to­ria de la mú­si­ca. Sus dis­cos pos­te­rio­res re­fle­ja­ron dos se­pa­ra­cio­nes más bas­tan­te trau­má­ti­cas. En to­tal, es pa­dre de cin­co hi­jos, a los cua­les no pu­do de­di­car el tiem­po que le hu­bie­ra gus­ta­do de­bi­do a sus múl­ti­ples com­pro­mi­sos. La fa­ma le de­pa­ró una agen­da fre­né­ti­ca, mul­ti­tud de con­cier­tos y com­pro­mi­sos, y un día a día to­tal­men­te in­com­pa­ti­ble con una vi­da fa­mi­liar or­de­na­da.

Ade­más, tres dé­ca­das to­can­do la ba­te­ría le han pro­vo­ca­do di­ver­sos pro­ble­mas mé­di­cos. En­tre ellos, la pér­di­da de ca­pa­ci­dad au­di­ti­va –es­tá prác­ti­ca­men­te sor­do de un oí­do–, una vér­te­bra dis­lo­ca­da y da­ños ner­vio­sos. To­do es­to le lle­vó a anun­ciar su re­ti­ra­da del mun­do de la mú­si­ca en el año 2011: “No creo que na­die va­ya a echar­me de me­nos. Pre­fie­ro echar­me a un la­do com­ple­ta­men­te”, de­cla­ró en aquel en­ton­ces. Por suer­te, Phil Co­llins re­con­si­de­ró su de­ci­sión y hoy se de­fi­ne co­mo un hom­bre fe­liz or­gu­llo­so de su ca­rre­ra.

Has con­fe­sa­do en al­gu­na oca­sión que hu­bo mo­men­tos en tu vi­da en los que lle­gas­te a es­tar can­sa­do de ser Phil Co­llins.

Exac­ta­men­te, me sa­tu­ré... Sen­tí có­mo mi vi­da es­ca­pa­ba a mi con­trol, mis ma­tri­mo­nios se rom­pie­ron, y yo lo que desea­ba era po­der es­tar con mis hi­jos. Pe­ro ser Phil Co­llins me li­mi­ta­ba a la ho­ra de ser pa­dre. Es­tas cir­cuns­tan­cias me arras­tra­ron en dis­tin­tas di­rec­cio­nes, em­pe­cé a con­traer múl­ti­ples obli­ga­cio­nes: “Tie­nes que ha­cer es­to o aque­llo”, me de­cían. Y mi prin­ci­pal obli­ga­ción era ser Phil Co­llins las 24 ho­ras del día. Creo que, aho­ra mis­mo, soy yo el que con­tro­la mi vi­da, y sen­tí que en pe­rio­dos an­te­rio­res es­to no era así. Te­nía muy po­co con­trol y desea­ba cam­biar es­te as­pec­to, re­cu­pe­rar­lo. Aho­ra es­toy más fe­liz, la gen­te es­cu­cha lo que ten­go que de­cir y an­tes no era así. Ade­más, aho­ra es­toy muy ilu­sio­na­do con el lan­za­mien­to de la co­lec­ción de sin­gles. Es muy com­ple­ta: no so­lo es­tán los gran­des hits de mi ca­rre­ra. Pa­ra mí, hay muy bue­nas can­cio­nes en es­tos tres CD, aun­que te con­fie­so que hay al­gu­nas de las que he de con­fe­sar que sí es­toy ya al­go abu­rri­do [ri­sas].

Cuén­ta­nos, ¿tie­nes al­gu­na asig­na­tu­ra pen­dien­te?

A ni­vel pro­fe­sio­nal no ten­go más am­bi­cio­nes, ni co­sas que me que­den por ha­cer... Real­men­te es­toy sa­tis­fe­cho con to­do lo que he he­cho, y tam­bién or­gu­llo­so de lo que he con­se­gui­do en mi ca­rre­ra. Es cier­to que to­do lo que yo que­ría era vi­vir co­mo un buen pro­fe­sio­nal, un buen ba­te­ría y, al fi­nal, he he­cho mu­chas otras co­sas... Por otra par­te, siem­pre hay al­go de­trás de la es­qui­na. Ve­re­mos qué nos de­pa­ra el fu­tu­ro... En la vi­da hay un mon­tón de desafíos: so­lo tie­nes que per­se­guir­los.

3

1

2

1. Re­gre­so al pa­sa­do. Ima­gen de la por­ta­da de Going Back, el oc­ta­vo dis­co de su ca­rre­ra (2013).

2. Su gran éxi­to. Fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la Tar­zán, por la que ob­tu­vo un Os­car a la me­jor can­ción ori­gi­nal, You will be in my heart.

3. Mo­men­to úni­co. Phil re­co­ge la pre­cia­da es­ta­tui­lla jun­to a su hi­ja, hoy con­ver­ti­da en ac­triz, Lily Co­llins.

4. So­li­da­rio. El can­tan­te en ple­na ac­tua­ción a fa­vor de su fun­da­ción,, Li­fe Dreams Foun­da­tion.

5. El re­en­cuen­tro. Jun­to a sus com­pa­ñe­ros de Ge­ne­sis, Mi­ke Rut­her­ford y Tony Banks en 2006.

4

5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.