EL FIN DEL TRA­BA­JO AC­TUAL

AR - - TENDENCIA -

¿Es cier­to que los ro­bots es­tán lla­ma­dos a ser nues­tros sus­ti­tu­tos en la ma­yo­ría de los tra­ba­jos?

To­do lo que pue­da ser sus­ti­tui­do por un al­go­rit­mo, lo se­rá. Has­ta ahora ha­bía­mos aso­cia­do la au­to­ma­ti­za­ción con las fá­bri­cas, pe­ro es que las ofi­ci­nas es­tán lle­nas de tra­ba­jos au­to­ma­ti­za­bles. Hay un es­tu­dio so­bre la ro­bo­ti­za­ción de em­pleos que ad­vier­te de lo po­co cons­cien­tes que so­mos de es­te cam­bio que es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na. Ten­dre­mos que pre­gun­tar­nos en qué so­mos bue­nos los humanos y en qué va­mos a ser me­jo­res que las má­qui­nas. Aun­que, se­gún los ex­per­tos, la bue­na no­ti­cia es que en to­dos los tra­ba­jos que re­quie­ran crea­ti­vi­dad, in­tui­ción y em­pa­tía va­mos a ser ne­ce­sa­rios du­ran­te mu­cho tiem­po. Te­ne­mos que pre­pa­rar­nos pa­ra una so­cie­dad don­de va a se­guir ha­bien­do em­pleo, pe­ro di­fe­ren­te.

¿Se re­du­ci­rá to­do a una com­pe­ti­ción en­tre el ser hu­mano y las má­qui­nas?

No, no lo creo. Las má­qui­nas no es­tán aquí pa­ra com­pe­tir con los humanos. Es­tán pa­ra ayu­dar­nos a ha­cer­nos la vi­da más fá­cil. La mis­ma tec­no­lo­gía que sal­va vi­das es la que se uti­li­za en las gue­rras. Pa­ra qué use­mos esa tec­no­lo­gía va a de­pen­der de no­so­tros. A me­di­da que se va­ya desa­rro­llan­do la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, va­mos a te­ner que dar res­pues­ta a qué es y qué no es hu­mano, pre­gun­tas que has­ta ahora so­lo ha­bían si­do desa­rro­lla­das en la cien­cia fic­ción o en la fi­lo­so­fía. Van a ser las má­qui­nas las que nos ayu­den a en­ten­der­nos me­jor co­mo humanos. El fu­tu­ro va a traer avan­ces fas­ci­nan­tes que te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de desa­rro­llar de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble.

Tam­bién ha­blas de la po­si­bi­li­dad de im­plan­tar chips en nues­tro ce­re­bro. La idea asus­ta un po­co.

No se tra­ta de un fu­tu­ro cer­cano, pe­ro sí es ver­dad que se es­tán in­ves­ti­gan­do di­fe­ren­tes ma­ne­ras de uti­li­zar esa tec­no­lo­gía ro­bó­ti­ca. Ac­tual­men­te, se usan pa­ra me­jo­rar la vi­da de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Per­so­nas in­vi­den­tes o sin au­di­ción con de­ter­mi­na­dos im­plan­tes pue­den re­cu­pe­rar los sen­ti­dos que han per­di­do. ¿Se con­vier­ten en­ton­ces en ro­bots humanos? Esa tec­no­lo­gía es­tá desa­rro­llán­do­se pa­ra ayu­dar­nos a vi­vir me­jor. ¿Has­ta dón­de pue­de lle­gar? ¿Po­dre­mos im­plan­tár­nos­la pa­ra lle­gar a ser su­per­hu­ma­nos? (o post­hu­ma­nos, co­mo di­cen al­gu­nos ex­per­tos) To­dos lle­va­re­mos chips im­plan­ta­dos, aun­que no ten­ga­mos nin­gu­na dis­ca­pa­ci­dad, sim­ple­men­te pa­ra ser me­jo­res. Si al­go he apren­di­do in­ves­ti­gan­do pa­ra es­te li­bro es que no po­de­mos des­car­tar­lo en ab­so­lu­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.