Lo me­jor de la vi­da

El olor a pino del Me­di­te­rrá­neo, las co­mi­das en fa­mi­lia, las se­sio­nes de yo­ga con su hi­ja Ma­nue­la y los ali­men­tos eco­ló­gi­cos. La top mo­del ca­ta­la­na nos des­ve­la cuá­les son los mo­ti­vos de su eter­na son­ri­sa.

AR - - SUMARIO - Por Va­ne­sa Lo­ren­zo.

La bar­ce­lo­ne­sa es de esas per­so­nas con au­ra, una mu­jer in­te­li­gen­te que trans­mi­te una ener­gía po­si­ti­va al­ta­men­te con­ta­gio­sa. Agra­de­ci­da con lo que la vi­da le ha da­do, no du­da en de­vol­vér­se­lo. A sus 40 años con­ti­núa im­pa­ra­ble y, co­mo em­ba­ja­do­ra de los yo­gu­res eco­ló­gi­cos Las 2 Va­cas, nos da al­gu­nas pis­tas pa­ra en­ten­der por qué nun­ca se le bo­rra la son­ri­sa del ros­tro. En su cue­llo, un col­gan­te con los nom­bres de Ma­ría y Ma­nue­la nos sir­ve de ex­cu­sa pa­ra ha­blar de sus dos amo­res: sus hi­jas. t-B NBZPS MFDDJØO EF TFS NBESF Hay tan­tas... pe­ro me que­do con la pa­cien­cia y el sa­ber es­cu­char. Pa­ra po­der ayu­dar a tu hi­jo y edu­car­le bien tie­nes que apren­der a ob­ser­var­le, a dar­te cuen­ta de quién es y qué le su­ce­de. Yo quie­ro ha­cer el ejer­ci­cio de no eti­que­tar a mis hi­jas y de­jar­las cre­cer li­bre­men­te. t&M NFKPS NPNFOUP FO GBNJMJB

Me gus­ta mu­cho cuan­do to­dos dis­fru­ta­mos de la co­mi­da en un res­tau­ran­te, esas oca­sio­nes en las que las pe­que­ñas ex­plo­ran y co­men co­mo no­so­tros. En reali­dad, son ins­tan­tes muy ton­tos, de com­pli­ci­da­des. Co­mo cuan­do ha­go yo­ga con mi hi­ja ma­yor. Son esos se­gun­dos es­pe­cia­les en los que pien­sas: “Me las co­mo”. t1BSB UJ FM BNPS TJHOJ­mDB

Res­pe­to. Res­pe­tar con­lle­va aceptar a la per­so­na co­mo es y acep­tar­te a ti tam­bién. La con­vi­ven­cia te ha­ce po­ner­te en du­da a ti mis­ma pa­ra po­der ser ge­ne­ro­sa y lle­gar a un pun­to de en­cuen­tro en­tre los dos. Tam­bién creo que es muy ne­ce­sa­rio es­tar so­los, sin las ni­ñas. Car­les y yo lo in­ten­ta­mos to­do lo que po­de­mos. t1BSB DPOFDUBS DPOUJHP NJTNB Cual­quier lu­gar que es­té cer­ca del mar. Creo que in­flu­ye el ha­ber na­ci­do en una ciu­dad cos­te­ra. El mar me da una sen­sa­ción de am­pli­tud y de co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za que me ha­ce sen­tir muy bien. El Me­di­te­rrá­neo, con el olor de los pi­nos y el agua sa­la­da, me cau­sa una des­co­ne­xión bru­tal. Esos aro­mas me lle­van a mis ve­ra­nos de la in­fan­cia. t{$ØNP UF NJNBT

Me ha­go mis pee­lings na­tu­ra­les en ca­sa, me pon­go mis mas­ca­ri­llas... aun­que a mis hi­jas no les gus­tan na­da por­que les dan mie­do [ri­sas]. Así que lo ha­go an­tes de ir­me a dor­mir. Me gus­ta sa­ber que me es­toy cui­dan­do y la piel tam­bién me lo agra­de­ce. t5F QSPWPDBO BEJDDJØO

Uy, los la­bia­les. Aun­que no los ne­ce­si­te, si veo al­gún co­lor que me gus­ta no me pue­do re­sis­tir. Siem­pre pien­so: “Es­te tono no lo ten­go”. Ade­más, a mis hi­jas les en­can­ta ju­gar con ellos. t-B WJEB TBOB UF IB BZVEBEP B

Mi es­ti­lo de vi­da es­tá di­ri­gi­do a la bús­que­da del bie­nes­tar. La co­mi­da eco­ló­gi­ca me ase­gu­ra que el ali­men­to que to­mo es de ca­li­dad y de la for­ma más pa­re­ci­da a co­mo lo da es­te pla­ne­ta. Hay va­rios ali­men­tos que son muy im­por­tan­tes pa­ra mí: la ave­na, la chía, el sé­sa­mo y las le­gum­bres. Siem­pre pro­cu­ro que es­tén en los me­nús fa­mi­lia­res. t{2VÏ FT MB TPMJEBSJEBE QBSB UJ Una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, por­que la vi­da me ha tra­ta­do muy bien. Ha­ce mu­chos años que co­la­bo­ro con fun­da­cio­nes, a ve­ces eco­nó­mi­ca­men­te y otras en cam­pa­ñas en las que me pue­do in­vo­lu­crar más. Una de las úl­ti­mas fue la ven­ta so­li­da­ria de mis pren­das en Mo­zam­bi­que pa­ra ayu­dar a la edu­ca­ción de cin­co ni­ñas. Era una for­ma de de­vol­ver lo que la mo­da me ha­bía da­do. t{-P NÈT HSBUJ­mDBOUF EF UV USBCBKP Yo creo que la vi­sión de la di­ver­si­dad que exis­te en el mun­do. Me he vis­to mu­chas ve­ces so­la, en cul­tu­ras dis­tin­tas, ro­dea­da de gen­te ma­yor y muy crea­ti­va. En su mo­men­to me ayu­dó a ma­du­rar muy de­pri­sa. To­do eso me ha en­se­ña­do que no hay una so­la for­ma de ha­cer las co­sas. t&M MJCSP RVF NÈT UF IB NBSDBEP El Prin­ci­pi­to. Me en­can­tó cuan­do lo leí y vuel­vo a él en bas­tan­tes oca­sio­nes. Pien­so que de­pen­dien­do del mo­men­to vi­tal en el que es­tés tie­ne un sig­ni­fi­ca­do u otro. t5V EF­mOJDJØO EF GFMJDJEBE

Creo que la fe­li­ci­dad con­sis­te en te­ner una men­te sa­na. Una men­te po­si­ti­va pa­ra pro­mo­ver emo­cio­nes que su­men y de­jar to­do lo que res­ta fue­ra.

1. El Me­di­te­rrá­neo Sen­tir­se cer­ca del mar la ayu­da a des­co­nec­tar. 2. Di­se­ña­do­ra

Abri­go de su co­lec­ción in­fan­til pa­ra The Ani­mals Ob­ser­va­tory.

3. Ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble Or­ga­ni­za los me­nús de sus

hi­jas. 4. Jue­gos en fa­mi­lia En la imagen se di­vier­te jun­to a la ma­yor, Ma­nue­la.

4

5 5. Car­les Pu­yol Va­ne­sa y el ex­fut­bo­lis­ta lle­van jun­tos cin­co años.

6. El yo­ga Lo em­pe­zó a prac­ti­car cuan­do vi­vía en Nue­va York. 7. Su li­bro pre­fe­ri­do El Prin­ci­pi­to, de An­toi­ne de Saint-Exu­péry. 8. Adic­ta a los la­bia­les Co­mo es­te: L’Ab­so­lu Rou­ge, de Lan­cô­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.