Las her­ma­nas Dua­to

Nos re­ga­lan sus re­ce­tas más que­ri­das.

AR - - SUMARIO - Tex­to: PI­LAR MAN­ZA­NA­RES Fo­tos: TE­RE­SA PEYRÍ

Re­cuer­dos de fa­mi­lia, re­ce­tas y mu­cho amor son los tres in­gre­dien­tes im­pres­cin­di­bles e inevi­ta­ble­men­te uni­dos a la Na­vi­dad que Ana Dua­to y su her­ma­na ma­yor, Zu­le­ma, de­rro­chan con ale­gría. Ac­triz la pri­me­ra, y co­ci­ne­ra y su­mi­ller la se­gun­da, han he­re­da­do de sus pa­dres el gus­to por los fo­go­nes. Lo con­fie­sa su ma­dre, Zu­le­ma Boix: “En bue­na par­te les vie­ne de su fa­mi­lia pa­ter­na. La que me­jor co­ci­na­ba era mi cu­ña­da Mi­ro­si, la ma­dre de Na­cho Dua­to, el bai­la­rín, que te­nía unas re­ce­tas bue­ní­si­mas y mu­cha mano. Co­mo a to­dos nos gus­ta co­mer bien fue muy fá­cil in­cul­car­les a mis hi­jas el ca­ri­ño por la co­ci­na. Por­que, cla­ro, si una ni­ña tiene pro­ble­mas pa­ra co­mer, pues no le gus­ta co­ci­nar. Pe­ro no fue el ca­so de mis hi­jas, que fue­ron des­de pe­que­ñas muy co­mi­lo­nas. So­bre to­do Zu­le­ma, que te­nía un ape­ti­to vo­raz. Ana era más co­me­di­da. No­so­tros ha­cía­mos de la ce­na un mo­men­to es­pe­cial, to­dos jun­tos al­re­de­dor de la me­sa. ¡Y na­da de ver la te­le mien­tras se co­mía!”, re­cuer­da.

Ese mo­men­to es­pe­cial que es la ce­na en fa­mi­lia lo in­ten­tan re­pe­tir ca­da año cuan­do lle­ga la Na­vi­dad, siem­pre y cuan­do el tra­ba­jo y la dis­tan­cia lo per­mi­tan: “En es­tas fe­chas siem­pre ha­ce­mos lo po­si­ble por coin­ci­dir to­dos; nues­tros pa­dres y her­ma­nos con nues­tras pa­re­jas e hi­jos. La ver­dad es que no re­sul­ta fá­cil, por­que vi­vi­mos en di­fe­ren­tes ciu­da­des y paí­ses, pe­ro cuan­do lo lo­gra­mos siem­pre lo ha­ce­mos en ca­sa de nues­tros pa­dres, y el día cla­ve pa­ra es­tar jun­tos es No­che­bue­na”, di­ce Zu­le­ma hi­ja. La en­car­ga­da en­ton­ces de or­ga­ni­zar­lo to­do es “ma­má”. Cuen­ta Ana que es ella “quien nos va en­co­men­dan­do los queha­ce­res y res­pon­sa­bi­li­da­des se­gún la edad, el se­xo, las ap­ti­tu­des... Ten­go que de­cir que ma­ne­ja la si­tua­ción con mu­cha ha­bi­li­dad y, al fi­nal, to­do en­ca­ja per­fec­ta­men­te”. “Así es –in­te­rrum­pe su her­ma­na, y con­ti­núa–: Tam­bién la de­co­ra­ción de la me­sa es co­sa de nues­tra ma­dre. Se ro­dea de sus nie­tos pa­ra que la ayu­den y dar­nos la sor­pre­sa por la no­che”.

Por de­ta­lles así la Na­vi­dad se con­vier­te en una au­tén­ti­ca fies­ta. Por eso a las her­ma­nas

Dua­to les en­can­ta lle­gar a ca­sa de sus pa­dres, y ver­se ro­dea­das de to­da la de­co­ra­ción na­vi­de­ña: ár­bol, ve­las, Be­lén... No fal­ta de na­da: “Tam­bién nos gus­ta es­cu­char vi­llan­ci­cos. Y gra­cias a una tía ale­ma­na, que in­tro­du­jo a San­ta Claus en nues­tras Na­vi­da­des, to­dos le es­pe­ra­mos y re­ci­bi­mos en­can­ta­dos”, cuen­ta Zu­le­ma.

El cal­do con pe­lo­tas de ma­má

El día de No­che­bue­na ‘ma­má’ Dua­to tiene “siem­pre dis­pues­to en la co­ci­na un enor­me pu­che­ro de cal­do de co­ci­do con pe­lo­tas de Na­vi­dad [unas ‘al­bón­di­gas’ muy tí­pi­cas en Cas­te­llón], y ca­da uno se sir­ve a su an­to­jo y a su ho­ra”, ex­pli­ca Zu­le­ma. Esa co­mi­da, que ha­cen en la co­ci­na y en la que ca­da uno re­co­ge su pla­to al aca­bar, se con­vier­te en “una juer­ga es­pon­tá­nea. In­clu­so a ve­ces mi ma­dre nos aca­ba echan­do de la co­ci­na, por­que hay que pre­pa­rar la ce­na de la no­che”, di­ce Ana.

Es en­ton­ces cuan­do po­co a po­co los olo­res de los gui­sos cui­da­do­sa­men­te pre­pa­ra­dos se van apo­de­ran­do de las es­tan­cias, y des­pier­tan los ins­tin­tos más go­lo­sos de quie­nes los ol­fa­tean. Des­de pe­que­ñas, Ana y Zu­le­ma te­nían sus pre­fe­ren­cias, aun­que siem­pre se co­mía lo que ha­bía, “na­da de ca­pri­chos”, co­mo di­ce su ma­dre. Pe­ro si hay un pla­to que aú­na el gus­to de to­dos en Na­vi­dad es, sin du­da, el ros­bif, car­ga­do de guar­ni­cio­nes, sal­sas y “hor­nea­do con mu­cho amor”, se­ña­la Ana. Pe­ro no tiene por qué ser el pla­to que se sir­va. De he­cho, co­mo cuen­ta Zu­le­ma, “nues­tra ma­dre cam­bia el me­nú ca­da año, ex­cep­to el pos­tre. Ese es in­mo­vi­ble: ba­va­roi­se de na­ran­ja, un clá­si­co. Ella cree, no sin cier­ta iro­nía, que sin la ba­va­roi­se se­ría un fra­ca­so la ce­na”. “Y eso que una vez al ma­ri­do de Zu­le­ma se le ca­yó al sue­lo de­lan­te de ma­má y nos que­da­mos pe­tri­fi­ca­das sin sa­ber si reír o llo­rar; me­nos mal que él siem­pre se ríe”, agre­ga di­ver­ti­da Ana.

El se­cre­to de la ‘ba­va­roi­se’

Nos cuen­ta Ana que su her­ma­na y ella siem­pre di­cen que una Na­vi­dad sin ba­va­roi­se es co­mo si no fue­ra Na­vi­dad: “El na­ci­mien­to de Jesús y es­te dul­ce de nues­tra ma­dre son los dos úni­cos he­chos in­va­ria­bles de la No­che­bue­na. Ella opi­na que el pos­tre de esa ce­na de­be ser muy li­ge­ro, y no­so­tras dis­fru­ta­mos ese mo­men­to en que nos ha­ce des­mol­dar la ge­la­ti­na y nun­ca sa­be­mos qué va a pa­sar. El mis­te­rio de la ba­va­roi­se de­ja­ría de te­ner­lo si nues­tra ma­dre si­guie­ra la re­ce­ta al pie de la le­tra. Co­mo es una in­ter­pre­ta­ción muy su­ya, de­ci­dió eli­mi­nar los lác­teos. Y aun­que he­mos tar­da­do en adi­vi­nar el res­to, os ase­gu­ra­mos que la re­ce­ta que os da­mos es la de su au­tén­ti­ca y ge­nui­na ba­va­roi­se”.

De los vi­nos se en­car­ga el pa­dre. Se­lec­cio­nar los cal­dos que van a re­gar el me­nú se con­vier­te en “to­do un ri­tual”, co­men­ta Ana mien­tras nos

“La co­mi­da de No­che­bue­na

aca­ba con­vir­tién­do­se en una juer­ga”

ex­pli­ca que, eso sí, to­dos los prue­ban y dan su opi­nión. Por su­pues­to, no fal­ta un buen ca­va pa­ra brin­dar du­ran­te los ape­ri­ti­vos.

En la so­bre­me­sa, que se alar­ga, co­mo man­dan los cá­no­nes me­di­te­rrá­neos: “Com­par­ti­mos anéc­do­tas que se van en­tre­la­zan­do, sin pri­sas, mien­tras to­ma­mos tu­rrón, ca­fé y al­gu­na co­pi­ta”, nos con­fía Zu­le­ma. Apro­ve­cha­mos pa­ra ave­ri­guar qué sir­ve ella por Na­vi­dad en el res­tau­ran­te Ma­sía Ro­ma­ní que tiene en Bé­te­ra, Va­len­cia: “Pues pue­des en­con­trar al­gu­na cre­ma de se­tas o de cas­ta­ñas, co­mo pla­to fuer­te ros­bif o ca­po­nes re­lle­nos, y de pos­tre, mous­se de cho­co­la­te, la ba­va­roi­se de na­ran­ja...”. Reí­mos. Esa no po­día fal­tar.

Ya que es­ta­mos en pe­tit co­mi­té y co­mo sa­be­mos que Ana “tiene un don con el arroz” por­que Zu­le­ma nos lo aca­ba de con­fe­sar (“me sa­be a glo­ria to­do lo que ha­ce”, nos di­ce), no po­de­mos de­jar de pe­dir­le una re­co­men­da­ción: “Ana, y si en Na­vi­dad ten­go an­to­jo de ha­cer un arroz, ¿cuál me re­co­mien­das”. Ana son­ríe y, co­mo bue­na va­len­cia­na, re­co­no­ce que le en­can­ta co­ci­nar arro­ces en cual­quie­ra de sus ver­sio­nes: pae­lla, arroz cal­do­so, me­lo­so, ma­ri­ne­ro..., “pe­ro si tu­vie­ra que ele­gir uno en Na­vi­da­des op­ta­ría por una pae­lla de po­llo y co­ne­jo a la le­ña, per­fec­ta pa­ra un día frío y so­lea­do. O un arroz me­lo­so de bo­ga­van­te, pa­ra dis­fru­tar vien­do có­mo llue­ve en el ex­te­rior”. Ya nos es­ta­mos re­la­mien­do cuan­do de­ci­di­mos pre­gun­tar­le qué pla­to de los que co­ci­na su her­ma­na la vuel­ve lo­ca: “Zu­le­ma lle­va más de vein­te años en­tre fo­go­nes, y me re­sul­ta ca­si im­po­si­ble se­lec­cio­nar un pla­to, pe­ro soy una enamo­ra­da de su en­sa­la­di­lla ru­sa y del so­lo­mi­llo stro­go­noff ”.

La Na­vi­dad de sus re­cuer­dos

To­dos guar­da­mos en nues­tra me­mo­ria al­gu­na Na­vi­dad me­mo­ra­ble. La pri­me­ra con nues­tros hi­jos, aque­lla en la que ca­si pi­lla­mos a los Re­yes, las que vi­vi­mos en otro país... Pa­ra Ana, la me­jor fue una en la que de­ci­die­ron sa­car a los más pe­que­ños a bus­car a Pa­pá Noel: “Mien­tras en ca­sa pre­pa­ra­ban los re­ga­los de­ba­jo del ár­bol, Zu­le­ma y yo nos lle­va­mos a la trou­pe al cam­po con lin­ter­nas... pe­ro se em­pe­za­ron a asus­tar. Cuan­do los ba­ja­mos del co­che, les en­tró tan­to mie­do que em­pe­za­ron a llo­rar. To­da­vía me acuer­do de có­mo nos reía­mos del fra­ca­so de nues­tro plan”. “Pues pa­ra mí –cuen­ta Zu­le­ma– fue inol­vi­da­ble cuan­do me re­ga­la­ron la bi­ci. Mis pa­dres lle­va­ban tiem­po di­cién­do­me que si no era más obe­dien­te en el co­le­gio no iban ni si­quie­ra a leer mi car­ta y... cual fue mi sor­pre­sa cuan­do en­con­tré el día de Re­yes mi Or­bea ro­ja”.

Ya que es­ta­mos ha­blan­do de Re­yes, apro­ve­cha­mos pa­ra ver si Zu­le­ma nos re­co­mien­da una ri­ca me­rien­da: “Mi ma­ri­do ese día pre­pa­ra una a ba­se de cho­co­la­te y ros­cón de Re­yes. Él ha­ce un cho­co­la­te muy li­ge­ro, a la co­lom­bia­na, que es co­mo se ha­ce en su tie­rra, y com­pra­mos un que­so blan­co tierno que mo­ja­mos en el cho­co­la­te ca­lien­te, y se de­rri­te. Pro­bad­lo, es de­li­cio­so”, nos anima.

Co­lom­bia nos sue­na tan exótico, gas­tro­nó­mi­ca­men­te ha­blan­do, que que­re­mos sa­ber al­gún pla­to de los que pre­pa­ra Luis Car­los, que tra­ba­ja con su mu­jer en el res­tau­ran­te co­mo je­fe de sa­la: “Pues es un buen co­ci­ne­ro y, aun­que soy yo la que se en­car­ga de la co­mi­da a dia­rio, si al­gu­na vez se me ha­ce cues­ta arri­ba me pre­pa­ra hue­vos Pe­ri­co. Es una re­ce­ta sen­ci­lla que le gus­ta a to­do el mun­do”. Es­ta es una de las re­ce­tas que in­clu­yen en el li­bro Sa­bo­res con tra­di­ción, es­cri­to a cua­tro ma­nos por Ana y Zu­le­ma, un mo­do ma­ra­vi­llo­so de se­guir com­par­tien­do un mo­men­to tan de­li­cio­so co­mo es­te con ellas. Bon ap­pé­tit.

“To­do lo que co­ci­na Ana me sa­be a glo­ria, y tiene un don pa­ra el arroz”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.