Da­lí, gas­tró­no­mo

Tas­chen re­edi­ta el ra­rí­si­mo ‘Las ce­nas de Ga­la’, un li­bro de co­ci­na tan su­rrea­lis­ta co­mo ex­qui­si­to.

AR - - ARTE -

Salvador Da­lí era, ade­más de un ge­nio, un aman­te de los ban­que­tes, y qui­zás de los ex­ce­sos. Las opu­len­tas ce­nas que él y su es­po­sa Ga­la or­ga­ni­za­ban eran le­gen­da­rias. Pe­ro la idea de es­te inusual y ex­tra­or­di­na­rio li­bro de co­ci­na no sa­lió de una de ellas, sino de uno de sus res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos, el Ma­xim’s de Pa­rís. Fue allí don­de, tras co­no­cer el mag­ní­fi­co me­nú de una ce­na que con­me­mo­ra­ba el 2.500 aniver­sa­rio de la fun­da­ción del Im­pe­rio per­sa, se le ocu­rrió el jue­go de pa­la­bras que le lle­va­ría a pu­bli­car el li­bro: “Ce­nas de ga­la”.

Así, en 1973 vio la luz Las ce­nas de Ga­la, un vo­lu­men que agru­pa 136 de­li­cio­sas re­ce­tas en do­ce ca­pí­tu­los ilus­tra­dos es­pe­cial­men­te por el ge­nio de Fi­gue­ras. Si tie­nes bue­na mano, no lo du­des: to­das ellas se pue­den ha­cer en ca­sa, co­mo la pier­na de cor­de­ro asa­da al ma­dei­ra o el sor­be­te al vieux cham­pag­ne. Si no, dis­fru­ta de una obra de ar­te en la que Da­lí vuel­ca en la me­sa, ade­más de su ar­te y su buen gus­to, su su­rrea­lis­ta mo­do de pen­sar. Y es que, al fi­nal, “la man­dí­bu­la es nues­tra me­jor he­rra­mien­ta pa­ra afe­rrar­nos al co­no­ci­mien­to fi­lo­só­fi­co”. O eso de­cía él.

Salvador Da­lí du­ran­te la pre­pa­ra­ción de ‘Las ce­nas de Ga­la’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.