Kris­ten Ste­wart

La ac­triz en­car­na el es­pí­ri­tu li­bre, re­bel­de y apa­sio­na­do de Co­co Cha­nel co­mo imagen de la nue­va fra­gan­cia de la Mai­son.

AR - - SUMARIO -

La nue­va imagen de Co­co Cha­nel.

Co­co (so­bre­nom­bre de Ga­brie­lle Cha­nel) no qui­so pa­re­cer­se a nin­gu­na otra mu­jer, y Kris­ten si­gue su le­ga­do al pie de la le­tra. La ac­triz ame­ri­ca­na que ja­más pa­sa inad­ver­ti­da ad­mi­ra su fuer­za, su in­con­for­mis­mo y su ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go pa­ra pre­go­nar a los cuatro vien­tos que ca­da una de­be bus­car su lu­gar en el mun­do, con­tra vien­to y ma­rea: “Aun­que sue­ne pre­ten­cio­so, co­mo ella me sien­to comprometida con la au­ten­ti­ci­dad. Aun­que pro­ba­ble­men­te sea­mos muy di­fe­ren­tes, tam­bién lu­cho por ser yo mis­ma. Su vi­da tu­vo mu­chos al­ti­ba­jos, no siem­pre fue que­ri­da ni re­co­no­ci­da, ni to­do el mun­do ama­ba lo que ha­cía, pe­ro me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­sa por­que ella ja­más se de­tu­vo. Su éti­ca del tra­ba­jo fue asom­bro­sa, era obs­ti­na­da y au­tén­ti­ca, y me atre­vo a de­cir que me gus­ta­ría vi­vir con esos va­lo­res, co­mo ella”.

De mo­men­to, Kris­ten Ste­wart ha con­se­gui­do es­tar muy cer­ca del es­pí­ri­tu de Co­co, al ser la imagen de la nue­va fra­gan­cia de la Mai­son. Y han te­ni­do que trans­cu­rrir quin­ce años pa­ra que al­go tan gran­de su­ce­die­ra, pues­to que el úl­ti­mo lan­za­mien­to fue Chan­ce, en 2002. Cha­nel nos pre­sen­ta ahora una joya ol­fa­ti­va: Ga­brie­lle,

ins­pi­ra­da en la re­bel­día y la ele­gan­cia que pre­si­die­ron la vi­da de la in­do­ma­ble Co­co.

Bu­cean­do en la esen­cia de la nue­va crea­ción, su per­fu­mis­ta, Oli­vier Pol­ge, nos des­ve­la al­gu­nas cla­ves: “No hu­bo nin­gu­na pau­ta por par­te de la ca­sa. Yo te­nía ple­na li­ber­tad y me de­jé lle­var por mi ins­tin­to. Al co­men­zar, ni si­quie­ra te­nía­mos el nom­bre de la fra­gan­cia. De­ci­dí in­da­gar en la tra­di­ción y vi que a ella le en­can­ta­ban las flo­res blan­cas. A par­tir de ahí bus­qué efec­tos es­pe­cia­les de luz com­bi­nan­do de una ma­ne­ra muy es­pe­cial sus cuatro in­gre­dien­tes bá­si­cos –el jaz­mín de Egip­to, el ylang ylang de las is­las Co­mo­ras, en Áfri­ca, el nar­do fran­cés de Gras­se y el azahar–, por­que to­das las ma­te­rias pri­mas son de una ca­li­dad ex­cep­cio­nal. El re­sul­ta­do es un flo­ral muy lu­mi­no­so, ca­si so­lar, di­ría yo”.

Ins­pi­ra­ción al­ta cos­tu­ra

Nin­gún com­po­nen­te en es­tos la­bo­ra­to­rios se mues­tra de for­ma evi­den­te. Nun­ca se tra­tan li­te­ral­men­te los in­gre­dien­tes, sino que se en­vuel­ven en ma­de­ras o bál­sa­mos pa­ra crear to­da una arquitectura de sen­sa­cio­nes: “Una crea­ción co­mo es­ta de­be ser re­fle­jo de nues­tro tiem­po, y el que vi­vi­mos ahora me pa­re­ce ex­tre­ma­da­men­te in­tere­san­te por­que sien­to la obli­ga­ción de pro­mo­ver el va­lor de nues­tra his­to­ria, pe­ro al mis­mo tiem­po de es­cri­bir sus nue­vos ca­pí­tu­los”, con­clu­ye Oli­vier.

En cuan­to al fras­co, ins­pi­ra­do en el la­mé en­tre oro y pla­ta de los te­ji­dos de al­ta cos­tu­ra con­ser­va­dos co­mo va­lio­so pa­tri­mo­nio, ha te­ni­do que es­pe­rar años has­ta ver­se lis­to pa­ra su pre­sen­ta­ción en so­cie­dad, en­tre otras co­sas por la com­ple­ji­dad de sus fi­nas pa­re­des de cris­tal. En pa­la­bras de la mis­mí­si­ma Ga­brie­lle, “el lu­jo es aque­llo que ape­nas se ve”.

La pa­sión por la vi­da

Ha si­do es­te un año es­pe­cial de­di­ca­do a la crea­do­ra de la Mai­son que, tras la pre­sen­ta­ción del bol­so Ga­brie­lle en mar­zo, ce­le­bra ahora un gran lan­za­mien­to que tu­vo lu­gar en una fies­ta pri­va­da en el Pa­lais de Tok­yo de Pa­rís, po­co des­pués del des­fi­le de al­ta cos­tu­ra de la tem­po­ra­da de in­vierno. Kris­ten Ste­wart es­tu­vo allí acom­pa­ña­da por Ka­te Perry y Ca­ra De­le­vin­gne, en­tre otras mu­chas ce­le­bri­ties.

La per­so­na­li­dad de la crea­do­ra del uni­ver­so Cha­nel no de­jó, en su mo­men­to, in­di­fe­ren­te a na­die. Apa­sio­na­da por en­ci­ma de to­do, uti­li­zó es­te ras­go co­mo ar­ma in­fa­li­ble pa­ra en­con­trar la li­ber­tad. En sus pro­pias pa­la­bras: “To­do lo que ha­go lo ha­go con pa­sión. No hay na­da que no em­pren­da re­pi­tién­do­me que mi vi­da en­te­ra de­pen­de de ello. Ele­gí lo que que­ría ser, y lo soy”.

To­do el es­pí­ri­tu de Ga­brie­lle Cha­nel en un per­fu­me de lu­jo (137 €/100 ml).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.