Es­pa­ña es trendy

Tra­di­ción ar­te­sa­na, di­se­ña­do­res fe­ti­che y ne­go­cios só­li­dos es­tán de­trás del des­pe­gue del ma­de in Spain. Y no ha­bla­mos de Za­ra

AR - - MODA - Tex­to: ANABEL SÁN­CHEZ SIE­RRA

La mo­da arras­tra un es­tig­ma de fri­vo­li­dad que pro­vo­ca que mu­chas ve­ces se ol­vi­de que es sím­bo­lo de pro­gre­so so­cial y par­te de nues­tra cul­tu­ra. Tam­bién es crea­ti­vi­dad y be­lle­za y, por su­pues­to, in­dus­tria, co­mer­cio y ne­go­cio”. En 36 pa­la­bras y unos po­cos se­gun­dos re­su­mía ma­gis­tral­men­te el di­se­ña­dor Mo­des­to Lom­ba una par­te fun­da­men­tal de nues­tra ‘mar­ca Es­pa­ña’, nues­tra mo­da. Y es que va­lo­res co­mo la artesanía y am­bi­cio­sos mo­de­los de ne­go­cio co­mo el de In­di­tex o Man­go nos han si­tua­do den­tro del com­ple­jo ma­pa mun­dial. Es­pa­ña es el

cuarto país de la UE que más ex­por­ta, se­gún el in­for­me El sec­tor de la mo­da en Es­pa­ña 2015-2016, ela­bo­ra­do por el Ob­ser­va­to­rio de la Mo­da Es­pa­ño­la. Es­to im­pli­ca que nos si­tua­mos so­lo de­trás de po­ten­cias co­mo Fran­cia e Ita­lia y de Ale­ma­nia, don­de su ex­ten­sión y el ele­va­do con­su­mo in­terno jue­gan a su fa­vor. Nues­tro país pue­de pre­su­mir de ha­ber si­do cu­na de al­gu­nos de los me­jo­res di­se­ña­do­res del mun­do, co­mo Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga, con­tem­po­rá­neo de Cha­nel y Ch­ris­tian Dior, y re­fe­ren­cia pa­ra to­dos los di­se­ña­do­res es­pa­ño­les que lle­ga­ron des­pués. Muy po­cos sa­ben, sin em­bar­go, que fue el pintor gra­na­dino Ma­riano For­tuny y Ma­dra­zo quien creó en 1909 el ad­mi­ra­do y co­pia­do ves­ti­do Delp­hos, un tra­je de se­da pli­sa­do con re­mi­nis­cen­cias de las tú­ni­cas de la an­ti­gua Gre­cia, y se eri­gió en un hi­to que per­mi­tió a la mu­jer li­be­rar­se de los rí­gi­dos cor­sés. Sus sen­ci­llas y flui­das for­mas atra­je­ron a las mu­je­res de la al­ta so­cie­dad, con­vir­tién­do­lo en una de sus pren­das fe­ti­che. En los años se­sen­ta se abrie­ron hue­co den­tro de la al­ta cos­tu­ra di­se­ña­do­res co­mo Elio Ber­han­yer o Ma­nuel Per­te­gaz. Es­te último con­si­guió triun­fos tan no­ta­bles co­mo lle­var sus crea­cio­nes a Nue­va York. Des­de la dé­ca­da de los se­ten­ta es­ta in­dus­tria ha sen­ta­do sus ba­ses y se ha en­gran­de­ci­do gra­cias a otros tan­tos crea­do­res, co­mo el mis­mí­si­mo Pa­co Ra­ban­ne. Son in­con­ta­bles las fi­gu­ras que, jun­to a la fór­mu­la low cost de las gran­des ca­de­nas, han he­cho que crez­ca el in­te­rés por la mo­da es­pa­ño­la. ¿Nues­tras de­bi­li­da­des? El en­vi­te del fast­fas­hion ex­tran­je­ro, la po­la­ri­za­ción en po­cos gru­pos y la fal­ta de mar­cas su­fi­cien­te­men­te só­li­das. A pe­sar de todo, es la cuar­ta ac­ti­vi­dad na­cio­nal que más ex­por­ta. Es­pa­ña es­tá de mo­da y con bri­llan­tes pers­pec­ti­vas.

¿Có­mo po­de­mos en­ten­der que ven­das el 80% de tu co­lec­ción fue­ra de nues­tras fron­te­ras?

Es una pe­na o una suer­te te­ner que ex­por­tar las pren­das que ha­ces y que se te va­lo­re más fue­ra que den­tro, algo que lle­va ocu­rrien­do en el mun­do de la mo­da des­de los úl­ti­mos vein­te años. Sin em­bar­go, creo que es una ale­gría pa­ra Es­pa­ña que nues­tro pro­duc­to se re­co­noz­ca tan bien fue­ra. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción po­drían hacer mucho más pa­ra apo­yar es­tos pro­yec­tos.

¿Có­mo em­pe­zas­te a ven­der en un mer­ca­do tan co­di­cia­do co­mo Ja­pón?

Un día me lla­ma­ron de Open Ce­re­mony Ja­pón, uno de los más acla­ma­dos es­pa­cios mul­ti­mar­ca, pa­ra te­ner una ci­ta en París. El año an­te­rior ya ha­bía es­ta­do allí y las ven­tas fue­ron fa­tal: era la pri­me­ra vez y yo era un inex­per­to. El ca­so es que nos hi­cie­ron un pe­di­do y a par­tir de ahí mu­chos ojos se fi­ja­ron en no­so­tros. Tam­bién ima­gino que los pre­mios que he ga­na­do y la di­fu­sión en re­des han ayu­da­do. In­ter­net lle­ga a todo el mun­do y ja­más sa­bes des­de dón­de te van a re­cla­mar.

¿Por qué la mo­da es­pa­ño­la triun­fa es­pe­cial­men­te en Asia?

Ellos va­lo­ran mucho el di­se­ño, el sa­ber hacer y el pro­duc­to bien aca­ba­do. Allí no siem­pre lo tie­nen. Todo lo eu­ro­peo, ade­más, les cau­sa ab­so­lu­ta fas­ci­na­ción. Al fi­nal, el pro­duc­to ma­de in Spain es­tá bien he­cho, es de ca­li­dad y lla­ma mucho la aten­ción.

En tu ca­so, qui­zás ten­ga algo que ver ese ai­re fol­cio-ri­co y fla­men­co que trans­mi­tes...

Yo creo que sí. Ima­gino que pa­ra ellos los es­pa­ño­les so­mos muy exó­ti­cos, algo que tras­la­da­mos a nues­tras pren­das me­dian­te los vo­lú­me­nes. Con­si­de­ro que mis co­lec­cio­nes son muy es­pa­ño­las, pe­ro a la vez muy con­tem­po­rá­neas. Me ins­pi­ran nues­tro pa­sa­do y nues­tra cul­tu­ra.

Eso sin con­tar que lo que tu fir­ma con­fec­cio­na es un pro­duc­to ar­te­sano.

La artesanía y el di­se­ño son un gran tán­dem que in­ten­to apli­car. Tra­ba­ja­mos con bue­nos ma­te­ria­les, bue­nas ca­li­da­des y lo ha­ce­mos todo aquí. La con­fec­ción la rea­li­zan mu­je­res en pe­que­ños ta­lle­res. Todo eso en­ca­re­ce mucho la pren­da. Es un tra­ba­jo muy du­ro y muy caro. Creo que la artesanía es­tá ha­cien­do mucho por el Ma­de in Spain.

¿Có­mo se re­sis­te la ten­ta­ción de ex­ter­na­li­zar par­te de la pro­duc­ción pa­ra aho­rrar gas­tos?

Prin­ci­pal­men­te, por­que es­tas em­pre­sas no su­pe­ran los mí­ni­mos que ne­ce­si­tan nues­tros pro­duc­tos. No lo ve­mos via­ble pa­ra na­da y no que­re­mos que nues­tra mar­ca se des­vir­túe. Na­ci­mos en Madrid co­mo pro­duc­to na­cio­nal y que­re­mos se­guir así. Es algo que nun­ca he­mos con­tem­pla­do. Mu­chas fir­mas han vuel­to a fa­bri­car aquí por­que, sen­ci­lla­men­te, no se pue­de com­pa­rar. A la lar­ga, el clien­te lo no­ta y la em­pre­sa se re­sien­te. En mi ca­so, ade­más, me se­ría muy di­fí­cil de­ter­mi­nar la sos­te­ni­bi­li­dad de mis pren­das. Cuan­do se ha­ce fue­ra no con­tro­lo cuán­to se gas­ta de luz o de agua.

A pe­sar de todo, so­mos lí­de­res del fast­fas­hion ( Za­ra, Man­go...) Es­to os ha be­ne­fi­cia­do o per­ju-di­ca­do a los di­se­na­do­res?

Ha he­cho que nos co­noz­can más. Es una pre­gun­ta di­fí­cil de res­pon­der. Es ver­dad que la mo­da es­tá lle­gan­do a todo el mun­do, pe­ro se es­tá de­va­luan­do. Cuan­do el con­su­mi­dor ve una camisa de 180 o 200 eu­ros y ve otra mucho más ba­ra­ta en otra pla­ta­for­ma, se de­can­ta por la se­gun­da. No se va­lo­ra la pren­da pen­sa­da, di­se­ña­da y eje­cu­ta­da en Es­pa­ña y todo lo que eso con­lle­va. Ge­ne­ral­men­te, se apuesta por la pren­da más eco­nó­mi­ca. Son dos for­mas de vi­vir es­ta in­dus­tria crea­ti­va.

Pe­ro, ellos, al igual que tú, apues­tan por una mo­da prac­ti­ca y ven­di­ble.

Es cier­to que com­par­ti­mos esa misión. Siem­pre he par­ti­do de una pre­mi­sa: la mo­da es útil y te la tie­nes que po­der po­ner las 24 ho­ras del día. Pa­ra mí re­pre­sen­ta ar­te, ins­pi­ra­ción... Yo, por lo me­nos, no sé hacer otra co­sa. En es­tos cin­co años me he da­do cuen­ta de que lo que quie­ro es ves­tir a las mu­je­res. Es­to im­pli­ca ves­tir­las bien y no dis­fra­zar­las, que va­yan con algo có­mo­do, se sien­tan a gus­to y se iden­ti­fi­quen con mi mar­ca.

La mo­da es el cuarto sec­tor que más ex­por­ta en Es­pa­na. In­tere­sa aho­ra mas que nun­ca?

Sí, gra­cias a las re­vis­tas, a la co­mu­ni­ca­ción y a la glo­ba­li­za­ción. An­tes era pa­ra so­lo unos po­cos, pe­ro aho­ra to­dos po­de­mos ves­tir de mo­da y te­ne­mos pren­das pa­ra to­dos los bol­si­llos gra­cias a es­tas fa­mo­sas pla­ta­for­mas low­cost.

Po­se a todo... se­gui­mos le­jos de po­ten­cias co­mo Ita­lia o Fran­cia. Que nos fal­ta?

So­bre todo, con­su­mir nues­tro pro­duc­to. Si en Es­pa­ña se con­su­mie­se mo­da es­pa­ño­la es­to cre­ce­ría. Los ita­lia­nos lo ha­cen muy bien. En Amé­ri­ca y en Fran­cia pa­sa lo mis­mo.

Creo que es el prin­ci­pal error o fa­llo que cometemos. En Es­pa­ña siem­pre he­mos pe­ca­do de lo mis­mo: no cree­mos en nues­tro pro­duc­to.

Tú mis­mo has con­fe­sa­do que cues­ta en­con­trar pro­vee­do­res de ma­te­ria­les re­ci­cla­dos. ¿Nos fal­ta ese pun­to de in­no­va­ción?

Pa­ra na­da. Se es­tán ha­cien­do co­sas muy in­tere­san­tes. Lo que hay que hacer es con­ven­cer al clien­te pa­ra que com­pre ese ti­po de pren­das. Creo que el fu­tu­ro de la mo­da pa­sa por la sos­te­ni­bi­li­dad. Ya no se pue­de in­no­var tan­to en vo­lú­me­nes, en es­tam­pa­dos ni en de­ta­lles. Sí que se pue­de hacer mucho den­tro de la tec­no­lo­gía tex­til. En lo que a mi fir­ma res­pec­ta, es­ta­mos in­ves­ti­gan­do mucho y es­pe­re­mos que en un cor­to pe­rio­do de tiem­po for­me par­te de nues­tro ADN.

Ma­ría Ke Fis­her­man, Pa­lo­mo Spain y tú com­par­tís esa vi­sión glo­bal de la mo­da...

Lo que ha­ce­mos a dia­rio lo com­par­ti­mos con el res­to del mun­do, y eso es in­me­dia­to. Creo que pen­sar so­lo en un pun­to de vis­ta es­pa­ñol o un so­lo pú­bli­co es un error. La mo­da es in­ter­na­cio­nal y todo el mun­do quie­re sa­ber qué es­tá pa­san­do. Las mar­cas de­ben estar siem­pre en la bús­que­da de nue­vo ta­len­to y nue­vo di­se­ño. Creo que co­mo nue­va ge­ne­ra­ción te­ne­mos que to­mar par­te.

¿Ins­ta­gram y en ge­ne­ral las re­des so­cia­les es­tán sien­do una im­por­tan­te ar­ma de cam­bio?

Con Ins­ta­gram la mo­da ha cam­bia­do. Abo­rre­ce­mos ten­den­cias que han sa­li­do ha­ce un mes y las co­lec­cio­nes ya no tie­nen la im­por­tan­cia que te­nían. An­tes de­bías es­pe­rar seis me­ses pa­ra po­der com­prar­las. Aho­ra las pue­des ad­qui­rir al mi­nu­to si­guien­te de ter­mi­nar el des­fi­le. Eso tam­bién pue­de hacer da­ño a la mo­da. Sin em­bar­go, yo creo que lo in­tere­san­te es aga­rrar­te a esa co­rrien­te y cre­cer jun­to a ella. Si la gen­te quie­re ya la pren­da, hay que ofre­cér­se­la. Al fi­nal, vi­vi­mos por el con­su­mi­dor y si ellos de­man­dan algo te­ne­mos que sa­tis­fa­cer su ne­ce­si­dad.

Ade­más de hacer ro­pa aquí, subes a la pa­sa­re­la co­mSOHPHQWRV GH RWUDV ¿UPDV HVSD­xRODV

Las mar­cas jó­ve­nes te­ne­mos que unir­nos y apo­yar­nos. No­so­tros les da­mos co­mu­ni­ca­ción en la pa­sa­re­la y ellos nos ayu­dan con el pro­duc­to. Cuan­do ten­go un des­fi­le no pue­do pro­du­cir so­lo 18 pa­res de za­pa­tos por­que nin­gu­na em­pre­sa me los ha­ría nun­ca. Tra­ba­jar con ellos es siem­pre su­per­gra­ti­fi­can­te. Te con­ta­gian to­da esa ilu­sión.

La tra­di­ción an­da­lu­za es una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de ins­pi­ra­ción pa­ra el di­se­ña­dor ube­ten­se, mo­ti­vo de gran par­te de su éxi­to fue­ra de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.