¿Tan im­por­tan­te es ser fiel?

Juan del Val res­pon­de ta­jan­te­men­te que no en ‘Pa­re­ce men­ti­ra’, una au­to­bio­gra­fía no­ve­la­da po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta. El ma­ri­do de Nu­ria Ro­ca ha­ce un re­pa­so de su agi­ta­da vi­da sin mie­do a es­can­da­li­zar.

AR - - ENTREVISTA - Tex­to: ANA SAN­TOS Fo­tos: MÍRIAM YELEQ

Ha si­do peón de al­ba­ñil, crí­ti­co tau­rino, en­tre­vis­ta­dor, guio­nis­ta, bo­xea­dor afi­cio­na­do, lo­cu­tor de ra­dio y di­rec­tor de pro­gra­mas de te­le­vi­sión. Aho­ra, Juan del Val se des­do­bla en es­cri­tor, pa­dre de fa­mi­lia nu­me­ro­sa, co­rre­dor de ma­ra­to­nes, iron­man, an­ti­ins­ta­gra­mer y unas cuan­tas co­sas más. Sin em­bar­go, es co­no­ci­do por ser, des­de ha­ce 17 años, “el ma­ri­do de Nu­ria Ro­ca”. Y él, en­can­ta­do de la vi­da: “Es más gua­pa, tie­ne más éxi­to y re­co­no­ci­mien­to y ga­na más di­ne­ro que yo. Siem­pre ha si­do así y a mí me encanta”, afir­ma. Jun­tos han es­cri­to dos li­bros –Lo inevi­ta­ble del amor y Pa­ra Ana (de tu muer­to)–, pe­ro aho­ra Juan se es­tre­na en so­li­ta­rio con Pa­re­ce men­ti­ra (Es­pa­sa), una no­ve­la au­to­bio­grá­fi­ca in­ten­sa, sor­pren­den­te y pro­vo­ca­do­ra... un cóc­tel de amor, fa­mi­lia, sexo, mu­je­res, sen­ti­mien­tos y mu­chas sor­pre­sas.

Des­de el tí­tu­lo, Pa­re­ce men­ti­ra, y la ci­ta ini­cial de An­to­nio Ma­cha­do, “Tam­bién la ver­dad se in­ven­ta”, se jue­ga al des­pis­te,

SHUR ¢TXp KD\ GH WX YLGD UHDO \ GH ¿FFL­yQ HQ HVWH OLEUR"

La no­ve­la es cien por cien ver­dad. Clau­dio soy yo pe­ro no que­ría com­pro­me­ter a ter­ce­ras per­so­nas y he mo­di­fi­ca­do nom­bres, pro­fe­sio­nes y al­gu­nos acon­te­ci­mien­tos y per­so­na­jes.

Di­ces que has con­ta­do has­ta don­de te ha per­mi­ti­do HO SXGRU ¢7H KDV DXWRFHQVXUDGR PXFKR"

Teniendo en cuen­ta que no soy una per­so­na pu­do­ro­sa, sí. Po­dría ha­ber si­do una no­ve­la el do­ble de lar­ga, pe­ro pre­fie­ro que la gen­te se que­de con ga­nas de más.

¢3RU TXp WH KDV ODQ]DGR D FRQWDU WX YLGD"

No es que de­ci­die­ra: “Ven­ga, voy a con­tar mi vi­da”, pe­ro du­ran­te el pro­ce­so de es­cri­tu­ra me di cuen­ta de que es­te li­bro me lo de­bía por­que mi evo­lu­ción y mi vi­da han si­do tan in­ten­sas que me­re­cían la pe­na ser con­ta­das. Ya sé que es­to sue­na a un ejer­ci­cio de va­ni­dad enor­me, pe­ro a me­di­da que iba re­la­tan­do mi vi­da a los de­más tam­bién me la iba con­tan­do a mí mis­mo. Me ha ser­vi­do pa­ra des­cu­brir­me y ha si­do una ex­pe­rien­cia muy en­ri­que­ce­do­ra. Me ha cos­ta­do mucho es­cri­bir­lo por­que todo me sa­lía de den­tro: las co­sas que me han he­cho cre­cer, las que me han he­cho da­ño, las per­so­nas a las que he que­ri­do, a las que he he­cho su­frir... He llo­ra­do una bar­ba­ri­dad, era pa­té­ti­co, pe­ro me ale­gro mucho de ha­ber­lo he­cho.

(Q OD SURPRFL­yQ GH OD QRYHOD VH GHVWDFD una fra­se de Nu­ria Ro­ca que di­ce: “Nun­ca pen­sé que se atre­ve­ría a con­tar­lo”. ¿Tu PXMHU QR VDE­tD TXH LEDV D KDFHUOR"

Pa­ra es­cri­bir es­ta no­ve­la no he pe­di­do au­to­ri­za­ción a na­die, tam­po­co a Nu­ria. Su opi­nión es muy im­por­tan­te pa­ra mí, pe­ro si me hu­bie­ra di­cho que no, la ha­bría es­cri­to exac­ta­men­te igual. Lo ha­bla­mos al prin­ci­pio y ella me di­jo: “Haz lo que quie­ras”, que ve­nía a ser co­mo una apro­ba­ción, pe­ro es cier­to que a me­di­da que iba le­yen­do lo que yo le pa­sa­ba de­jó de hacer pre­gun­tas...

A me­di­da que iba re­la­tan­do mi vi­da a los de­más me la iba con­tan­do a mí mis­mo”

¢< TXp RSLQDED"

Eso de­be­ría de­cir­lo ella, pe­ro pue­do de­cir­te que co­mo lec­to­ra le gus­ta­ba mucho y se sen­tía or­gu­llo­sa de que lo es­tu­vie­ra con­tan­do.

&RVDV DSDUHQWHPHQWH PiV LQVLJQL¿FDQWHV SURYRFDQ rup­tu­ras...

No­so­tros lle­va­mos ya mucho camino re­co­rri­do y he­mos te­ni­do una evo­lu­ción po­ten­te. No creo que exis­ta el ries­go de se­pa­ra­ción por es­ta no­ve­la. De eso es­toy casi se­gu­ro.

Una de las pri­me­ras sen­sa­cio­nes al leer el li­bro es que eres un hom­bre muy afor­tu­na­do. La co­sa no apun­ta­ba bien: sin es­tu­dios, sin ilu­sio­nes, tra­ba­jan­do en una obra, con epi­so­dios de ines­ta­bi­li­dad men­tal...

Es­toy de acuer­do en que he te­ni­do mu­cha suer­te por­que, aun­que ha­ya co­me­ti­do erro­res y co­rri­do mu­chos ries­gos, he si­do muy que­ri­do, y eso te da ar­mas pa­ra cam­biar tu des­tino. La opor­tu­ni­dad lle­gó a tra­vés del amor, del amor de mi fa­mi­lia, de la gen­te que me ro­dea­ba, de mis pa­re­jas y, es­pe­cial­men­te, de Nu­ria.

Eras un jo­ven muy in­fe­liz.

Du­ran­te una épo­ca de mi vi­da era im­po­si­ble

La vi­da me pa­re­ce un si­tio ma­ra­vi­llo­so, lleno de co­sas bo­ni­tas

y bue­nos sen­ti­mien­tos”

que fue­ra fe­liz por­que vi­vía en un es­ta­do de an­sie­dad per­ma­nen­te. Sen­tí una bo­la en el es­tó­ma­go du­ran­te años. Cuan­do aho­ra pien­so en aque­lla épo­ca e in­ten­to ver los mo­ti­vos no en­cuen­tro algo ob­je­ti­va­men­te trau­má­ti­co, pe­ro así era. Con so­lo 16 o 17 años te­nía la sen­sa­ción de que ha­bía per­di­do to­dos los tre­nes, de que no te­nía fu­tu­ro. Me hu­bie­ra en­can­ta­do po­der ha­blar un ra­to con ese chi­co y de­cir­le: “Tran­qui­lo”, por­que lo que me­nos es­ta­ba en la vi­da era tran­qui­lo.

6LQ HPEDUJR DKRUD D¿UPDV VHU XQ hom­bre muy op­ti­mis­ta.

¡Ab­so­lu­ta­men­te! Claro que hay co­sas que no me gus­tan, no me he vuel­to lo­co, pe­ro la vi­da me pa­re­ce un si­tio ma­ra­vi­llo­so, lleno de co­sas bo­ni­tas y de bue­nos sen­ti­mien­tos.

En un pri­mer mo­men­to te sal­vó la YLGD VHU D¿FLRQDGR D ORV WRURV \ WHQHU el des­par­pa­jo de ha­cer­te pa­sar por es­tu­dian­te de pe­rio­dis­mo y ofre­cer­te a un pe­rió­di­co pa­ra tra­ba­jar.

Cuan­do pien­so en lo que hi­ce pa­ra co­lar­me... Sa­lió bien por­que te­nía la ne­ce­si­dad de men­tir. Ade­más, no lo ha­cía mal. Y tam­bién por las ga­nas de es­ca­par de don­de es­ta­ba. Fue una excusa fan­tás­ti­ca pa­ra me­ter­me en un mun­do que pa­ra mí era im­pen­sa­ble y cam­biar de vi­da. Tam­po­co sa­bía tan­to de to­ros co­mo creía y te­nía unas fal­tas de or­to­gra­fía la­men­ta­bles, pe­ro en seis me­ses es­ta­ba ce­rran­do la pá­gi­na del pe­rió­di­co. Era otra épo­ca y ha­bía más inocen­cia.

Ese mis­mo des­ca­ro te sir­vió pa­ra con­quis­tar a Nu­ria du­ran­te una en­tre­vis­ta.

Nu­ria de­jó de ser una en­tre­vis­ta­da más en el mis­mo mo­men­to en que co­men­zó la en­tre­vis­ta. Pue­de so­nar cur­si, pe­ro pron­to en­ten­dí que es­ta­ba an­te la mu­jer de mi vi­da. Yo es­ta­ba ca­sa­do y ella te­nía no­vio, pe­ro a los tres me­ses ya es­tá­ba­mos vi­vien­do jun­tos. Po­dría ha­ber­se aca­ba­do en me­ses, na­die da­ba un du­ro por es­ta his­to­ria, se­gu­ra­men­te ni no­so­tros mis­mos, pe­ro aquí es­ta­mos...

Ni se res­pe­ta ni se quie­re más por ser o no ser fiel a

al­guien”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.