Bob Dy­lan

El No­bel de los poe­mas can­ta­dos.

AR - - SUMARIO -

Ato­dos, o a ca­si to­dos, co­gió por sor­pre­sa el anun­cio de que Bob Dy­lan era el nue­vo premio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, y eso que en mu­chas qui­nie­las es­ta­ba él, co­mo tam­bién es­ta­ba Patty Smith. Pe­ro, a pe­sar de que la Aca­de­mia sue­ca pre­mió el año pa­sa­do a una pe­rio­dis­ta, Svetla­na Alek­sié­vich, era mu­cho más fá­cil pen­sar que es­te año apos­ta­ría por el poe­ta si­rio Ado­nis o por al­gu­nos de los que siem­pre en­ca­be­zan las qui­nie­las, léa­se Phi­lip Roth, Don DeLi­llo o Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi. De­ja­mos a las mu­je­res por­que aun­que hay can­di­da­tas más que vá­li­das po­cas ve­ces ga­nan, co­mo con­fir­man los 14 ga­lar­do­nes ob­te­ni­dos por es­cri­to­ras fren­te a los 95 de ellos.

Pe­ro la Aca­de­mia, me­nos en­cor­se­ta­da de lo que ima­gi­na­mos, ha da­do la ra­zón al poe­ta chi­leno Ni­ca­nor Pa­rra, que ya en el año 2000 di­jo que por so­lo tres ver­sos Dy­lan era me­re­ce­dor de tal dis­tin­ción: “My fat­her is in the fac­tory and he has no shoes / my mot­her is in the alley loo­king for food / and I’m in the kit­chen with the thumb sto­ne blues”, re­ci­tó en­ton­ces el va­te, y agre­gó: “Me atrae pro­fun­da­men­te su fal­ta de pre­ten­sión ar­tís­ti­ca. Es rea­lis­mo real”. Los mo­ti­vos de los aca­dé­mi­cos han si­do otros. Ellos ar­gu­men­tan que el No­bel a Dy­lan se lo han otor­ga­do “por ha­ber crea­do nue­vas ex­pre­sio­nes poé­ti­cas den­tro de la gran tra­di­ción ame­ri­ca­na de la can­ción” y por ser “un gran poe­ta de la tra­di­ción oral an­glo­sa­jo­na”. Eso, y que la le­tra con mú­si­ca en­tra mu­cho me­jor, pa­re­ce ser, y más si ha­bla­mos de poe­sía.

Lu­cha­dor, re­bel­de, in­con­for­mis­ta y muy re­ser­va­do –ve­re­mos si fi­nal­men­te acu­de a re­co­ger el No­bel el 10 de di­ciem­bre– , el can­tau­tor tiene en su ha­ber can­cio­nes des­gra­cia­da­men­te atem­po­ra­les que gol­pean en la ca­ra a quien se lo me­re­ce, co­mo es­ta de Mas­ters of War: “Us­te­des que fa­bri­can las gran­des ar­mas, que cons­tru­yen los avio­nes de la muer­te, que cons­tru­yen to­das las bom­bas, que se es­con­den tras los mu­ros, que se es­con­den de­trás de es­cri­to­rios, so­lo quie­ro que se­pan que pue­do ver­los a tra­vés de sus más­ca­ras”. Y otras de una sen­si­bi­li­dad tan do­lo­ro­sa y una be­lle­za tan tris­te co­mo la de Blo­win’ in the Wind: “Cuán­tos ca­mi­nos de­be re­co­rrer un hom­bre an­tes de que le lla­mes hom­bre. Cuán­tos ma­res de­be sur­car una blan­ca pa­lo­ma an­tes de dor­mir en la are­na. Cuántas ve­ces de­ben vo­lar las ba­las de ca­ñón an­tes de ser prohi­bi­das pa­ra siem­pre”. Re­per­to­rio: en­tre sus ca­si 700 te­mas hay pa­ra ele­gir.

La no­ve­la que no qui­so es­cri­bir

Pe­ro no son las le­tras de Dy­lan lo úni­co que po­de­mos leer, re­co­pi­la­das en li­bros y con­ver­ti­das en el ar­gu­men­to de cuen­tos in­fan­ti­les ilus­tra­dos, co­mo Jo­ven pa­ra siem­pre (Ed. Blu­me). Tam­bién es­tán edi­ta­das sus fa­bu­lo­sas me­mo­rias e in­clu­so una no­ve­la.

El hom­bre que di­jo: “Aquel que no es­tá ocu­pa­do na­cien­do, es­tá ocu­pa­do mu­rien­do” ( It’s al­right Ma), de­mos­tró en sus me­mo­rias que tam­bién te­nía ta­len­to pa­ra es­cri­bir so­bre su vi­da, con la que

nos sor­pren­dió al des­ve­lar al­gu­nos mis­te­rios, co­mo el de su fa­mo­so ac­ci­den­te de mo­to­ci­cle­ta en 1966: “Si, tu­ve un ac­ci­den­te y me le­sio­né. Pe­ro me re­cu­pe­ré. La ver­dad es que que­ría sa­lir de esa ca­rre­te­ra de ra­tas”, afir­mó alu­dien­do a las pre­sio­nes que ya por en­ton­ces acu­mu­la­ba a su al­re­de­dor y a los ocho años que es­tu­vo sin sa­lir de gi­ra. Y es que sin él que­rer­lo le ha­bían con­ver­ti­do en la voz de una ge­ne­ra­ción: “Por lo que yo sé, no per­te­ne­cía a na­die en­ton­ces ni per­te­nez­co a na­die aho­ra. Te­nía una es­po­sa e hi­jos a los que que­ría más que a na­da en el mun­do. In­ten­ta­ba man­te­ner­los y aho­rrar­les pro­ble­mas, pe­ro los mos­co­nes de la pren­sa se­guían pro­cla­mán­do­me el por­ta­voz, el de­fen­sor y la con­cien­cia de una ge­ne­ra­ción [...]. En reali­dad, nun­ca fui más que un mú­si­co folk”, es­cri­bió en el pri­mer vo­lu­men de Ch­ro­ni­cles.

Me­nos sa­bi­do es que Dy­lan es au­tor de una no­ve­la, Ta­rán­tu­la, es­cri­ta en­tre 1965 y 1966 y pu­bli­ca­da en 1971. En ella, el can­tan­te ha­ce un re­co­rri­do por su vi­da y ha­bla de sus pro­ble­mas con las dro­gas, de có­mo con­quis­ta­ba a las chi­cas, de los per­so­na­jes que co­no­cía en sus via­jes... Un mo­nó­lo­go in­te­rior al es­ti­lo de los de Gins­berg o Ke­rouac, pe­ro sal­van­do las dis­tan­cias. Co­mo él mis­mo ha re­co­no­ci­do, “las co­sas en­ton­ces es­ta­ban fue­ra de con­trol. No fue nun­ca mi in­ten­ción es­cri­bir un li­bro”. De he­cho, y aun­que tiene sus fans, la obra tiene el du­do­so ho­nor de ha­ber en­ca­be­za­do un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “Las cin­co frases más inin­te­li­gi­bles sa­ca­das de li­bros es­cri­tos por estrellas del rock” (re­vis­ta Spin, 2003). La fra­se en cues­tión di­ce así: “No es el mo­men­to de ha­cer el ton­to, así que pon­te tus bo­tas y sal­ta den­tro de una pa­pe­le­ra con for­ma de pa­ya­so”.

Cu­rio­si­dad sin lí­mi­tes

Na­ci­do en 1941 en Dulth (Min­ne­so­ta), Ro­bert Allen Zim­mer­man, co­mo real­men­te se lla­ma, ha si­do des­cri­to co­mo una de las fi­gu­ras más in­flu­yen­tes del si­glo XX, su obra se es­tu­dia en las uni­ver­si­da­des y ha si­do ob­je­to de te­sis y aná­li­sis. Can­tau­tor, es­cri­tor, di­rec­tor de ci­ne (Re­nal­do and Cla­ra), pin­tor que ex­hi­be en mu­seos co­mo la Na­tio­nal Por­trait Ga­llery de Lon­dres y es­cul­tor de obras que en 2014 fue­ron ex­pues­tas en la ga­le­ría Halc­yon (en su web pue­des ver al­gu­nos de sus tra­ba­jos), la cu­rio­si­dad de Dy­lan pa­re­ce no te­ner lí­mi­tes. Tam­po­co los pre­mios que ha ob­te­ni­do, ya que tiene to­dos los ga­lar­do­nes im­por­tan­tes que po­día re­ci­bir y al­guno más que un mú­si­co de rock a ve­ces ni ima­gi­na: una do­ce­na de Grammys, un Glo­bo de Oro y un Os­car por la mag­ní­fi­ca can­ción Things Ha­ve Chan­ged de la pe­lí­cu­la Won­der Boys, el Prín­ci­pe de As­tu­rias de las Le­tras en 2007 por ser “un mi­to vi­vien­te en la his­to­ria de la mú­si­ca po­pu­lar y fa­ro de una ge­ne­ra­ción que tu­vo el sue­ño de cam­biar el mun­do”, un Pu­lit­zer en 2008 “por su apor­ta­ción a la mú­si­ca y la cul­tu­ra ame­ri­ca­nas” y, aho­ra, el No­bel. Más al­to no se pue­de lle­gar. Pe­ro él si­gue ca­lla­do. Y es que, en el fon­do, se­gu­ro que a Dy­lan le gus­ta se­guir sien­do, sim­ple­men­te, un mú­si­co de folk.

Cua­tro dé­ca­das de can­cio­nes Des­de 1961 a 2001, es­te li­bro bi­lin­güe re­co­ge las le­tras de hits co­mo Blo­win’ in the Wind ( Ed. Glo­bal Rhythm Press).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.