Be­lle­za

Gin­ger, el co­lor de mo­da pa­ra el ca­be­llo.

AR - - SUMARIO -

Eel pe­li­rro­jo es el rey del in­vierno en cual­quie­ra de sus mu­chos ma­ti­ces, que van des­de el na­ran­ja más in­ten­so al castaño con re­fle­jos co­bri­zos. En Es­pa­ña lo ha pues­to de mo­da Jua­na Acos­ta, pe­ro son mu­chas las in­fluen­cers o ac­tri­ces in­ter­na­cio­na­les co­mo Em­ma Sto­ne, Ju­lian­ne Moo­re o Jes­si­ca Chas­tain que ya lle­van tiem­po pa­seán­do­lo por to­do el mun­do. Es­te co­lor, co­no­ci­do co­mo gin­ger, no es fá­cil de con­se­guir y re­quie­re ma­yor man­te­ni­mien­to que mo­re­nos, ru­bios o ne­gros, pe­ro es muy fa­vo­re­ce­dor por­que dulcifica el ros­tro y sua­vi­za los ras­gos mar­ca­dos.

El ex­per­to co­lo­ris­ta Fran­cis­co Ga­llar­do, es­ti­lis­ta del sa­lón Hair­kro­ne de Madrid, ase­gu­ra que sien­ta bien a to­das las mu­je­res, pe­ro en fun­ción del co­lor de piel y ojos ha­brá que ma­ti­zar­lo ha­cia el do­ra­do o ti­rar ha­cia el cao­ba: “Es un co­lor que apor­ta ma­ti­ces dul­ces y cá­li­dos muy so­fis­ti­ca­dos. Fa­vo­re­ce más las pie­les cla­ras y pá­li­das y cuan­do se par­te de ca­be­llos cla­ros, en torno a un ru­bio me­dio-cla­ro, ya que de esa ma­ne­ra po­ten­cia y ha­ce que des­ta­quen los ojos. Si ade­más de tez cla­ra tam­bién se tie­nen los ojos cla­ros, se ad­mi­te ca­si to­da la ga­ma y sien­ta es­pe­cial­men­te bien a los ros­tros pe­co­sos. En el ca­so de que tu piel y ojos sean cá­li­dos, es de­cir, ca­be­llo castaño y ojos ma­rro­nes, hay que in­ten­tar in­tro­du­cir ma­ti­ces bron­ce, ám­bar y cao­ba a ese pe­li­rro­jo pa­ra que re­sul­te más ar­mó­ni­co”.

Res­pec­to al man­te­ni­mien­to, el ex­per­to ase­gu­ra que cual­quier tono de pe­li­rro­jo re­quie­re ma­yor aten­ción en el sa­lón que un castaño, por ejem­plo, pe­ro que se pue­de lo­grar con gloss (ba­ños de bri­llo) o de co­lor, que no al­te­ran el tono pe­ro lo reavi­van.

Los to­nos cla­ros son los más di­fí­ci­les

Ga­llar­do nos cuen­ta tam­bién qué tono ele­gir de­pen­dien­do del co­lor de nues­tra ba­se na­tu­ral: “Pa­ra los tin­tu­ris­tas, los ma­ti­ces más di­fí­ci­les de con­se­guir den­tro del gin­ger son los más na­ran­jas o los más cla­ros. Y es­tos des­pués tam­bién re­sul­tan más com­pli­ca­dos de man­te­ner in­tac­tos. Pe­ro lo­grar la to­na­li­dad desea­da va a de­pen­der fun­da­men­tal­men­te del co­lor ba­se que se ten­ga, in­de­pen­dien­te­men­te de si se lle­va te­ñi­do o no. Si par­ti­mos de una ba­se ru­bia, cos­ta­rá más ob­te­ner el ro­jo, por­que el ama­ri­llo ya es­tá pre­sen­te. Sin em­bar­go, si se par­te de un ca­be­llo castaño es más di­fí­cil lo­grar el ama­ri­llo, ya que el ro­jo ya es­tá. Pe­ro las ba­ses más agra­de­ci­das pa­ra lo­grar un pe­li­rro­jo in­ten­so y la má­xi­ma lu­mi­no­si­dad son las que es­tán com­pren­di­das en­tre un ru­bio me­dio y un ru­bio ex­tra­cla­ro”.

Un plus de hi­dra­ta­ción

La es­ti­lis­ta Dia­na Dau­reo, por su par­te, nos ha­bla de las pe­cu­lia­ri­da­des del ca­be­llo pe­li­rro­jo na­tu­ral, que por na­tu­ra­le­za sue­le ser más se­co, den­so y re­bel­de que el res­to de los to­nos: “Pa­ra la­var y man­te­ner el ca­be­llo gin­ger se re­co­mien­da uti­li­zar un cham­pú y acon­di­cio­na­dor hi­dra­tan­te y una o dos ve­ces por se­ma­na sus­ti­tuir es­te úl­ti­mo

por mas­ca­ri­lla, ya que sue­le ser un ca­be­llo más re­bel­de y grue­so que los ru­bios y cas­ta­ños na­tu­ra­les. Es­co­ge tam­bién pro­duc­tos pro­tec­to­res del co­lor”. Dia­na aña­de que en es­te ti­po de to­nos tan es­pe­cia­les hay que pres­tar es­pe­cial aten­ción pa­ra no abu­sar de com­po­nen­tes quí­mi­cos –oxi­dan­tes, si­li­co­nas– que pue­dan al­te­rar la na­tu­ra­le­za del co­lor o del tin­te, pro­te­ger la cu­tí­cu­la (la par­te ex­ter­na del ca­be­llo) y apli­car mu­cho sérum pa­ra evi­tar el en­cres­pa­mien­to.

En lo que coin­ci­den to­dos los ex­per­tos es que re­co­mien­dan po­ner­se en ma­nos de un buen pro­fe­sio­nal cuan­do se va­ya a ha­cer el pri­mer cam­bio de co­lor, aun­que lue­go lo man­ten­gas en ca­sa. Y si no eres muy atre­vi­da co­mien­za so­lo dán­do­te me­chas de ese tono.

Tex­to: ES­PE­RAN­ZA JIMÉNEZ

El pe­li­rro­jo o Gin­ger ad­mi­te una va­ria­da ga­ma de ma­ti­ces, co­mo mues­tran las pro­pues­tas pa­ra es­ta tem­po­ra­da de Camille Al­ba­ne y Jac­ques Des­san­ge. Des­de el na­ran­ja más in­ten­so, que sien­ta me­jor cuan­to más cla­ro sea el tono de piel, has­ta el me­dio, que fa­vo­re­ce es­pe­cial­men­te a las mu­je­res de ojos cla­ros, ter­mi­nan­do por el castaño con re­fle­jos cao­ba, per­fec­to pa­ra pie­les os­cu­ras.

Del na­ran­ja al castaño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.