Ver­te m jo­ven e po­si­ble

¿Quién no sue­ña con vol­ver a su ma­ra­vi­llo­sa ju­ven­tud? Aho­ra es po­si­ble, al me­nos en el ros­tro, gra­cias a la fá­cil ac­ce­si­bi­li­dad a la me­di­ci­na es­té­ti­ca.

AR - - BELLEZA -

“LA ME­DI­CI­NA ES­TÉ­TI­CA BIEN APLI­CA­DA AYU­DA A LA APRO­BA­CIÓN ÍN­TI­MA E IN­DI­VI­DUAL DE CA­DA PER­SO­NA”

El eterno de­seo de cual­quie­ra es ver­se más jo­ven. Sin em­bar­go, to­das es­ta­mos irre­me­dia­ble­men­te ex­pues­tas al pa­so del tiem­po. Es­te afec­ta a nues­tra edad, nues­tros gus­tos, nues­tra for­ma de vi­da y sí, tam­bién, a nues­tra piel.

So­lu­ción fá­cil y ac­ce­si­ble

Si bien no po­de­mos ha­cer na­da pa­ra evi­tar que el tiem­po pa­se, sí po­de­mos pre­ve­nir que su efec­to so­bre nues­tro ros­tro sea el mí­ni­mo po­si­ble. ¿Có­mo? La res­pues­ta, ade­más de la cos­mé­ti­ca, es la me­di­ci­na y la ci­ru­gía es­té­ti­ca. La pri­me­ra re­du­ce nues­tras im­per­fec­cio­nes de ma­ne­ra no in­va­si­va y rá­pi­da; mien­tras que la se­gun­da im­pli­ca téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas. La ven­ta­ja es que am­bas es­tán ya al al­can­ce de to­dos. “El uso de téc­ni­cas mé­di­cas y qui­rúr­gi­cas se ha de­mo­cra­ti­za­do en es­tos úl­ti­mos años, he­mos pa­sa­do de ser un ser­vi­cio ex­clu­si­vo y eli­tis­ta, a es­tar al al­can­ce de cual­quier per­so­na”, ex­pli­ca Car­men Sar­mien­to, pro­pie­ta­ria del cen­tro mé­di­co es­té­ti­co del mis­mo nom­bre. “Es­to es ma­ra­vi­llo­so y ha si­do el mo­tor real pa­ra desa­rro­llar nue­vos tra­ta­mien­tos y pro­duc­tos que tam­bién han me­jo­ra­do su fun­cio­na­li­dad. Las pro­pues­tas de va­lor va­rían en­tre el ase­so­ra­mien­to en nue­vos re­cur­sos y el te­ra­peu­ta es­pe­cia­li­za­do en la piel”, afir­ma Sar­mien­to, en cu­ya clí­ni­ca la orien­ta­ción al clien­te es lo que mar­ca la di­fe­ren­cia: “Nos preo­cu­pa­mos de se­lec­cio­nar las téc­ni­cas más efec­ti­vas y pro­ba­das, ade­más de con­tar con el me­jor equi­po hu­mano”, sos­tie­ne.

Bien por den­tro y por fue­ra

Pe­ro lo im­por­tan­te siem­pre es el paciente. Y que es­te se sien­ta a gus­to con el re­sul­ta­do. Pa­ra Sar­mien­to la cla­ve es­tá en que la es­té­ti­ca y el cui­da­do per­so­nal son las he­rra­mien­tas per­fec­tas pa­ra man­te­ner po­si­ti­va la cons­cien­cia so­bre uno mis­mo. “La me­di­ci­na es­té­ti­ca bien apli­ca­da, ayu­da a la apro­ba­ción ín­ti­ma e in­di­vi­dual pa­ra iden­ti­fi­car­nos con no­so­tros mis­mos y pa­ra el desa­rro­llo del pro­pio bie­nes­tar per­so­nal”, ex­pli­ca. Al fi­nal se tra­ta de me­jo­rar aque­llos de­ta­lles de nues­tro ros­tro que nos ha­cen sen­tir di­fe­ren­te. “La es­té­ti­ca y el cui­da­do per­so­nal son las he­rra­mien­tas per­fec­tas pa­ra man­te­ner po­si­ti­va la cons­cien­cia so­bre uno mis­mo”, con­clu­ye la doc­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.