Editorial

AR - - SUMARIO - Por Ana Rosa Quin­ta­na.

¿Cuán­tas mu­je­res hay en ca­da una de no­so­tras? La pro­fe­sio­nal, la ma­dre, la es­po­sa, la en­fer­me­ra, la con­fi­den­te, la aman­te... y to­das en una. Lle­gan a to­das par­tes con dis­tin­to ros­tro, con un tono ade­cua­do a ca­da mo­men­to, y mu­chas ol­vi­dán­do­se de su esen­cia, de quié­nes son de ver­dad, de sus de­seos más ín­ti­mos y de sus sue­ños.

Cuán­tas re­nun­cias por nues­tros hi­jos, por aten­der a los pa­dres, por apo­yar a la pa­re­ja. Pe­ro son re­nun­cias ele­gi­das o... ¿se­rá que aún no he­mos apren­di­do a de­cir no? Y so­mos las afor­tu­na­das, con ca­pa­ci­dad de ele­gir, de es­tu­diar, de de­ci­dir lo que que­re­mos ser, a pun­to de rom­per el te­cho de cris­tal.

Más de la mi­tad de las mu­je­res del mun­do no tie­nen na­da de eso, no son na­da, no se que­jan de na­da, por­que no les es­tá per­mi­ti­do. Creía­mos que la li­be­ra­ción fe­me­ni­na iba a ser una ola im­pa­ra­ble que lle­ga­ría a ca­da rin­cón del glo­bo, y nos en­con­tra­mos con una reali­dad muy di­fe­ren­te: un pla­ne­ta más di­vi­di­do que nun­ca en­tre un mun­do li­bre y desa­rro­lla­do –con to­dos sus de­fec­tos– y la gue­rra que nos han de­cla­ra­do aque­llos que aún vi­ven en la Edad Me­dia.

En na­da es­ta­re­mos en 2018, y ce­le­bra­re­mos la suer­te que te­ne­mos las mu­je­res oc­ci­den­ta­les, lo que he­mos lo­gra­do con nues­tra lu­cha por te­ner pri­me­ro al­ma, lue­go de­re­cho al vo­to y por fin igual­dad de opor­tu­ni­da­des. En Oc­ci­den­te, aún que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer has­ta lle­gar a la au­tén­ti­ca igual­dad y con­se­guir ga­nar la ba­ta­lla de los ma­los tra­tos, pe­ro ahora es el mo­men­to de la so­li­da­ri­dad con las que nun­ca la tu­vie­ron y con las que la han per­di­do.

No po­de­mos que­dar­nos con los bra­zos cru­za­dos: de­be­mos ha­cer al­go, pre­sio­nar a nues­tros go­bier­nos y po­ner el fo­co en las mu­je­res se­cues­tra­das, vio­la­das, en­ce­rra­das en su bur­ka, co­si­fi­ca­das, sin de­re­cho a na­da. No po­de­mos ol­vi­dar a las mu­je­res que no so­lo no avan­zan en li­ber­ta­des, sino que las pier­den ca­da día.

Fe­liz otoño.

“Creía­mos que la li­be­ra­ción fe­me­ni­na iba a ser una ola im­pa­ra­ble que lle­ga­ría a ca­da rin­cón del glo­bo, y nos en­con­tra­mos con una reali­dad muy di­fe­ren­te: un pla­ne­ta más di­vi­di­do que nun­ca”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.