Dis­fru­ta de la fru­ta del zu­mo

En los úl­ti­mos años han sur­gi­do fal­sos mi­tos sin ba­se cien­tí­fi­ca en torno a los zu­mos de fru­tas. Los des­mon­ta­mos, pa­ra que seas tú quien de­ci­da.

AR - - NUTRICIÓN -

Aun­que va­rias le­yen­das ur­ba­nas ha­yan ali­men­ta­do es­te mi­to du­ran­te años, que el zu­mo de fru­tas lle­ve azú­ca­res aña­di­dos es una fa­la­cia. Pro­ce­da o no de con­cen­tra­do, el zu­mo de fru­ta no con­tie­ne ni un so­lo gra­mo de glu­co­sa más que el pro­pio de la fru­ta. ¿No te lo crees? Pues no es una teo­ría nues­tra, sino una prohi­bi­ción de la le­gis­la­ción eu­ro­pea.

Va­rie­dad de zu­mos

Qui­zás, es­ta con­fu­sión se de­ba a la va­rie­dad de pro­duc­tos del sec­tor que se en­cuen­tran en el su­per­mer­ca­do: zu­mos de fru­tas, zu­mos de fru­ta a par­tir de con­cen­tra­do y néc­ta­res. Es es­te úl­ti­mo ca­so el úni­co que pue­de no ser to­tal­men­te fru­ta e in­cluir en su ela­bo­ra­ción azú­ca­res aña­di­dos, miel o edul­co­ran­tes y un por­cen­ta­je sig­ni­fi­ca­ti­vo de agua aña­di­da, que no ha­ce sino in­cre­men­tar su va­lor hi­dra­tan­te Es im­por­tan­te sa­ber di­fe­ren­ciar y co­no­cer qué es lo que se com­pra y qué es lo que se con­su­me. Así, por ejem­plo, el zu­mo de na­ran­ja, es de­cir, el que no pro­ce­de de un con­cen­tra­do, se pro­du­ce ex­pri­mien­do las na­ran­jas y pas­teu­ri­zan­do el ju­go ob­te­ni­do; mien­tras que cuan­do es a par­tir de con­cen­tra­do, se pro­du­ce res­ti­tu­yen­do el agua ex­traí­da al zu­mo ex­pri­mi­do y pre­via­men­te con­cen­tra­do pa­ra su al­ma­ce­na­mien­to o trans­por­te. Y na­da más.

Vi­da sa­na

En re­su­men, el zu­mo de fru­ta es sim­ple­men­te fru­ta ex­pri­mi­da. Sí es ver­dad que la fru­ta en­te­ra con­tie­ne de for­ma na­tu­ral un 10% de azú­ca­res. El 90% res­tan­te es agua, vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y fi­to­nu­trien­tes. ¿Y es­to que sig­ni­fi­ca? Pues que un con­su­mo mo­de­ra­do de zu­mo de fru­tas lle­va in­trín­se­co un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble. « Den­tro de una die­ta equi­li­bra­da se re­co­mien­da in­cluir el con­su­mo de cin­co ra­cio­nes de fru­ta y ver­du­ra dia­rias » , ex­pli­ca An­na Bach, doc­to­ra en Sa­lud Pú­bli­ca Nu­tri­cio­nal. « Un zu­mo de fru­ta equi­val­dría a una ra­ción de las cin­co re­co­men­da­das, sien­do es­ta del ta­ma­ño de un va­so y sin sus­ti­tuir las cua­tro ra­cio­nes res­tan­tes ”, apun­ta. De he­cho, se­gún los es­tu­dios, los con­su­mi­do­res de zu­mos de fru­tas co­men más fru­tas y ver­du­ras que las per­so­nas que no los con­su­men, es de­cir, tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de al­can­zar el ob­je­ti­vo de cin­co pie­zas de fru­ta y ver­du­ra al día.

LOS ZU­MOS DE FRU­TAS NUN­CA CON­TIE­NEN AZÚ­CA­RES AÑA­DI­DOS, ES­TÁ PROHI­BI­DO POR LEY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.