Edi­to­rial

Por Ana Ro­sa Quin­ta­na

AR - - SUMARIO -

El ab­so­lu­to pro­ta­go­nis­ta de nues­tras Na­vi­da­des in­fan­ti­les no era el pa­vo, que aquí na­die co­mía pa­vo. El au­ten­ti­co pro­ta­go­nis­ta siem­pre fue... el car­te­ro. Las fa­mi­lias, las em­pre­sas y los ami­gos se man­da­ban ch­rist­mas con los me­jo­res de­seos. Lue­go lle­gó la mo­da de la fo­to de los ni­ños a mo­do de fe­li­ci­ta­ción, y aho­ra, con los what­sapps, se ha va­cia­do el bu­zón, in­clui­do el de voz, del mis­mo mo­do que la cri­sis ha va­cia­do las ces­tas de Na­vi­dad y los re­ga­los de em­pre­sa, en oca­sio­nes sos­pe­cho­sa­men­te des­pro­por­cio­na­dos.

Me gus­ta­ría en­via­ros una fe­li­ci­ta­ción per­so­na­li­za­da a ca­da una de vo­so­tras, que nos ha­béis acom­pa­ña­do to­dos es­tos años, pe­ro no de esas de te­lé­fono, en ge­ne­ral lar­guí­si­mas o lle­nas de di­bu­ji­tos ha­cien­do un ár­bol de Na­vi­dad y que se man­dan a to­da la agen­da en un clic. No lo ha­gáis, que se no­ta mu­cho. Mi postali­ta na­vi­de­ña iría lle­na de an­ti­guos de­seos de paz, pros­pe­ri­dad, amor y unión fa­mi­liar.

Las nue­vas tec­no­lo­gías a ve­ces ha­cen to­do mu­cho mas im­per­so­nal, pe­ro en épo­cas co­mo es­ta y con mu­chas fa­mi­lias di­vi­di­das por la dis­tan­cia pue­den ve­nir muy bien: a pa­dres que es­tán ex­pa­tria­dos tra­ba­jan­do le­jos pa­ra po­der man­te­ner a su fa­mi­lia o a hi­jos que se han ido en bus­ca de un fu­tu­ro. Se­gu­ro que en más de una me­sa, ade­más de los pol­vo­ro­nes y el ma­za­pán, ha­brá un in­vi­ta­do a tra­vés de la pan­ta­lla de una ta­ble­ta. Si lo pen­sa­mos bien, la tec­no­lo­gía no es tan fría: de­pen­de de có­mo se uti­li­ce.

Con las nue­vas te­co­no­lo­gías po­de­mos ha­cer mu­cho: en­viar un men­sa­je in­me­dia­to pa­ra re­co­no­cer que nos he­mos equi­vo­ca­do y pe­dir dis­cul­pas, de­cir a al­guien en po­cos ca­rac­te­res que le que­re­mos y que no es­tá so­lo, acer­car­nos y com­par­tir fe­li­ci­dad... Que las ma­ra­vi­llo­sas po­si­bi­li­da­des que nos dan los nue­vos me­dios de co­mu­ni­car­nos no nos aca­ben in­co­mu­ni­can­do.

Una vez que he­mos bus­ca­do los re­ga­los y com­pra­do la ce­na por In­ter­net, lo­ca­li­za­do las me­jo­res re­ce­tas y los ador­nos más ori­gi­na­les, com­par­ti­do por Ins­ta­gram lo gua­pos que es­ta­mos y lo bo­ni­ta que nos ha que­da­do la me­sa, tui­tea­do el hash­tag de la no­che, fe­li­ci­ta­do a to­dos nues­tros gru­pos de ami­gos y ha­bla­do por fa­ce con los que es­tán le­jos... en­ton­ces es el mo­men­to de guar­dar el te­lé­fono y la ta­ble­ta, y mi­rar, to­car, reír, abra­zar, besar, es­cu­char y mi­rar­nos a los ojos... en lu­gar de a una pan­ta­lla.

To­do tiene su mo­men­to. Fe­liz Na­vi­dad.

“Que las ma­ra­vi­llo­sas po­si­bli­da­des que nos dan los nue­vos me­dios de co­mu­ni­car­nos no nos aca­ben in­co­mu­ni­can­do”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.