“Mien­tras ha­ya vio­len­cia de gé­ne­ro, no­so­tros sen­ti­mos que te­ne­mos que ayu­dar”

AR - - 15 ANIVERSARIO -

Es el pri­mo­gé­ni­to del fun­da­dor de Cris­tian Lay y el au­tén­ti­co ar­tí­fi­ce y crea­dor de es­ta jo­ya con­tra el mal­tra­to: “Soy un di­se­ña­dor un po­co atí­pi­co: lo mío no es un di­se­ño de lá­piz y or­de­na­dor, sino de con­tar una his­to­ria. En es­te ca­so, he que­ri­do ha­cer dos ver­sio­nes. Una es el símbolo de stop: ‘Stop a la vio­len­cia’. El otro es la pa­la­bra ‘son­ríe’. Con po­si­ti­vis­mo, con so­nri­sas to­do se ve de otra ma­ne­ra. Es la­bor de to­dos ayu­dar a que to­das las per­so­nas son­rían un po­co más”.

En Cris­tian Lay te­néis un equi­po de di­se­ña­do­res, pe­ro has que­ri­do im­pli­car­te per­so­nal­men­te en el pro­yec­to.

Sí. Creo que es una opor­tu­ni­dad fan­tás­ti­ca pa­ra ayu­dar a per­so­nas que lo ne­ce­si­tan, en es­te ca­so mu­je­res. Es al­go tan bo­ni­to que que­ría es­tar im­pli­ca­do des­de el mi­nu­to 1.

¿Qué os ha de­di­ci­do a im­pli­ca­ros en es­ta ac­ción con la ONG del Pa­dre Án­gel?

El Pa­dre Án­gel es una per­so­na que cau­ti­va, tie­ne un au­ra es­pe­cial. Por otra par­te, la vio­len­cia de gé­ne­ro es una la­cra. No es la pri­me­ra vez que apo­ya­mos es­ta lu­cha, y no se­rá la úl­ti­ma, por des­gra­cia. Mien­tras ha­ya vio­len­cia de gé­ne­ro no­so­tros sen­ti­mos que te­ne­mos que ayu­dar.

No so­la­men­te di­se­ñas jo­yas, tam­bién co­lec­cio­nes de bol­sos, za­pa­tos, re­lo­jes úni­cos...

Al fi­nal lo di­ver­ti­do es crear co­sas. El di­se­ño de za­pa­tos y bol­sos me gus­ta, pe­ro los re­lo­jes son al­go es­pe­cial, ya que to­do Cris­tian Lay par­te de una re­lo­je­ría de pue­blo. Crear co­sas di­fe­ren­tes, per­mi­tir­nos el gus­ta­zo de ha­cer re­lo­jes, jo­yas con dia­man­tes... en­ri­que­ce.

Tra­ba­jáis des­de la bi­su­te­ría has­ta la al­ta jo­ye­ría...

Tra­ba­ja­mos lo que lla­ma­mos el ‘lu­jo ase­qui­ble’, que es esa bi­su­te­ría he­cha en Es­pa­ña, con ca­li­dad y con un pre­cio que se pue­de afron­tar des­de cual­quier bol­si­llo, y tam­bién pie­zas de al­ta jo­ye­ría en edi­cio­nes muy muy li­mi­ta­das.

Hay una his­to­ria pre­cio­sa de có­mo em­pe­zó tu pa­dre en la re­lo­je­ría.

Em­pe­zó co­mo apren­diz. So­mos de Ex­tre­ma­du­ra, de Je­rez de los Caballeros, y siem­pre he­mos te­ni­do aquí la fá­bri­ca prin­ci­pal. Cree­mos que se pue­den ha­cer mu­chas co­sas y se­gui­mos pe­lean­do por la zo­na. Ven­de­mos en trein­ta paí­ses di­fe­ren­tes. Tra­ba­jan con no­so­tros mu­je­res de to­das las na­cio­na­li­da­des, re­li­gio­nes, eda­des... El porcentaje pue­de ser de un 95%. La reali­dad de las mu­je­res es­tá muy pre­sen­te en es­ta em­pre­sa.

Vol­vien­do a es­ta ac­ción tan bonita, ¿có­mo ani­ma­rías a una lec­to­ra a com­prar la pul­se­ra?

Es un tres por uno: va a te­ner un buen pro­duc­to, un di­se­ño atrac­ti­vo y, ade­más, va a ayu­dar a mu­chas mu­je­res.

¿Có­mo pue­de con­se­guir­la?

A tra­vés de los pun­tos de ven­ta ha­bi­tua­les, que es a tra­vés de la red de ven­de­do­ras de Cris­tian Lay. Y, si quie­ren, pue­den con­tac­tar con no­so­tros a tra­vés de nues­tra web.

DI­SE­ÑA­DOR DE LA PUL­SE­RA

Pro­ce­so de crea­ción de la pul­se­ra

so­li­da­ria de Cris­tian Lay ‘Por la son­ri­sa de las mu­je­res’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.