Es­té­ti­ca

La nue­va me­di­ci­na es­té­ti­ca emo­cio­nal.

AR - - SUMARIO - Tex­to: ES­PE­RAN­ZA JIMÉNEZ

Es­tá de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te que nues­tros ges­tos in­flu­yen en nues­tros sen­ti­mien­tos. Y es­tu­dios clí­ni­cos re­cien­tes, co­mo el de Mi­che­lle Ma­gid, pro­fe­so­ra de Psi­quia­tría en la Uni­ver­si­dad de Aus­tin (Te­xas, EE.UU.), con­fir­man que el tra­ta­mien­to de las arru­gas del en­tre­ce­jo con bó­tox con­tri­bu­ye a me­jo­rar los sín­to­mas de la de­pre­sión. A par­tir de aquí, las doc­to­ras Mar Mi­ra y So­fía Ruiz del Cue­to han con­ce­bi­do lo que han da­do en lla­mar ‘me­di­ci­na es­té­ti­ca emo­cio­nal’.

¿En qué con­sis­te exac­ta­men­te?

En tra­tar las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas que nos pro­du­ce nues­tro as­pec­to se­gún va­mos en­ve­je­cien­do pa­ra con­ver­tir­las en po­si­ti­vas. Co­men­za­mos a plan­tear­nos el abor­da­je de los pro­to­co- los y tra­ta­mien­tos fa­cia­les des­de otra pers­pec­ti­va más allá del con­cep­to de an­ti­aging o an­ti­en­ve­je­ci­mien­to, por­que nos di­mos cuen­ta de que, ya que exis­te una re­la­ción di­rec­ta en­tre lo que ex­pre­sa nues­tro ros­tro y lo que sen­ti­mos, pa­re­ce ló­gi­co que mo­du­lan­do esa ex­pre­sión que nos des­agra­da, es de­cir, eli­mi­nan­do lo que no nos gus­ta, se pue­da me­jo­rar el es­ta­do aními­co y psi­co­ló­gi­co de los pa­cien­tes.

¿Es­to quie­re de­cir que con la edad no so­lo te­ne­mos arru­gas sino que cam­bia la ex­pre­sión de la ca­ra?

Sí. El pa­so del tiem­po pro­du­ce cam­bios en la ex­pre­sión fa­cial y nues­tra ca­ra de­ja de co­rres­pon­der­se con lo que real­men­te sen­ti­mos. Es­to ter­mi­na por re­per­cu­tir en nues­tros sen­ti­mien­tos. Es de­cir, se­gún nos ha­ce­mos ma­yo­res nos mi­ra­mos en el es­pe­jo y no nos re­co­no­ce­mos, y es­to afec­ta a nues­tra au­to­es­ti­ma, y, en con­se­cuen­cia, ha­ce me­lla tam­bién en nues­tro bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co. La me­di­ci­na es­té­ti­ca emo­cio­nal lo que ha­ce es es­tu­diar esos ges­tos o ras­gos que han cam­bia­do en el ros­tro y tra­tar de co­rre­gir­los con tra­ta­mien­tos co­mo bó­tox, lá­ser, in­fil­tra­cio­nes de áci­do hia­lu­ró­ni­co... Por ejem­plo, si nos ve­mos ca­ra de en­fa­do por­que te­ne­mos mar­ca­do el en­tre­ce­jo, no nos son­reí­mos cuan­do nos mi­ra­mos. Por el con­tra­rio, si el es­pe­jo nos re­fle­ja una ca­ra más re­la­ja­da y agra­da­ble, ten­de­re­mos a son­reír­nos. Y pue­de pa­re­cer una ton­te­ría, pe­ro la ri­sa, no so­lo la que sa­le na­tu­ral­men­te sino tam­bién la vo­lun­ta­ria, es­ti­mu­la cier­tos trans­mi­so­res que eli­mi­nan el es­trés.

Psi­co­ló­gi­ca­men­te, ¿qué es lo que más preo­cu­pa a una mu­jer se­gún va cum­plien­do años?

Es cu­rio­so, por­que nor­mal­men­te no son sig­nos de la edad con­cre­tos, co­mo unas arru­gas en al­gún pun­to, sino una ex­pre­sión glo­bal que se ha que­da­do fi­ja­da en el ros­tro. A me­nu­do nos pi­den que les qui­te­mos la ca­ra de can­san­cio o vol­ver a pa­re­cer­se a la per­so­na que fue­ron.

¿Se pue­den ca­ta­lo­gar los ti­pos de ros­tros que apa­re­cen con la edad?

Sí. A ni­vel prác­ti­co la gran ma­yo­ría de las ca­ras aca­ban por re­fle­jar una de es­tas emo­cio­nes: can­san­cio, es­trés o en­fa­do, y tris­te­za.

¿Qué sig­nos de­la­tan la ca­ra de can­san­cio?

Es­te ti­po es el más ex­ten­di­do y se tra­du­ce en un ros­tro abo­tar­ga­do, que da sen­sa­ción de fal­ta de des­can­so. Los sín­to­mas que hay que ata­jar se con­cen­tran en la re­gión de los ojos y del con­torno fa­cial. Pre­sen­tan oje­ras, in­fla­ma­ción del pár­pa­do in­fe­rior, las lla­ma­das bol­sas, des­col­ga­mien­to del pár­pa­do su­pe­rior, pér­di­da de de­fi­ni­ción del óva­lo fa­cial y des­col­ga­mien­to de los pó­mu­los.

Y ¿la de es­trés?

La de es­trés, irri­ta­bi­li­dad o en­fa­do es la que apa­re­ce an­tes, con me­nos edad. Esos sen­ti­mien­tos se co­rres­pon­den con el ce­ño frun­ci­do, caí­da de la ca­be­za de la ce­ja, en la par­te in­ter­na; de­pre­sión de la fren­te, có­di­go de ba­rras y arru­gui­tas en las ale­tas na­sa­les por el reite­ra­do frun­ci­mien­to de la na­riz.

¿La ca­ra de tris­te­za có­mo se PDQL¿HVWD"

Es una ex­pre­sión de me­lan­co­lía más fre­cuen­te en las mu­je­res que en los hom­bres, y se re­co­no­ce por la caí­da del can­to de los ojos y de las co­mi­su­ras de la bo­ca, con mar­ca­do o no de las ‘lí­neas de ma­rio­ne­ta’, que son las que sa­len a am­bos la­dos de las co­mi­su­ras ha­cia la bar­bi­lla. Tam­bién se cae la co­la de la ce­ja y se des­cuel­ga el pár­pa­do in­fe­rior.

Su­pon­ga­mos que una mu­jer lle­ga a la clí­ni­ca des­con­ten­ta con la ex­pre­sión de su ros­tro. ¿Cuál es el pro­ce­so que se si­gue?

Pri­me­ro se ha­ce un diag­nós­ti­co. Hay que ha­blar con ella pa­ra ver qué le preo­cu­pa y ana­li­zar las va­ria­bles que mar­can su en­ve­je­ci­mien­to, así co­mo su ti­po de piel. Ese diag­nós­ti­co tam­bién va en­ca­mi­na­do a de­tec­tar sus emo­cio­nes, pa­ra me­jo­rar no so­lo su bie­nes­tar fí­si­co, sino tam­bién el psi­co­ló­gi­co.

Por­que ver­se más gua­pa me­jo­ra el es­ta­do de áni­mo...

Sí. Es fun­da­men­tal ver­se bien. So­bre to­do, lo im­por­tan­te es que cuan­do va pa­san­do el tiem­po no de­jes de re­co­no­cer­te a ti mis­ma. Y hay mu­cha gen­te que em­pie­za con unos cam­bios que la lle­van a de­jar de re­co­no­cer­se y, cuan­do pa­sa eso, de­jas de que­rer­te. Lle­ga la fal­ta de ilu­sión, la tris­te­za... y son emo­cio­nes que hay que tra­tar.

¿Qué pa­rá­me­tros se mi­ran en el diag­nós­ti­co?

Se es­tu­dia có­mo va su pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to y la emo­ción que trans­mi­te res­pec­to a ese pro­ce­so. Hay que ver su ca­li­dad de piel; su di­ná­mi­ca mus­cu­lar, que es la que ge­ne­ra que una se­rie de es­truc­tu­ras se va­yan des­col­gan­do y mar­can­do de­ter­mi­na­das arru­gas... Y tam­bién hay que mi­rar qué es­tá pa­san­do vo­lu­mé­tri­ca­men­te con esa ca­ra, qué luces y som­bras tiene. Una ca­ra jo­ven tiene unas som­bras com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes, y hay que re­co­lo­car to­do pa­ra que vuel­va a te­ner el as­pec­to de an­tes, pa­ra vol­ver a la fo­to de años atrás. Y di­go ‘a la fo­to’ pa­ra en­ten­der que se tra­ta de no de­jar de ser uno mis­mo.

“La ma­yo­ría de las ca­ras ter­mi­nan por re­fle­jar can­san­cio, en­fa­do o tris­te­za” “Un to­que de bó­tox en el en­tre­ce­jo ha lle­ga­do a me­jo­rar los sín­to­mas de la de­pre­sión”

¿En qué con­sis­te el tra­ta­mien­to?

En la apli­ca­ción de téc­ni­cas es­té­ti­cas que cam­bien en la pa­cien­te lo que no le gus­te, pe­ro sin que de­je de ser ella mis­ma. Es fun­da­men­tal no aca­bar pa­re­cien­do otra per­so­na des­pués de ha­cer­se un re­to­que es­té­ti­co. La iden­ti­dad es lo que lle­va a la na­tu­ra­li­dad.

¿De qué téc­ni­cas ha­bla­mos?

Es una com­bi­na­ción de va­rias. Ha­brá zo­nas que ten­ga­mos que tra­tar con bó­tox pa­ra anu­lar ese ges­to mus­cu­lar que pro­vo­ca la arru­ga y la con­si­guien­te ca­ra de en­fa­do o can­san­cio. Pue­de que ha­ya que apli­car vo­lu­mi­ni­za­do­res pa­ra re­po­si­cio­nar zo­nas y re­di­bu­jar el óva­lo.

O apli­car lá­ser pa­ra la co­rrec­ción de som­bras. Tam­bién se co­lo­can hi­los ter­so­res. No hay una fór­mu­la úni­ca, sino que es al­go com­ple­ta­men­te per­so­na­li­za­do.

¿Dón­de es­tá el lí­mi­te de cual­quier tra­ta­mien­to?

En que no se pier­dan la na­tu­ra­li­dad ni la iden­ti­dad pro­pia.

Por­que los mé­di­cos es­té­ti­cos sois tam­bién un po­co psi­có­lo­gos...

To­tal­men­te. Hay per­so­nas, por ejem­plo, que su­fren dis­mor­fo­fo­bia, que es el sín­dro­me de dis­tor­sión de la ima­gen, un tras­torno de la per­cep­ción y va­lo­ra­ción de uno mis­mo. Es gen­te que ve lo que no hay, y en­ton­ces hay que ca­na­li­zar su men­te pa­ra que ten­ga pers­pec­ti­vas rea­lis­tas de sí mis­ma. Hay co­sas que te pi­den los pa­cien­tes que son irrea­li­za­bles, por­que de lo que se tra­ta es de en­ve­je­cer den­tro de la na­tu­ra­li­dad, y hay que si­tuar a los pa­cien­tes en esa pers­pec­ti­va rea­lis­ta del en­ve­je­ci­mien­to. En­ve­je­cer va­mos a en­ve­je­cer to­dos, pe­ro va­mos a ha­cer­lo bien.

¿To­ca mu­chas ve­ces de­cir ‘no’?

Por su­pues­to, pe­ro hay que de­cir­lo con ca­ri­ño, ex­pli­can­do que lo que la pa­cien­te pi­de no es lo me­jor pa­ra ella.

Es­ta ver­sión dis­tor­sio­na­da que te­ne­mos de no­so­tros mis­mos nos ha­ce ver mal co­sas que no es­tán mal.

Cual­quier pa­cien­te, aun­que no ten­ga el sín­dro­me de la dis­tor­sión, ca­na­li­za la aten­ción en lo más evi­den­te, lo que le preo­cu­pa o lo que ve su ma­dre, por ejem­plo. Un ca­so tí­pi­co de con­sul­ta son las arru­gui­tas al­re­de­dor del la­bio su­pe­rior, aun­que no se vean mu­cho. Y la ma­yo­ría de las ve­ces lo que hay que arre­glar es lo de al­re­de­dor an­tes que esa minucia, por lla­mar­lo de al­gu­na ma­ne­ra. No es minucia, pe­ro se­gu­ra­men­te en el plan de tra­ta­mien­to no es prio­ri­ta­rio.

Lo que to­ca es ha­cer ver có­mo es su pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to.

Ha­bla­mos de en­ve­je­ci­mien­to, pe­ro ¿es­ta téc­ni­ca va­le tam­bién pa­ra una per­so­na jo­ven que por su mor­fo­lo­gía tiene, por ejem­plo, un en­tre­ce­jo muy mar­ca­do?

Efec­ti­va­men­te. Hay gen­te que tiene ojos tris­tes o co­mi­su­ras de los la­bios ha­cia aba­jo, y en es­te ca­so ha­ría­mos un em­be­lle­ci­mien­to, no un re­ju­ve­ne­ci­mien­to. Por­que hay gen­te que tiene oje­ras de jo­ven y ca­ra de can­san­cio de siem­pre o una ex­pre­sión fa­cial ten­sa o agria. Tam­bién hay ca­ras que no son pro­por­cio­na­das y no se sien­ten guapas y no se quie­ren. Es­tos tra­ta­mien­tos son muy agra­de­ci­dos, por­que son per­so­nas jó­ve­nes que reac­cio­nan

muy bien a po­cas co­sas.

¿En­ve­je­ce más la ÀDFLGH] R ODV DUUXJDV"

La fla­ci­dez, por­que ter­mi­na ge­ne­ran­do tam­bién arru­gas por des­col­ga­mien­to. To­do va a de­pen­der del ti­po de piel y de la ba­se ósea que se ten­ga. Una piel fi­na se arru­ga más. La grue- sa nun­ca mar­ca­rá arru­gas fi­nas, pe­ro su pe­so pue­de pro­vo­car fla­ci­dez, que con­lle­va a la apa­ri­ción de sur­cos. Pe­ro la ge­né­ti­ca jue­ga tam­bién un pa­pel im­por­tan­tí­si­mo. La piel pue­de ser peor, pe­ro si tie­nes unos pó­mu­los mar­ca­dos y una ba­se man­di­bu­lar pro­por­cio­na­da, tu pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to se­rá más lle­va­de­ro. El ter­cio me­dio, los pó­mu­los, son fun­da­men­ta­les, por­que son el so­por­te de la ca­ra, pe­ro tiene que ha­ber ar­mo­nía.

¿Qué es lo úl­ti­mo, en cuan­to a ma­te­rial, a apa­ra­to­lo­gía...?

Un apa­ra­to lla­ma­do Ult­he­ra, pa­ra tra­tar la fla­ci­dez. Son ul­tra­so­ni­dos fo­ca­li­za­dos y es el pri­mer tra­ta­mien­to no qui­rúr­gi­co al que la Agen­cia del Me­di­ca­men­to de EE.UU. ha per­mi­ti­do uti­li­zar la pa­la­bra ‘lif­ting’. En la ca­ra, la re­mo­de­la­ción del óva­lo fa­cial, el cue­llo, la par­te in­ter­na de la ro­di­lla y en los bra­zos es­tá dan­do unos re­sul­ta­dos fan­tás­ti­cos. Tra­ba­ja pro­du­cien­do pun­tos de coa­gu­la­ción que com­pac­tan la zo­na mus­cu­lar que se es­tá tra­ba­jan­do.

“Lo úl­ti­mo pa­ra tra­tar la fla­ci­dez de ros­tro y cuer­po son los utl­tra­so­ni­dos fo­ca­li­za­dos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.