LA CON­VER­SA­CIÓN CA­RA A CA­RA

AR - - TENDENCIA -

“What­sApp acer­ca a los que es­tán OHMRV \ DOHMD D ORV TXH HVWiQ FHUFD´ ¿De­ja­re­mos de que­dar con un ami­go a to­mar un ca­fé?

Eso es una ver­dad co­mo un tem­plo. Y por su­pues­to que de­ja­re­mos de que­dar, ya lo es­ta­mos ha­cien­do en mu­chas oca­sio­nes. ¿Cuán­tos gru­pos de What­sApp te­ne­mos ca­da uno? Nos crea­mos la ilu­sión de es­tar en con­tac­to con mu­cha gen­te a la vez, cuan­do lo que ha­ce­mos en reali­dad es de­jar de ver­los o de que­dar. Nos ge­ne­ra la ilu­sión de es­tar cer­ca pe­ro no lo es­ta­mos tan­to. Ahora la vi­da es así. An­tes era más sen­ci­llo por­que creá­ba­mos amis­tad con las per­so­nas que te­nía­mos a nues­tro al­re­de­dor.

Y cuan­do que­da­mos mi­ra­mos FRQVWDQWHPHQWH HO WHO­pIRQR GH UHRMR

Ca­da vez es más in­fre­cuen­te que pres­te­mos aten­ción ple­na a la per­so­na con la que es­ta­mos. Un as­pec­to que me­re­ce pa­rar­se a pen­sar en ello es que lo ha­ce­mos tam­bién con los ni­ños. Los be­bés, des­de que na­cen, tie­nen que com­pe­tir con el te­lé­fono que lle­va­mos en nues­tra mano

por adic­ción. Y cuan­do esos be­bés cre­cen y se con­vier­ten en pe­que­ños ado­les­cen­tes, les exi­gi­mos que de­jen de mi­rar el mó­vil y nos ha­gan ca­so, cuan­do en reali­dad han cre­ci­do in­ten­tan­do que les pres­tá­ra­mos aten­ción en sus pri­me­ros pa­sos mien­tras en­viá­ba­mos un e-mail. El mó­vil ha lle­ga­do a nues­tras vi­das sin ma­nual de ins­truc­cio­nes. Y no es que sea­mos te­rri­bles per­so­nas, es que es co­mo un su­per­po­der y te­ne­mos que apren­der a uti­li­zar­lo. El cam­bio ha si­do tan ve­loz que no te­ne­mos aún esos pro­to­co­los, fal­tan esas ‘bue­nas cos­tum­bres’.

¿Has­ta dón­de lle­ga­re­mos por un li­ke en las re­des so­cia­les?

La res­pues­ta la ire­mos po­nien­do ca­da uno de no­so­tros. Has­ta los res­tau­ran­tes pi­den a los di­se­ña­do­res que acon­di­cio­nen el es­pa­cio pa­ra que sea ‘ins­ta­gramea­ble’. Ha­ce cin­co años ni se nos pa­sa­ba por la ca­be­za, pe­ro ahora es fun­da­men­tal. Los ado­les­cen­tes uti­li­zan Instagram co­mo un pa­sa­tiem­po más. In­clu­so que­dan pa­ra ha­cer­se cien­tos de fo­tos pa­ra se­lec­cio­nar un par de ellas por­que son fun­da­men­ta­les pa­ra su vi­da so­cial. Ellos tam­bién se adap­tan a la vi­da que ne­ce­si­ta de esas re­des so­cia­les. In­vi­to a la gen­te a in­for­mar­se so­bre el po­ten­cial que tie­nen. Hay que adap­tar­se a los cam­bios que, sin du­da, ya es­tán aquí..

La pe­rio­dis­ta Mar­ta Gar­cía Aller, au­to­ra del li­bro El fin del mun­do

tal co­mo lo co­no­ce­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.