¿Ne­ce­si­to to­mar pro­bió­ti­cos, doc­tor?

Los ex­per­tos coin­ci­den: son un com­ple­men­to ex­tra que ayu­da a nues­tro or­ga­nis­mo a pro­te­ger la flo­ra in­tes­ti­nal, ha­cer fren­te a agen­tes ex­ter­nos co­mo el es­trés o la to­ma de cier­tos me­di­ca­men­tos agre­si­vos. Pe­ro ¿qué son real­men­te? ¿Có­mo fun­cio­nan? ¿Es ne­ces

AR - - NUTRICIÓN - Tex­to: CAR­LA GAR­CÍA

Que le­van­te la mano quien no se ha­ya sen­ti­do pe­sa­da al­gu­na vez o no ha­ya no­ta­do el ab­do­men hin­cha­do a pe­sar de se­guir una die­ta sa­na e in­clu­so ha­cer ejer­ci­cio. ¿Te sue­na? Pre­ci­sa­men­te, los pro­bió­ti­cos son una de las ar­mas más efec­ti­vas pa­ra com­ba­tir esa dis­ten­sión ab­do­mi­nal. Y es­te es so­lo uno de sus mu­chos be­ne­fi­cios. Pe­ro ¿qué son exac­ta­men­te? Se tra­ta de mi­cro­or­ga­nis­mos vi­vos, bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas que cuan­do las to­ma­mos per­ma­ne­cen ac­ti­vas en el in­tes­tino y tie­nen co­mo fun­ción prin­ci­pal “ayu­dar a nues­tro cuer­po a ab­sor­ber los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios, a desa­rro­llar el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y a de­fen­der­nos de en­fer­me­da­des e in­fec­cio­nes, prin­ci­pal­men­te gas­tro­in­tes­ti­na­les”, nos ex­pli­ca Gui­ller­mo Ál­va­rez, pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Pro­bió­ti­cos y Pre­bió­ti­cos (SEPYP) y uno de los au­to­res del li­bro Pro­bió­ti­cos, pre­bió­ti­cos y sa­lud (Ed. Er­gón). Se tra­ta, prin­ci­pal­men­te, de un po­de­ro­so an­ti­in­fla­ma­to­rio in­tes­ti­nal. Co­mo nos de­ta­lla el es­pe­cia­lis­ta, los pro­bió­ti­cos son bue­nos tan­to “en la pre­ven­ción co­mo en el tra­ta­mien­to de la dia­rrea, la in­fec­ción por He­li­co­bac­ter py­lo­ri, la en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria in­tes­ti­nal o en tras­tor­nos fun­cio­na­les co­mo el có­li­co del lac­tan­te o el es­tre­ñi­mien­to”.

Pe­ro es­te no es el úni­co efec­to be­ne­fi­cio­so so­bre nues­tro or­ga­nis­mo: “De la mis­ma ma­ne­ra que co­me­mos ali­men­tos ri­cos en hie­rro, cal­cio, vi­ta­mi­nas, etc., los com­ple­men­tos ali­men­ti­cios con pro­bió­ti­cos en­tra­rían den­tro de lo que lla­ma­mos ali­men­tos fun­cio­na­les, que son aque­llos que pue­den pro­du­cir un be­ne­fi­cio so­bre la sa­lud, ade­más de su fun­ción nu­tri­ti­va”, aña­de. Los pro­bió­ti­cos tam­bién in­flu­yen de for­ma de­ci­si­va en nues­tra piel, ya que se uti­li­zan pa­ra tra­tar la der­ma­ti­tis y lu­char con­tra en­fer­me­da­des alér­gi­cas. In­clu­so son con­si­de­ra­dos co­mo un im­por­tan­te alia­do fe­me­nino, ya que se usa en pa­to­lo­gías co­mo la mas­ti­tis [in­fla­ma­ción de los se­nos] y la vul­vo­va­gi­ni­tis [in­fla­ma­ción de la vagina]”, ex­pli­ca el doc­tor Ál­va­rez.

Por otra par­te, ¿sabías que los pro­bió­ti­cos nos ayu­dan a man­te­ner el equi­li­brio emo­cio­nal? Ocu­rre

EN EL IN­TES­TINO HU­MANO HA­BI­TAN CUA­TRO TRI­LLO­NES DE BAC­TE­RIAS, UN UNI­VER­SO PRO­PIO QUE NOS AYU­DA A APRO­VE­CHAR LOS NU­TRIEN­TES NO DI­GE­RI­BLES DE

LA DIE­TA

que, en la sa­lud y en la en­fer­me­dad, el ce­re­bro y el in­tes­tino pa­re­ce que se dan la mano. ¿Quie­re eso de­cir que la fa­mo­sa hor­mo­na de la fe­li­ci­dad ha­bi­ta en el es­tó­ma­go? Iri­na Mat­vei­ko­va, mé­di­ca es­pe­cia­li­za­da en endocrinología y nu­tri­ción clí­ni­ca, nos lo con­fir­ma: “Sí, el 90 % de la se­ro­to­ni­na se pro­du­ce en el sis­te­ma di­ges­ti­vo. So­lo el 10 % res­tan­te se pro­du­ce en el ce­re­bro”. Así que, pa­ra evi­tar que nues­tro áni­mo de­cai­ga, la doc­to­ra Mat­vei­ko­va re­co­mien­da “es­cu­char siem­pre al sis­te­ma di­ges­ti­vo. De có­mo sin­ta­mos nues­tra tri­pa de­pen­de en gran me­di­da nues­tro áni­mo. Si apren­de­mos a es­cu­char sus se­ña­les es­ta­re­mos más sa­nos, per­cep­ti­vos y equi­li­bra­dos. Un ejem­plo: un es­tre­ñi­mien­to cró­ni­co pue­de su­po­ner una fal­ta de se­ro­to­ni­na”. Y ¿cuá­les son las con­se­cuen­cias? Dos muy im­por­tan­tes: “Nos con­vier­te en pe­si­mis­tas y ade­más pue­de dis­mi­nuir la li­bi­do”.

Qui­zá esa sea una de las ra­zo­nes de que los pro­bió­ti­cos se con­si­de­ren po­de­ro­sos alia­dos pa­ra pa­liar el es­trés o la an­sie­dad. Es más, se­gún in­ves­ti­ga­do­res de la School of Me­di­ci­ne de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia Los Án­ge­les, el he­cho de to­mar­los a dia­rio “cam­bia, a me­jor, la for­ma en que nues­tro ce­re­bro res­pon­de al me­dio am­bien­te”.

¿De­bo to­mar­los si es­toy sa­na?

Es­ta es una de las prin­ci­pa­les cues­tio­nes que to­dos nos ha­ce­mos cuan­do ha­bla­mos de pro­bió­ti­cos. Los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos en es­te re­por­ta­je coin­ci­den: no es ne­ce­sa­rio, pe­ro po­drían ayu­dar­nos en nues­tro es­ta­do de sa­lud en ge­ne­ral. Ra­fael Es­te­ban, es­pe­cia­lis­ta de Faes Far­ma, se mues­tra de acuer­do con su con­su­mo: “No hay nin­gún pro­ble­ma en to­mar­los a dia­rio, al con­tra­rio: al mo­du­lar la mi­cro­flo­ra in­tes­ti­nal pro­du­cen be­ne­fi­cios a lar­go pla­zo. Una prue­ba de ello es la lon­ge­vi­dad de po­bla­cio­nes eu­ro­peas con la in­ges­ta dia­ria de le­ches fer­men­ta­das”. Y es que, aun­que hay pro­bió­ti­cos que pue­den ad­qui­rir­se en las far­ma­cias, es­te ti­po de mi­cro­or­ga­nis­mos vi­vos tam­bién es­tán pre­sen­tes en los ali­men­tos de la ces­ta de la com­pra que en­con­tra­mos en cual­quier su­per­mer­ca­do. Es el ca­so de los yo­gu­res y las le­ches fer­men­ta­das: so­lo ha­ce fal­ta echar un vis­ta­zo al eti­que­ta­do de es­tos pro­duc­tos pa­ra en­con­trar bac­te­rias co­mo Lac­to­ba­ci­llus bul­ga­ri­cus y Strep­to­coc­cus ther­mop­hi­lus, ce­pas de Lac­to­ba­ci­llus ca­sei y de Bi­fi­do­bac­te­rium ani­ma­lis.

¿Por qué re­sul­ta tan im­por­tan­te pa­ra la sa­lud cui­dar de nues­tra flo­ra in­tes­ti­nal? La res­pues­ta es bas­tan­te con­tun­den­te: “Sin ella no po­dría­mos vi­vir, por­que es­ta­mos con­ti­nua­men­te in­fec­ta­dos por bac­te­rias”, res­pon­de el es­pe­cia­lis­ta Gon­za­lo Gue­rra, gas­tro­en­te­ró­lo­go y fun­da­dor del Cen­tro Mé­di­co-Qui­rúr­gi­co de En­fer­me­da­des Di­ges­ti­vas (Madrid). Las ci­fras pue­den lle­gar a ma­rear: “Hay unas qui­nien­tas fa­mi­lias de bac­te­rias den­tro de nues­tro in­tes­tino, des­de el es­tó­ma­go has­ta el rec­to; cua­tro mil sub­es­pe­cies dis­tin­tas, que ha­cen un to­tal apro­xi­ma­do de cua­tro tri­llo­nes de bac­te­rias”, apun­ta Gue­rra. En to­tal, re­pre­sen­tan un ki­lo y me­dio de nues­tro pe­so. Sin du­da, un uni­ver­so pro­pio que ha­bi­ta en el in­te­rior de nues­tro or­ga­nis­mo, y nos ayu­da a “apro­ve­char los nu­trien­tes no di­ge­ri­bles de nues­tra die­ta, sin­te­ti­zar sus­tan­cias esenciales pa­ra la vi­da co­mo las vi­ta­mi­nas e in­ter­ve­nir de ma­ne­ra no­ta­ble en el desa­rro­llo del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, vi­tal pa­ra lu­char con­tra las in­fec­cio­nes”, ex­pli­ca el doc­tor Ál­va­rez. En es­te cam­po de ba­ta­lla, el pa­pel de los pro­bió­ti­cos re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra re­gu­lar el equi­li­brio

de es­ta co­mu­ni­dad in­tes­ti­nal y li­mi­tar el efec­to ne­ga­ti­vo de los mi­cro­or­ga­nis­mos pa­tó­ge­nos.

Pre­ci­sa­men­te, cuan­do to­ma­mos an­ti­bió­ti­cos, ese equi­li­brio en­tre las bac­te­rias ma­las y bue­nas des­apa­re­ce. El abu­so de me­di­ci­nas y ja­ra­bes irri­ta y des­gas­ta la flo­ra in­tes­ti­nal, y por en­de des­tru­ye en gran par­te las bac­te­rias sa­lu­da­bles de nues­tro cuer­po, en es­pe­cial aque­llas que se alo­jan en el in­tes­tino. Cuan­do to­ma­mos an­ti­bió­ti­cos, las bac­te­rias ma­las se ad­hie­ren a la mu­co­sa del in­tes­tino del­ga­do, las de­fen­sas ba­jan y po­de­mos su­frir la te­mi­da hin­cha­zón o do­lor ab­do­mi­nal, vó­mi­tos, ga­ses, es­tre­ñi­mien­to o diarreas. En al­gu­nos ca­sos, una reac­ción alér­gi­ca pue­de oca­sio­nar la des­apa­ri­ción ca­si to­tal de la flo­ra. Y ¿quién nos pro­te­ge de es­te ti­po de me­di­ca­men­tos? Pa­ra re­com­po­ner­nos y evi­tar es­tas fa­ta­les con­se­cuen­cias no hay na­da me­jor que los pro­bió­ti­cos: “En lí­neas ge­ne­ra­les, apro­xi­ma­da­men­te una cuar­ta par­te de los pa­cien­tes que con­su­men an­ti­bió­ti­cos pre­sen­ta­rán dia­rrea co­mo efec­to se­cun­da­rio al pro­vo­car un des­equi­li­brio de la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal. Los es­tu­dios rea­li­za­dos de­mues­tran que los pro­bió­ti­cos en com­bi­na­ción con an­ti­bió­ti­cos re­du­cen el ries­go de dia­rrea”, sen­ten­cia Ál­va­rez.

¿Son ap­tos pa­ra to­dos?

Has­ta la fe­cha, si te­ne­mos en cuen­ta el he­cho de que lle­var una vi­da cien por cien sa­lu­da­ble re­sul­ta bas­tan­te com­pli­ca­do, la úni­ca ma­ne­ra de cui­dar la mi­cro­bio­ta que nos pro­te­ge es a tra­vés de los pro­bió­ti­cos. Ade­más, se­gún nos cuen­tan los es­pe­cia­lis­tas, es­te com­ple­men­to ali­men­ti­cio no tiene con­tra­in­di­ca­cio­nes y es ap­to pa­ra to­dos los pú­bli­cos: “Es­tán re­co­men­da­dos en to­das las eda­des, des­de ni­ños re­cién na­ci­dos has­ta an­cia­nos, pa­san­do por in­di­vi­duos de me­dia­na edad, e in­clu­so du­ran­te el em­ba­ra­zo”. En el ca­so de los más pe­que­ños de la ca­sa, la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca afir­ma que su con­su­mo pue­de re­du­cir has­ta un 30 % las fal­tas de asis­ten­cia a cla­se, pues­to que fa­vo­re­cen la rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción de los pe­que­ños en ca­sos de có­li­cos o in­fec­cio­nes.

Lo cu­rio­so es que ca­da in­di­vi­duo tiene su pro­pia com­po­si­ción bac­te­ria­na, que de­pen­de tan­to de los ge­nes co­mo del na­ci­mien­to –fue­ra por par­to na­tu­ral o por ce­sá­rea–, mo­de­lo de lac­tan­cia, en­torno ru­ral o ur­bano... To­das es­tas con­di­cio­nes in­flu­yen de for­ma de­ci­si­va en nues­tra sa­lud. De he­cho, el doc­tor Gue­rra nos cuen­ta que na­ce­mos sin gér­me­nes y es al ter­cer día de vi­da cuan­do se in­cor­po­ran a nues­tro in­tes­tino. Esa es la ra­zón por la que es bueno que los ni­ños se ‘con­ta­mi­nen’ lo an­tes po­si­ble, por­que así se po­ne en mar­cha su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. En es­te sen­ti­do acon­se­ja a las ma­dres “no her­vir el chu­pe­te o la te­ti­na del bi­be­rón ca­da vez que se cai­ga al sue­lo, pa­ra que el ni­ño se in­fec­te lo an­tes po­si­ble y a los tres años ten­ga el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio to­tal­men­te ac­ti­vo, ya que de ello va a de­pen­der su vi­da”. Es más, en fun­ción de las bac­te­rias que acu­mu­le­mos du­ran­te las tres pri­me­ras se­ma­nas de vi­da se va a de­ter­mi­nar nues­tra pro­pen­sión a su­frir aler­gias, as­ma o neu­ro­der­ma­ti­tis.

Exis­ten pro­bió­ti­cos di­fe­ren­tes se­gún las ne­ce­si­da­des in­di­vi­dua­les de ca­da per­so­na. Es­te­ban nos acon­se­ja re­cu­rrir a ellos siem­pre ba­jo pres­crip­ción mé­di­ca o si­guien­do el con­se­jo de un pro­fe­sio­nal de la sa­lud: “Exis­ten ce­pas pro­bió­ti­cas es­pe­cí­fi­cas pa­ra si­tua­cio­nes con­cre­tas, pues no to­das las ce­pas son ade­cua­das pa­ra to­do, y el mé­di­co o far­ma­céu­ti­co de­ben orien­tar­nos so­bre su uso más ade­cua­do”.

Los pre­bió­ti­cos, un pa­so más

Al igual que las per­so­nas, los pro­bió­ti­cos ne­ce­si­tan ali­men­tar­se pa­ra so­bre­vi­vir. Pe­ro ¿de qué se com­po­ne su die­ta? De pre­bió­ti­cos, un ti­po de hi­dra­tos de car­bono –en­tre los que se en­cuen­tra, por ejem­plo, la inuli­na–, que ha­cen que las bac­te­rias bue­nas se re­pro­duz­can y ayu­den a los pro­bió­ti­cos a te­ner un ma­yor y me­jor efec­to. Po­de­mos en­con­trar­los en los ali­men­tos que in­ge­ri­mos día a día: las al­ca­cho­fas, con en­tre un 3 % y un 10 % de inuli­na, son de los pre­bió­ti­cos más fre­cuen­tes, aun­que tam­bién lo son los es­pá­rra­gos, la raíz de achi­co­ria, la ha­ri­na de tri­go, el ajo o la ce­bo­lla. Lo ideal pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo es que se nu­tra de pre­bió­ti­cos y pro­bió­ti­cos al mis­mo tiem­po.

Con la vis­ta pues­ta en el fu­tu­ro, el doc­tor Ál­va­rez nos ex­pli­ca que se es­tán desa­rro­llan­do es­tu­dios que apo­ya­rían la uti­li­za­ción de pro­bió­ti­cos y pre­bió­ti­cos en pro­ble­mas de obe­si­dad, malnu­tri­ción, en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas y al­te­ra­cio­nes del com­por­ta­mien­to (ce­fa­leas, au­tis­mo, es­ta­dos de de­pre­sión y an­sie­dad) y po­si­ble pre­ven­ción de va­rios ti­pos de cán­cer (co­lon, ma­ma, ve­ji­ga...).

Y de­más de se­guir siem­pre las ins­truc­cio­nes del pro­fe­sio­nal de la sa­lud, Gon­za­lo Gue­rra nos ofre­ce un tru­co ex­tra a la ho­ra de fi­jar­nos en el eti­que­ta­do de los pro­bió­ti­cos: “Lo ideal es que con­ten­gan de seis a sie­te gér­me­nes, lo que equi­va­le a unos diez mil mi­llo­nes de ‘bi­chi­tos’ por uni­dad”. El es­pe­cia­lis­ta nos re­co­mien­da to­mar­lo du­ran­te “vein­te días y des­can­sar diez pa­ra ayu­dar al or­ga­nis­mo a adap­tar­se a ellos”.

AN­TES DE TO­MAR PRO­BIÓ­TI­COS PI­DE CON­SE­JO A TU MÉ­DI­CO O TU FAR­MA­CÉU­TI­CO, YA QUE EXIS­TEN CE­PAS PRO­BIÓ­TI­CAS ES­PE­CÍ­FI­CAS PA­RA CA­DA NE­CE­SI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.