MA­DRES CO­RA­JE DE AYER Y HOY

AR - - A FONDO - Por In­ma Cha­cón

Me fas­ci­na la his­to­ria de aque­llas mu­je­res que vi­vían en Ga­li­cia en­tre fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX. La po­bre­za que se vi­vía en nues­tro país en aquel mo­men­to hi­zo que se que­da­ran so­las al emi­grar sus ma­ri­dos a Amé­ri­ca o Asia. Es­ta si­tua­ción tan du­ra es la que dio lu­gar al ar­gu­men­to de mi úl­ti­ma no­ve­la, Tie­rra sin hom­bres. Aque­llas mu­je­res, aun­que es­ta­ban ca­sa­das, lle­va­ban vi­da de viu­das: se que­da­ron al car­go de los hi­jos, las tie­rras de cul­ti­vo y las gran­jas y mu­chas no vol­vie­ron a ver a sus ma­ri­dos por­que nun­ca re­gre­sa­ron. Otras los veían una vez ca­da dos años: ellos re­gre­sa­ban, las de­ja­ban em­ba­ra­za­das de otro hi­jo, y se vol­vían a ir de­ján­do­las peor de lo que es­ta­ban.

A ellas de­di­có Ro­sa­lía de Cas­tro aquel be­llo poe­ma Viu­das de vi­vo: vi­vie­ron en si­tua­cio­nes de po­bre­za ex­tre­ma y sin un hom­bre que las ayu­da­ra. Se en­fren­ta­ron a una vi­da du­rí­si­ma y so­li­ta­ria, pe­ro afron­ta­ron la ad­ver­si­dad de ca­ra y no de la­do. Mi his­to­ria ha­bla de mu­je­res ex­tra­or­di­na­rias, de au­sen­cias for­za­das y so­le­dad asu­mi­da. Y esas his­to­rias, pre­sen­tes ha­ce un si­glo, se re­pi­ten en to­das las épo­cas de la his­to­ria. Co­mo si fue­ra ayer, las mu­je­res si­guen asu­mien­do gran­des pe­sos fa­mi­lia­res en so­le­dad. Las viu­das de vi­vos fue­ron mu­je­res que en­lu­ta­ron tan­to por den­tro co­mo por

fue­ra. Pe­ro no se en­du­re­cie­ron. Creo que una mu­jer du­ra es una mu­jer in­sen­si­ble y fría, pe­ro ellas fue­ron fuer­tes y sen­si­bles a la vez. Sa­ca­ron ade­lan­te una ener­gía in­creí­ble pa­ra sol­ven­tar los pro­ble­mas que les pre­sen­tó la vi­da, que eran mu­chos, por­que a prin­ci­pios de si­glo una mu­jer sin un ma­ri­do ca­si no te­nía de­re­chos. En la no­ve­la, hay mu­je­res cu­yos tra­ba­jos las obli­gan a car­gar con gran­des pe­sos. Por ejem­plo, hay una lei­tei­ra que car­ga con trein­ta li­tros de le­che so­bre su ca­be­za. Co­mo tan­tas ma­dres, car­ga­ban enor­mes pe­sos so­bre sí mis­mas y los in­cor­po­ra­ban a la vi­da co­ti­dia­na co­mo si na­da.

Des­de en­ton­ces ha pa­sa­do más de un si­glo, pe­ro el con­cep­to que des­cri­bió Ro­sa­lía de Cas­tro per­ma­ne­ce vi­vo: en 2016 en Es­pa­ña, los que emi­gran pa­ra bus­car­se la vi­da son los hi­jos, por­que aquí no hay tra­ba­jo pa­ra ellos. La cri­sis ac­tual nos ha de­ja­do con hom­bres, pe­ro en pa­ro. Y vuel­ve a caer una gran car­ga so­bre las mu­je­res: tra­ba­ja fue­ra de ca­sa y cuan­do vuel­ve se ocu­pa de to­do, in­clu­so, a ve­ces, de los nie­tos.

En los pe­rio­dos de gue­rra, a las mu­je­res se las man­da­ba a las fá­bri­cas a tra­ba­jar por­que ha­cía fal­ta mano de obra, y cuan­do vol­vían los hom­bres del fren­te, ellas te­nían que de­jar sus pues­tos y vol­ver a sus co­ci­nas. La cri­sis eco­nó­mi­ca ha vuel­to a en­du­re­cer nues­tra vi­da: co­mo no hay tra­ba­jo pa­ra to­dos, es la mu­jer la que aca­ba vol­vien­do a ca­sa pa­ra ocu­par­se de los ni­ños y de los abue­los. En cier­to mo­do, he­mos ido ha­cia atrás. Des­de el pun­to de vis­ta le­gal so­mos igua­les, pe­ro a la ho­ra de ejer­cer los de­re­chos, la bre­cha si­gue sien­do enor­me. To­da­vía

que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer y el de­ba­te que pa­re­cía es­tar su­pe­ra­do, el del fe­mi­nis­mo, si­gue abier­to. No ese fe­mi­nis­mo sim­plis­ta que con­tra­po­ne ‘ma­chis­ta’ a ‘fe­mi­nis­ta’, sino uno más pro­fun­do que reivin­di­ca la igual­dad de de­re­chos de las per­so­nas.

Hay mu­chas viu­das de vi­vos hoy a nues­tro al­re­de­dor por­que mu­chas vi­ven una enor­me so­le­dad in­te­rior. In­clu­so den­tro de las vi­das de las pa­re­jas se pue­de vi­vir con ma­ri­dos que las ig­no­ran. No las mal­tra­tan fí­si­ca­men­te, pe­ro el vi­vir ig­no­rán­do­las es una for­ma de mal­tra­to psi­co­ló­gi­co que ha­ce mu­cho da­ño.

Y en ese ca­tá­lo­go de so­le­da­des de las mu­je­res es­tá tam­bién otro ti­po de si­tua­ción: la de las mu­je­res di­vor­cia­das que vi­ven so­las. A ellas la so­cie­dad les im­pi­de sen­tir­se tris­tes por­que tie­nen, en teo­ría, to­dos los de­re­chos, pe­ro no el de es­tar tris­tes. Ellas tam­bién son viu­das de vi­vos. Tie­nen que ha­cer un do­ble es­fuer­zo: un es­fuer­zo pa­ra so­bre­lle­var el do­lor y otro pa­ra di­si­mu­lar­lo.

Mi ma­dre, co­mo mu­chas otras mu­je­res, sa­có ade­lan­te a to­da su fa­mi­lia tras que­dar­se viu­da, pe­ro en­fo­có la vi­da de for­ma po­si­ti­va y siem­pre con una son­ri­sa. A to­das esas mu­je­res que vi­ven es­tas di­fe­ren­tes so­le­da­des les di­go que no se con­si­de­ren víc­ti­mas. Vi­vir no es so­bre­vi­vir, es­to úl­ti­mo es fá­cil. No hay que de­jar­se arras­trar: hay que car­gar­se de fuer­za y no de­jar que la vi­da te pa­se por en­ci­ma.

IN­MA CHA­CÓN aca­ba de pu­bli­car su no­ve­la ‘Tie­rra sin hom­bres’, una sa­ga fa­mi­liar am­bien­ta­da en el si­glo XIX y pro­ta­go­ni­za­da por las hi­jas de una lei­tei­ra ga­lle­ga que que­dó sin ma­ri­do al emi­grar es­te a Amé­ri­ca.

“Mi his­to­ria ha­bla de mu­je­res ex­tra­or­di­na­rias, de au­sen­cias for­za­das y so­le­dad asu­mi­da” “Hoy los que emi­gran pa­ra bus­car­se la vi­da son los hi­jos: aquí no hay tra­ba­jo pa­ra ellos”

Mu­je­res ga­lle­gas a prin­ci­pios de si­glo XX, que la escritora com­pa­ra con mu­chas es­pa­ño­las de la ac­tua­li­dad que han que­dad so­las al emi­grar sus hi­jos en bus­ca de tra­ba­jo al ex­tran­je­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.