MU­JE­RES QUE CO­GEN EL TE­LÉ­FONO

AR - - A FONDO - Por Son­so­les Óne­ga

Cuen­tan quie­nes han tra­ba­ja­do con ellas que no es ex­tra­ño que Ana Patricia Bo­tín, pre­si­den­ta del Ban­co San­tan­der, o So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, vi­ce­pre­si­den­ta del go­bierno, se le­van­ten en una reunión, por im­por­tan­te que sea, pa­ra aten­der la lla­ma­da de un hi­jo. Da igual si en ese pre­ci­so ins­tan­te es­tá ce­rrán­do­se la com­pra de un ban­co o es­tá di­se­ñán­do­se la ges­tión de la cri­sis del ébo­la (¿re­cuer­dan?). Cuen­tan los equi­pos de esas mu­je­res que na­die cues­tio­na que la lla­ma­da de­ba ser aten­di­da, aun­que ha­ya hom­bres que se mi­ren de reojo por­que ellos no lo ha­rían. No por na­da... sino por­que a los di­rec­ti­vos, a los eje­cu­ti­vos o a los po­de­ro­sos del mun­do oc­ci­den­tal no les lla­man sus hi­jos si ne­ce­si­tan un com­pás o un dis­fraz de Pe­ter Pan o han dis­cu­ti­do con un ami­go en el co­le­gio. Mu­je­res que, an­tes de lle­gar a la ci­ma, han sen­ti­do la ten­ta­ción de re­nun­ciar por las in­de­fec­ti­bles per­ver­sio­nes de un sis­te­ma que no per­mi­te erro­res y emi­te jui­cios gra­tui­tos. Mu­je­res que se mi­ran al es­pe­jo y se pre­gun­tan has­ta dón­de aguan­ta­rán en vez de pre­gun­tar­se has­ta dón­de van a lle­gar.

El caos po­lí­ti­co sin pre­ce­den­tes que vi­vi­mos en Es­pa­ña des­de di­ciem­bre de 2015, pro­ta­go­ni­za­do por los mis­mos de siem­pre o por los nue­vos (de siem­pre), ha vuel­to a des­nu­dar la au­sen­cia de las mu­je­res.

Las pe­rio­dis­tas que po­bla­mos el Con­gre­so de los Dipu­tados nos su­su­rra­mos al oí­do:

–Es­to no pa­sa­ría si hu­bie­ra más mu­je­res en la me­sa de ne­go­cia­ción.

Y a con­ti­nua­ción mi­ra­mos ha­cia el atril del ora­dor con ca­ra de preo­cu­pa­ción por­que, en efec­to, la pre­gun­ta nos in­co­mo­da: ¿por qué no es­ta­mos?

En pa­ra­le­lo, he­mos asis­ti­do a la ca­rre­ra lle­na de obs­tácu­los de Hi­llary Clin­ton por la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, que ha pues­to nom­bre de mu­jer a su fu­tu­ro: “We are going to chan­ge the world to­get­her”. ‘Va­mos a cam­biar el mun­do jun­tos’, di­ce Hi­llary, y yo leo ‘jun­tas’, y sien­to que su pri­me­ra vez es una con­quis­ta de to­das pa­ra que las ni­ñas del mun­do sue­ñen con go­ber­nar­lo en igual­dad de con­di­cio­nes que un hom­bre, sin lle­gar ex­haus­tas, sin de­jar­se por el ca­mino ji­ro­nes de piel ta­tua­da con la pa­la­bra cul­pa.

No te­ne­mos la cul­pa de que los ho­ra­rios y las di­ná­mi­cas la­bo­ra­les las di­se­ña­ran otros y no no­so­tras. Nin­gu­na cul­pa y to­da la am­bi­ción de dar­le la vuel­ta a la reali­dad. Hu­bo una ge­ne­ra­ción de mu­je­res va­lien­tes que re­dac­ta­ron nue­vas le­yes, pe­ro, con las pri­sas de la de­mo­cra­cia, na­die ac­tua­li­zó las re­glas del jue­go. Y con ellas se­gui­mos sien­do la fi­cha ro­ja del par­chís de nues­tros días, cons­cien­tes de que ne­ce­si­ta­mos ga­nar. Sí, ga­nar. Ga­nar po­der. Por­que sin po­der no se cam­bia el mun­do.

Ellos lle­van si­glos avan­zan­do por el ta­ble­ro, se­lec­cio­nán­do­se a sí mis­mos has­ta con­fi­gu­rar un in­so­por­ta­ble re­tra­to del po­der don­de so­lo de vez en cuan­do pes­ta­ñea una mu­jer. Ha­cen fal­ta, co­mo agua de ma­yo, mi­ra­das fe­me­ni­nas que no ti­ren la toa­lla, que se man­ten­gan fir­mes en la ca­rre­ra pa­ra apor­tar nue­vas so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas. Ni me­jo­res ni peo­res. Dis­tin­tas.

Las mu­je­res en po­lí­ti­ca cam­bian la agen­da po­lí­ti­ca. Pon­dré un ejem­plo. Cuan­do Ma­de­lei­ne Al­bright era em­ba­ja­do­ra de EE.UU. ante las Na­cio­nes Uni­das, or­ga­ni­zó una ce­na con los re­pre­sen­tan­tes per­ma­nen­tes de la or­ga­ni­za­ción. So­lo eran mu­je­res las re­pre­sen­tan­tes de Liech­tens­tein, Ca­na­dá, Ka­za­jis­tán, Fi­li­pi­nas, Tri­ni­dad y To­ba­go y Ja­mai­ca. A raíz de aque­llo, de­ci­dió crear un co­mi­té que de­no­mi­na­ron G7, las Se­ven Girls.

Ellas con­si­guie­ron que hu­bie­ra dos jue­zas en el tri­bu­nal que juz­gó los crí­me­nes de los Bal­ca­nes y que las vio­la­cio­nes se con­si­de­ra­ran ar­mas de gue­rra con­tra la hu­ma­ni­dad. ¿Ha­bría ocu­rri­do lo mis­mo sin mu­je­res en el es­tra­do de La Ha­ya?

Las mu­je­res en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad de la eco­no­mía tam­bién cam­bian las em­pre­sas. O al me­nos lo in­ten­tan. Y les ci­ta­ré otro ca­so: na­da más in­cor­po­rar­se a Goo­gle, Sheryl Sand­berg, em­ba­ra­za­da y con mu­chos ki­los de más en su cuer­po, des­cu­brió que no ha­bía pla­zas es­pe­cia­les en el apar­ca­mien­to de la com­pa­ñía. Esa mis­ma no­che le con­tó a su ma­ri­do lo di­fí­cil que le re­sul­ta­ba ca­mi­nar has­ta el co­che.

–Ca­ri­ño, en mi em­pre­sa, Yahoo, te­ne­mos pla­zas pa­ra em­ba­ra­za­das fren­te a ca­da edi­fi­cio.

“Cuen­tan que no es ra­ro que Ana Bo­tín o So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría in­te­rrum­pan una reunión pa­ra aten­der la lla­ma­da de un hi­jo” “Si las mu­je­res no reivin­di­ca­mos nues­tras co­sas, na­die lo va a ha­cer por no­so­tras”

Al día si­guien­te, se plan­tó ante Larry Pa­ge y Ser­gey Brin y les pi­dió pla­zas pa­ra em­ba­ra­za­das. ¡A nin­guno de los dos se le ha­bía pa­sa­do por la ca­be­za! Pe­ro des­de en­ton­ces las hu­bo y nin­gu­na otra mu­jer tu­vo que pa­sar el cal­va­rio –sí, cal­va­rio– de re­co­rrer el in­men­so apar­ca­mien­to has­ta lle­gar a su co­che. Y Ana Bo­tín ha prohi­bi­do las reunio­nes a par­tir de las seis de la tar­de en el Ban­co San­tan­der o ha do­ta­do a sus equi­pos de 8.000 smartp­ho­nes y 6.600 por­tá­ti­les pa­ra que pue­dan tra­ba­jar “de otra ma­ne­ra”. Sáenz de San­ta­ma­ría ha cam­bia­do las co­mi­das de tra­ba­jo por desa­yu­nos. Ma­ría Emi­lia Ca­sas, pri­me­ra pre­si­den­ta del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, or­de­nó que las de­li­be­ra­cio­nes de los ple­nos se hi­cie­ran por la ma­ña­na y no por la tar­de.

Es­tos de­ta­lli­tos so­lo re­ve­lan una co­sa: si las mu­je­res no reivin­di­ca­mos nues­tras co­sas, na­die na­die lo va a ha­cer por no­so­tras. Y reivin­di­car no es es­tar to­do el día que­ján­do­se. Es aten­der la lla­ma­da de te­lé­fono. Sa­lir de la reunión. Que­rer­lo to­do. Siem­pre. Y sin com­ple­jos

SON­SO­LES ÓNE­GA es pe­rio­dis­ta, y ejer­ce de co­rres­pon­sal par­la­men­ta­ria en Te­le5. Su úl­ti­ma no­ve­la, ‘No­so­tras que lo qui­si­mos to­do’, es una his­to­ria atre­vi­da, rei­vin­di­ca­ti­va y, a pe­sar de to­do, tier­na y di­ver­ti­da so­bre “el gran ti­mo del si­glo XXI”, el de la mu­jer tra­ba­ja­do­ra.

3

1. Sheryl Sand­berg di­rec­to­ra ope­ra­ti­va de Goo­gle, pi­dió pla­zas de par­king pa­ra em­ba­ra­za­das. 2. Ana Patricia Bo­tín ha prohi­bi­do las reunio­nes más tar­de de las seis. 3. Hi­llary

Clin­ton, en su ca­rre­ra ha­cia la pre­si­den­cia.

2

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.