Ben­di­ta nor­ma­li­dad

Mi­chael Fass­ben­der no es un gua­po al uso y Ali­cia Vi­kan­der no es una be­lle­za ex­plo­si­va, pe­ro jun­tos se han con­ver­ti­do en la pa­re­ja más ad­mi­ra­da del ci­ne.

AR - - PERSONAJE -

La luz en­tre los océa­nos no so­lo es el tí­tu­lo de la pri­me­ra pe­lí­cu­la en la que ve­re­mos ca­ra a ca­ra a la pa­re­ja de ac­to­res de mo­da. Du­ran­te el ro­da­je del fil­me, que se es­tre­na aho­ra en Es­pa­ña, na­ció su amor al pa­sar un mes ais­la­dos en un fa­ro pre­pa­ran­do sus per­so­na­jes. Qui­zá por eso la cin­ta ha des­per­ta­do tan­ta ex­pec­ta­ción co­mo ellos pa­sio­nes. Pe­ro ¿cuál es el se­cre­to de su éxi­to? La nor­ma­li­dad, sí. Por­que ella tie­ne as­pec­to de chi­ca co­mún: po­dría ser nues­tra ve­ci­na del cuar­to pi­so. Con su dul­zu­ra, se­re­na be­lle­za, fres­cu­ra y ta­len­to arra­só en la en­tre­ga de los úl­ti­mos Os­car abrién­do­se pa­so en­tre me­le­nas oxi­ge­na­das, bó­tox y re­lle­nos tan co­mu­nes en la me­ca del ci­ne. Él tam­po­co es un ga­lán al uso. Ni va de du­ro ni pre­su­me de cuer­po, pe­ro su bar­ba cui­da­do­sa­men­te des­cui­da­da y su son­ri­sa de­rri­ten gla­cia­res. Mi­chael y Ali­cia do­mi­nan el ar­te de la se­duc­ción, sin que­rer­lo, y el de la in­ter­pre­ta­ción. Sus ca­rre­ras no han he­cho más que co­men­zar, pe­ro, co­mo bue­nos fon­dis­tas, van más len­tos pe­ro de éxi­to en éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.